También en verano

familiasHa llegado el verano y con él los exámenes y las vacaciones de los hijos y por tanto la mayor permanencia en sus casas con sus padres y hermanos.

Muchos padres comienzan a tener vacaciones o jornadas intensivas, unas familias se quedarán en sus casas, otras saldrán fuera, pero unos y otros, en su mayoría, tienen durante el verano unas nuevas posibilidades de dialogo frecuente, de convivencia y de encuentro; y por tanto de un mayor conocimiento entre los padres y los hijos y entre los mismos hermanos.

También hay más posibilidades de dialogo con Dios, de lecturas que por “falta de tiempo” decimos con frecuencia no podemos tener durante el año.

Después de unos días de mucho trabajo y cansancio, Jesús decía a sus discípulos: “venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco…. y se fueron con Él a un lugar tranquilo y apartado” (Marcos 6 30,34).

¿No te parece que Jesús hoy nos hace la misma invitación cuando nos ve con tanto ajetreo? Lee tú directa y detenidamente la Palabra de Dios y lo verás.

En verano tenemos unas posibilidades nuevas, una oportunidad, pero también tenemos el peligro de, teniendo más tiempo libre, no tener tiempo para pararnos, para reflexionar, para hablar con Dios.

En verano puede haber un cambio de lugar, un cambio de ocupación y de personas con las que relacionarse, pero no puede haber, no debe haber, por ser verano, un cambio de criterios y actitudes en el cristiano porque el cristiano no tiene vocación de camaleón, sino de testigo.

El cristiano debe de ser cristiano siempre y no por temporadas, ya que la vida cristiana no es un vestido que se pone o se quita para más comodidad, según el frío o el calor que hace, sino una vida que hay que vivir siempre y por lo tanto, también en verano.

Es el mismo Jesús el que nos dice: “es preciso orar siempre y no desfallecer” y por tanto, también en verano aunque haga mucho calor, “velad y orad para no caer en la tentación, el espíritu está pronto pero la carne es flaca”, decía Jesús la última noche.

Las palabras de Jesús tienen hoy una gran actualidad, ya que la tentación se está multiplicando cada día y la carne cada día es más flaca, más débil y más condescendiente.

Revisemos el peligro de un cristianismo de temporada, de vestido de quita y pon, de “camaleón” y de “vacaciones” y también las posibilidades de convivencia, de dialogo y de encuentro matrimonial y familiar.

Atención a la “bulimia” en lo material y a la “anorexia” en lo espiritual.

Feliz descanso de verano a todos.

Seguiremos reflexionando.

Con el cariño de PUBLIO ESCUDERO

 


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« septiembre 2019 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
Ver más

Síguenos