Saludo

inicio caminoDespués de un descanso veraniego de silencio y reflexión, queremos mandaros un cordial saludo a todos y a cada uno y deciros que ya estamos aquí de nuevo.

Estamos aquí ante nuevos problemas y nuevos retos, con nuevas inquietudes y también con nuevas ilusiones y esperanzas.

Es hora de despertar. Lo que está pasando en nuestra sociedad y dentro de la Iglesia y lo que se está preparando creo que es un aldabonazo, una sacudida a nuestra conciencia cristiana.

No podemos permanecer impasibles e indiferentes, con los brazos cruzados y la boca llena de lamentaciones. Tú no tienes vocación de plañidera, ni yo tampoco. Jesús hoy nos dice a ti y a mi: “vosotros sois la luz del mundo y la sal de la tierra” (Mateo, 5).

Queremos agradeceros, una vez, más vuestra acogida y vuestras muestras de apoyo a este servicio que intentamos daros modestamente y esperamos, especialmente éste año, vuestra colaboración en la difusión del mensaje cristiano.

Lo que tú vayas recibiendo no es solamente para ti, es para que tú lo lleves y lo compartas con tu familia, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo y lo difundas todo lo posible. Jesús cuenta contigo para esta difusión. Hagamos todos la operación uno por cinco y no rompamos la cadena.

No tienes que olvidar que “lo que tú no hagas, pudiendo hacerlo, quedará eternamente sin hacer”. Todos sabemos que estamos viviendo unos momentos de gran confusión, de ambigüedades, de oscuridad y de gran desorientación.

Hoy Jesús sale a nuestro encuentro y mirándonos a ti y a mí, personalmente nos recuerda: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, “Yo soy la luz del mundo”.

Ante estos problemas y ante estos retos, nos está interpelando y llamando a una presencia y una actuación comprometida en nuestra sociedad. No guardes la Luz, no ocultes la Luz bajo el celemín. No es tuya, no es solamente para ti, porque hay muchos que lo están necesitando y están cerca de ti, en tu camino.

No les dejes en la ignorancia, en la duda o en la confusión; ellos están en tu camino. Abre los ojos, abre los oídos. Ojala que los cristianos no seamos sordomudos, sino testigos valientes del Amor de Dios en el mundo ojala que tú y yo como cristianos no seamos “sordomudos”.

eguiremos reflexionando.

Con el cariño de PUBLIO ESCUDERO


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« septiembre 2019 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
Ver más

Síguenos