La realidad consagrada de la Archidiócesis de Sevilla

La realidad consagrada de la Archidiócesis de Sevilla

La Iglesia Universal celebra cada 2 de febrero la Jornada por la Vida Consagrada, y en esta ocasión lo hace bajo el lema ‘La vida consagrada, parábola de fraternidad en un mundo herido’. Se trata del XXV aniversario de una cita instituida por Juan Pablo II que pretendía –y pretende- “ayudar a toda la Iglesia a valorar cada vez más el testimonio de quienes han elegido seguir a Cristo de cerca mediante la práctica de los consejos evangélicos y, al mismo tiempo, quiere ser para las personas consagradas una ocasión propicia para renovar los propósitos y reavivar los sentimientos que deben inspirar su entrega al Señor”.

La Archidiócesis hispalense celebra esta jornada tradicionalmente con una Eucaristía multitudinaria en la Catedral, en la que participan cientos de religiosas y religiosas. Sin embargo, este año, debido a las limitaciones propias de la pandemia, este encuentro se ha sustituido por una Misa que tendrá lugar el domingo 7 de febrero, a las seis de la tarde, en la capilla del Arzobispado, presidida por monseñor Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla. En esta participará un grupo reducido en representación de toda la Vida Consagrada presente en la diócesis, mientras que el resto de las comunidades podrán seguir la Eucaristía vía streaming por el canal de Youtube de la Archidiócesis.

Sevilla, rica en vida consagrada

La Archidiócesis hispalense tiene la fortuna de ostentar el título de ser la diócesis con más conventos de clausura del mundo, concretamente con 34 que pertenecen a 13 congregaciones diferentes.

Según José Ángel Martín, “contamos con este gran número de conventos y monasterios desde la época de la Reconquista. Y, siguen existiendo gran número de ellos gracias a la intervención de Dios y al apoyo que reciben nuestras monjas del pueblo cristiano”. No en vano, es digno mencionar la excepcional respuesta de los sevillanos durante la Campaña ‘Endulza tu corazón’ la pasada Navidad, que colaboraron activamente comprando más de 20 toneladas de dulces conventuales.

Pero la vida contemplativa no es la única forma de consagración a Dios. De hecho, en la Archidiócesis hispalense también hay una importante presencia de religiosas de vida activa. “Contamos con 950 religiosas aproximadamente, de 61 congregaciones–señala Martín. El número de ellas es variable porque tienen mucha movilidad por las distintas casas de su congregación”. La mayoría ejercen su apostolado en la enseñanza y en la atención sanitaria.

Institutos Seculares, Sociedades de Vida Apostólica y otras formas de vida consagrada

Además de las ya mencionadas, actualmente la Iglesia en Sevilla acoge otras formas de vida consagrada entre las que se encuentran los Institutos Seculares, en el cual los fieles, “viviendo en el mundo, aspiran a la perfección de la caridad, y se dedican a procurar la santificación del mundo sobre todo desde dentro de él”. La presencia de esta realidad en nuestra Archidiócesis es de siete casas, con aproximadamente 30 miembros. “Su misión es la evangelización y santificación del mundo en las distintas tareas de la vida: catequesis, cuidado de ancianos, realidades de pobreza y marginación”, explica el delegado episcopal.

En lo que respecta a las Sociedades de Vida Apostólica, sus miembros, sin votos religiosos, “buscan el fin apostólico propio de la sociedad y, llevando una vida fraterna en común, según el modo de vida, aspiran a la perfección de la caridad por la observancia de las constituciones. Existen también miembros que abrazan los consejos evangelios mediante un vínculo determinados por las constituciones”. En Sevilla ascienden a un centenar de miembros repartidos en 25 casas, cuya misión es la atención a enfermos, ancianos, necesitados, misiones o distintas pastorales en las parroquias.

Finalmente, José Ángel Martín recuerda que Sevilla también acoge a congregaciones religiosas masculinas. Concretamente a 250 religiosos pertenecientes de 26 carismas distintos, dedicados mayormente a la enseñanza, la atención parroquial, la pastoral penitenciaria y al cuidado de los enfermos.

Asimismo, destaca el Ordo Virginum (que formulan el propósito santo de seguir más de cerca a Cristo, son consagradas a Dios por el Obispo diocesano, celebran desposorios místicos con Jesucristo y se entregan al servicio de la Iglesia) y otras formas de vida consagrada que “asumen aspectos de distintas formas de vida religiosa”.

Trabajar en comunión

Aunque debamos estar agradecidos de este amplio abanico de realidades consagradas, lo cierto es que la diócesis –como la mayoría de la Iglesia Occidental- esté “inmersa en un invierno vocacional”. No tanto porque Dios no llame a los jóvenes, “sino porque el joven no escucha la llamada o porque somos incapaces de proponer abiertamente la vocación”, lamenta Martín. En esta línea, desde la Delegación Episcopal se han realizado intentos junto a la Pastoral Universitaria y la Pastoral Juvenil, “pero no han llegado a cuajar”. No obstante, según el delegado, “la vida consagrada tiene un buen caldo de cultivo a través de la pastoral en los colegios, un lugar idóneo para presentar la vocación”.

Por otro lado, José Ángel Martín, subraya la comunión que se respira en el trabajo entre la diócesis y las realidades de vida consagrada, pero respetando que “cada uno lo haga desde su autonomía y su propio carisma dentro de la realidad de nuestra Iglesia”. Esta comunión también se expresa en el estrecho vínculo entre CONFER (Conferencia Española de Religiosos) y la diócesis, así como desde la propia Delegación donde “estamos pendientes y atentos a las necesidades que nos plantean las distintas comunidades”.

Una Jornada para celebrar en las parroquias

Finalmente, el delegado episcopal anima a toda la Iglesia diocesana a participar en esta Jornada de la Vida Consagrada desde sus comunidades cristianas; a pedir por ellas y dar gracias a Dios por su presencia y su trabajo en nuestra Archidiócesis.

Para ello, pueden descargar aquí una serie de materiales de reflexión y oración elaborados por la Conferencia Episcopal Española que servirán a las comunidades para preparar y celebrar esta Jornada. Entre ellos se encuentran testimonios de distintas formas de vida religiosa, textos relacionados del Magisterio y del papa Francisco y un subsidio para la Eucaristía.

Noticias relacionadas 

Monseñor Asenjo: “Agradezco la generosidad de los consagrados que enriquece nuestra vida diocesana”

Sevilla celebrará la Jornada por la Vida Consagrada con una Misa el 7 de febrero

La Iglesia en España reconoce al “buen samaritano” en el rostro de las personas consagradas

Testimonios de vida consagrada 

María Huertas, del Santo Ángel de la Guarda: Un camino hacia la felicidad

Paula Restrepo, consagrada del Regnum Christi: “Algo grande me movía: la certeza de que Dios me ama”

Hna. Mª Lourdes Caminero, nazarena: El regalo de experimentar la Presencia viva de Jesús en la Eucaristía

María Milagrosa Pérez, superiora de las Hijas del Amor Misericordioso: “La vocación es un corazón enamorado”

Elisa Salgado, religiosa de Regina Mundi: “La llamada de Dios me hace experimentar una gratitud constante”


Calendario de Eventos

« septiembre 2021 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
Ver más

Blogs

Síguenos