Author image

Simpecado de la Virgen del Rocío (Capilla de Ntra. Sra. del Rocío, de Coria del Río)

Estamos celebrando en este año el 175 aniversario de la Real, Imperial, Ilustre y Antigua Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Coria del Río, fundada el 21 de abril de 1849, iniciando su primer camino hasta la aldea almonteña el jueves 25 de mayo de dicho año. Ante tan importante efemérides, traemos hoy a nuestra sección el bendito Simpecado coriano.

El origen de estos estandartes marianos denominados Simpecados lo encontramos en la conmemoración del voto concepcionista que la hermandad sevillana de la Santa Cruz en Jerusalén realiza en 1615, por el cual los hermanos se comprometían a defender el misterio de la Inmaculada Concepción de María. Para conmemorar este voto se realiza una bandera de color blanco dos años después, que servirá de modelo para otras muchas que se confeccionarán por parte de otras hermandades, congregaciones, etc., especialmente tras la proclamación de la Inmaculada como patrona de todos los reinos de España en 1760 a instancias de Carlos III. La frase Sin pecado concebida bordada en estas banderas dará nombre a este tipo de estandarte mariano. A partir del siglo XVIII la habitual imagen de la Inmaculada que lo solía presidir se va sustituyendo con otras devociones marianas, como ocurre en el caso de la Virgen del Rocío. De esta forma, el Simpecado para cada Hermandad rociera filial representa la presencia de la Virgen del Rocío en sus pueblos y ciudades alejados de la aldea almonteña, además de representar a cada Hermandad en los actos de la popular romería.

Fechable a principios del siglo XVIII, el Simpecado de Coria forma parte de la hermandad desde la fecha fundacional, 1849, siendo adquirido por 1481 reales de vellón y 16 maravedís que fueron donados por los devotos.

De autoría anónima tanto el bordado como la pintura, el Simpecado está confeccionado en tejido de tisú de plata bordado, presentando una decoración de tallos vegetales, flores y rocallas. En su centro aparece el lienzo de forma ovalada en el que está representado la Virgen del Rocío entre nubes, pintura de escuela sevillana de mediados del siglo XIX que costó 60 reales.

La Blanca Paloma está representada con su iconografía habitual de Reina y ataviada como en esa época. Así, se muestra vestida con ricos ropajes bordados en oro sobre fondo de color blanco, alusivo a la pureza de la Virgen, y rojo, color litúrgico de Pentecostés. La patrona de Almonte completa su iconografía con la corona, el cetro, la media luna y la ráfaga dorada que la muestran como la Mujer apocalíptica del capítulo 12 del libro del Apocalipsis. El Niño, por su parte, viste túnica de color roja igualmente bordada en oro, portando en sus manos el cetro y el orbe, que junto con la corona lo presentan como Cristo Rey del universo.

El fondo de la composición presenta tonos cálidos y dorados que contrasta con el plateado del resto del conjunto del Simpecado.

Antonio Rodríguez Babío, delegado diocesano de Patrimonio

 


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

CARTA DOMINICAL

Laicos llamados a la misión (19/05/2024)

17 mayo 2024

Calendario de Eventos

« mayo 2024 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. 2024