Author image

La Capilla de Música de la Catedral de Sevilla

En estos días de celebración y epifanía nos acercamos a uno de los fondos musicales más ricos y relevantes en su género: el fondo musical de la Catedral de Sevilla.

La Música, como medio oracional y catequístico, es un componente fundamental en el culto cristiano. Las celebraciones litúrgicas solemnes con participación musical, estuvieron presentes en la Catedral de Sevilla desde el origen, tras el establecimiento del Cabildo Capitular por Fernando III y la conversión de la mezquita almohade en catedral cristiana.  Sin embargo, no será hasta 1478 cuando aparezcan ya fijados ciertos salarios a cantores de manera reglada en el primer libro de actas capitulares que con formato libro se conserva y siguientes.

Ese culto, que en la Catedral hispalense siempre se ha distinguido por tan alto nivel artístico, es el resultado de haber contado con una dotación material y personal extraordinaria, evidenciable a través de la documentación contable conservada en el Archivo de la Catedral de Sevilla, asunto éste ampliamente estudiado por expertos. Los músicos recibían su salario en función del puesto que ocupaban y de sus habilidades, estableciéndose un orden de mayor a menor, con el organista primero, el maestro de seises, los cantores, ministriles e instrumentistas y como encargado de todos ellos el maestro de capilla.

Los maestros de capilla -cuyo primer nombramiento documentado consta en actas de cabildo de enero de 1503 recayendo en la figura de Alonso de Alba- tenían entre sus numerosas funciones además de dirigir la capilla, la de velar por los niños cantorcitos o “seises”, que por designación pontificia estaban a su cargo, debiendo ser dotados con los medios necesarios para su manutención, formación y preparación musical. Tenían asimismo la obligación anual de componer obras nuevas de culto religioso en latín y castellano para las principales fiestas litúrgicas encargadas por el Cabildo, variando a lo largo de los siglos en cuanto al número de piezas exigidas. La excelencia de las mismas a lo largo de los siglos ha sido una constante. Encontramos 27 maestros de capilla documentados a lo largo de su devenir histórico, destacando figuras tan relevantes como Francisco Guerrero, Alonso Lobo, Pedro de Rabassa, Ripa, Arquimbau, Andreví, Hilarión Eslava, Eduardo Torres, Norberto Almandoz y el que hasta hace unos días ostentaba el cargo, Herminio González Barrionuevo, por nombrar unos pocos.

La riqueza de su archivo musical -a pesar de los cambios de lugar y numerosos expolios sufridos en su larga historia conserva a día de hoy pocas obras musicales en relación a las que sus maestros de capilla debieron componer- es reconocida por cuantos estudiosos y musicólogos acceden a su consulta. Dicha “Librería de canto de órgano” como también es conocida, cuenta con 20 libros de polifonía y 1.825 obras, conservadas en 127 legajos desde el siglo XVI en adelante, todo ello microfilmado por el Centro de Documentación Musical de Andalucía, quien también publicó en 1994 su catálogo dirigido por el maestro de capilla Herminio González Barrionuevo y el organista Enrique Ayarra.

La documentación de la Capilla de Música, como parte integrante del Archivo de la Catedral, está gestionada por la Institución Colombina, dependiente del Cabildo Capitular junto a los Archivos Capitular y Diocesano y las Bibliotecas Arzobispal, Capitular y Colombina, conservando ésta última relevantes obras musicales impresas y manuscritas desde la Edad Media en adelante.

Como signo de los tiempos, el Cabildo hispalense ha nombrado recientemente por primera vez en su historia a un seglar como maestro de capilla de música: el profesor y director de orquesta gaditano Francisco José Cintado.


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

CARTA DOMINICAL

Hágase tu voluntad (26/05/2024)

24 mayo 2024

Calendario de Eventos

« mayo 2024 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. 2024