Jesucristo es el único salvador del mundo

Pero ¿qué caminos siguió Jesús para salvarnos? Unos caminos completamente distintos de los que les hubiéramos propuesto y recomendado a Dios si nos hubiese consultado a ti y a mi.

Si nos hubiese consultado a nosotros dónde debería de nacer Jesús y quien debería ser su madre, inmediatamente hubiéramos señalado la capital del Imperio: Roma; el mejor palacio, o mejor dicho, hacer un nuevo palacio ya que en él iba a nacer el Dios hombre, preparándole una cuna de oro y de marfil; y para madre suya hubiéramos escogido una mujer emparentada con el Emperador y conocida por todos, es decir, hubiéramos escogido para Él la riqueza, el honor, el poder, el lujo. Y sin embargo Dios hace exactamente lo contrario.

descargaDios pasea su mirada por toda la tierra, pasa por Roma y no se detiene y va a posarse, precisamente, en una nación pequeña y sometida; y dentro de esa nación no se fija en la capital, Jerusalén, sino en una casita humilde y pobre, pero limpia donde hay una Virgen sencilla y desconocida que esta orando. Es María.

Que ocurrencias más raras tiene Dios, ¿verdad? Nosotros hubiéramos propuesto una gran manifestación del poder y de la majestad de Dios en el momento mismo de la Encarnación, para que todo el mundo se hubiera enterado y todo el mundo hubiese estado esperando, durante aquellos meses, el nacimiento de Dios.

Y sin embargo, Dios manda un Ángel, que silencioso y sin pompa ni aparato externo trae a María el mensaje de su maternidad. María acepta libremente y Dios se hace hombre por obra del Espíritu Santo. Es el momento más grande de la Historia de la Humanidad y no se entera nadie, ni San José siquiera. Acaba de realizarse el gran misterio de la Encarnación, Dios, para ese momento, escogió el silencio y el pasar desapercibido. Nosotros hubiéramos escogido el bombo y el platillo…….. Realmente que los caminos de Dios son distintos de nuestros caminos (Isaías 55, 6-9).

¿Cómo desentonó Jesús, sobre todo, con su vida? Parecía que Jesús iba a nacer en la casita de Nazaret, pero debió pensar que era mucho nacer en la casa y se vale de un capricho del Emperador para nacer en Belén, no en una posada, porque no había lugar para Él, sino en una cueva en medio de animales y telarañas como si fuese un gitanillo. Qué humildad y qué pobreza la de Jesús. Verdaderamente que “Los caminos de Dios son totalmente distintos de los nuestros y distan tanto como el cielo de la tierra”. Nosotros hubiéramos aconsejado una manifestación especial y extraordinaria del poder de Dios, sobre todo en Roma aquella noche, para que se hubiese conmovido el mundo entero. Empezando, desde luego por el Emperador; y sin embargo, en aquella noche del nacimiento de Jesús, Dios se manifiesta solamente a unos pobres pastores que van a adorarle…………. Y Jesús es el Salvador del mundo.

Nosotros hubiéramos pensado que Jesús, que venía a salvar al mundo, desde niño se debía de haber dedicado a dar conferencias, dejando asombrados a los oyentes y hacer grandes inventos desconcertando a todos y realizando todo esto en Roma, capital del Imperio.

Y sin embargo, Jesús, nos desconcierta a los hombres viviendo treinta años una vida sencilla, aprendiendo un oficio y trabajando. Sin conferencias y sin inventos. ¡Qué distintos son los planes de Dios de los de los hombres! Y Jesús esta haciendo lo más grande que puede hacer en aquellos años, que es hacer la voluntad del Padre, queriéndonos dar a entender con ello la grandeza de lo pequeño.

Pero ¡qué manera de pensar y actuar tan distinta de la nuestra! Y durante su vida pública Jesús vive tan desprendido de todo que cuando alguno quiere seguirle, le dice: “las aves del cielo tienen sus nidos y las raposas sus madrigueras, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar su cabeza”. ¡Cómo contrasta muchas veces con nuestros caminos: el dinero, el poder, la vanidad, el ruido, el bombo y los platillos!

Pero éstos son los caminos que siguió Jesús para realizar nuestra salvación y después de vivir estos caminos El nos dijo: “Yo soy el Camino………….” (Juan 14, 6). Este es el Camino que debe de seguir la Iglesia, tú y yo, nosotros, en la tarea evangelizadora y santificadora. Por eso nosotros debiéramos hacer con frecuencia aquella petición del Salmo 24: “muéstrame tus caminos, Señor y enséñanos tus sendas”.

Y ¿cómo sabemos que esos son los Caminos de Dios? Porque el mismo Jesús nos dijo: “porque yo no he bajado del cielo para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado”.

           Seguiremos reflexionando.

Con el cariño de PUBLIO ESCUDERO

 


1 comentario

  1. Antonio Oria 19:49, Ene 11, 2016

    Don Plublio. Qué alegría me he llevado al leer esta reflexión, parece que fue ayer cuando en la parroquia de Camas, a la Luz del Evangelio, leíamos aquellos folios verdes que siempre nos llevaba a un compromiso cristiano.
    Un fuerte abrazo de Muchos Colores

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« septiembre 2019 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
Ver más

Síguenos