María Milagrosa Pérez, superiora de las Hijas del Amor Misericordioso: “La vocación es un corazón enamorado”

María Milagrosa Pérez, superiora de las Hijas del Amor Misericordioso: “La vocación es un corazón enamorado”

La Iglesia celebraba el pasado 2 de febrero la Jornada por la Vida Consagrada, una oportunidad para agradecer a todos los consagrados que trabajan y entregan sus vidas a favor del Reino su labor en numerosos campos sociales o a través de la contemplación. Asimismo, la celebración de esta Jornada supone la ocasión perfecta para presentar distintos carismas de la realidad consagrada presente en la Archidiócesis de Sevilla. Para ello, durante estos días, hemos compartido testimonios de religiosas y consagradas. Una serie que concluye hoy con el testimonio de la superiora de la Congregación de las Hijas del Amor Misericordioso, recientemente instauradas en nuestra diócesis. 

 

María Milagrosa Pérez, superiora de la Congregación de las Hijas del Amor Misericordioso: “La vocación es un corazón enamorado”

María Milagrosa (Sevilla, 1967) fue consciente de su vocación a la vida consagrada desde los 19 años. “Cuando Dios me llamó, sentí una convicción y una seguridad total de la que no he dudado jamás, fue un flechazo”. Dentro de unos meses cumplirá 34 años de religiosa, tiempo de servicio y entrega a la Iglesia que le ha permitido evidenciar que “la vocación es un corazón enamorado”. Durante más de tres décadas, su relación con Dios se ha basado en “un trato personal”, es decir, “que Dios es persona y el amor, por tanto, da un conocimiento de esa persona”.

El carisma de las Hijas del Amor Misericordioso, congregación de la que María Milagrosa es madre superiora, “está centrado en la confianza plena en Dios que se traduce en un abandono en sus brazos en todos los aspectos, material, social, espiritual. Así como el esposo es cabeza de la familia, pues lo mismo Cristo en nuestras vidas, vivimos en esa consciencia de permitir que Dios haga en nosotros lo que considere, lo que nos facilita poder responderle después a Él con mayor certeza”.

Las Hijas del Amor Misericordioso se han asentado en nuestra Archidiócesis, concretamente en Sanlúcar La Mayor y en Carmona. A través de Ejercicios Espirituales ignacianos y del acompañamiento espiritual, la Congregación ofrece la oportunidad de profundización en la fe y de la dirección espiritual. Ambas herramientas permiten descubrir “la voluntad de Dios en nuestra vida, que coincide con quiénes somos finalmente”.

“Abrir una casa en Sevilla ha sido todo un proceso, somos una comunidad muy unida de 62 hermanas y experimentamos una vivencia de fraternidad muy verdadera”. Para la comunidad religiosa, esta nueva etapa en Sevilla es una gracia porque “es una respuesta de Dios”.

María Milagrosa considera que, en medio de una sociedad convulsa y ruidosa, es necesario deslizarnos del centro de nuestra vida y poner allí a Cristo, “a través de la intimidad con ÉL en la oración, eso supone un trabajo permanente”. En la total consagración de su vida a Dios, ha descubierto que “si en esta vida no amamos, no experimentaremos su sentido pleno”. Considerarse Hijas del Amor Misericordioso se traduce en “ser testigos de la ternura y la misericordia de Dios con uno mismo y dentro de la comunidad”.

En la búsqueda del rostro del Padre, “lo principal es quitarte los prejuicios acerca de Dios, muchas veces nos acercamos con una idea de quién es Dios, y acudimos a los sacramentos también con una idea previa, entonces no dejamos que Él se muestre tal como es, los muchos prejuicios y racionalidad nos terminan perjudicando”.

Noticias relacionadas 

Monseñor Asenjo: “Agradezco la generosidad de los consagrados que enriquece nuestra vida diocesana”

La realidad consagrada de la Archidiócesis de Sevilla

Sevilla celebrará la Jornada por la Vida Consagrada con una Misa el 7 de febrero

La Iglesia en España reconoce al “buen samaritano” en el rostro de las personas consagradas

Testimonios de vida consagrada 

María Huertas, del Santo Ángel de la Guarda: Un camino hacia la felicidad

Paula Restrepo, consagrada del Regnum Christi: “Algo grande me movía: la certeza de que Dios me ama”

Hna. Mª Lourdes Caminero, nazarena: El regalo de experimentar la Presencia viva de Jesús en la Eucaristía

Elisa Salgado, religiosa de Regina Mundi: “La llamada de Dios me hace experimentar una gratitud constante”


Calendario de Eventos

« marzo 2021 » loading...
L M X J V S D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
Ver más

Blogs

Síguenos