Author image

‘Santas Justa y Rufina’, de Francisco de Goya

Ante la fiesta de las santas mártires Justa y Rufina, que celebramos el 17 de julio, nos detenemos ante la excepcional pintura que Goya realiza para la Catedral de Sevilla.

La Catedral atesora una inigualable colección de pinturas de diversos estilos y autores, entre los que no faltan los grandes maestros españoles como Murillo, Zurbarán o Goya, quien realiza en 1817 por encargo del Cabildo de la Catedral esta pintura para la Sacristía de los Cálices, a iniciativa de su amigo el historiador del arte y erudito Agustín Ceán Bermúdez, que en esos años trabajaba en el Archivo de Indias. Aparece firmada en el ángulo inferior izquierdo, en un papel pintado con la inscripción “Francisco de Goya y Lucientes. Cesar- / augustano y Primer pintor de cámara / del Rey. Madrid, año de 1817” y el 14 de enero de 1818 el cuadro fue entregado. Sabemos que Goya hizo varios bocetos, uno de los cuales se conserva en el Museo del Prado.

Francisco de Goya representa a las mártires mediante un prototipo de belleza femenina castiza y popular, con la mirada dirigida al cielo, de donde proviene la luz que las ilumina; hay que señalar que el pintor tiene en cuenta la luz que entra por los ventanales que se abren en la parte superior del muro derecho de la Sacristía.

Aparecen ambas hermanas de pie, en un paisaje en el que se distingue el río Guadalquivir en primer término, mientras que en el fondo se vislumbra la Catedral, rematándose con un amplio cielo de hermosas tonalidades azules que le otorgan una intensa profundidad espacial, como indica el profesor Enrique Valdivieso, quien recuerda igualmente cómo Goya utiliza una técnica basada en pinceladas sueltas y ágiles.

El pintor aragonés se aleja de la tradicional iconografía que muestra a las santas con la Giralda en medio, consagrada por Murillo en la pintura que realiza para los Capuchinos de nuestra ciudad y que se basaba en la que Luis de Vargas había pintado al fresco en la cara norte de la Giralda en 1568. Así, el principal atributo iconográfico de estas santas, la torre que ellas sostuvieron en el terremoto de 1504 impidiendo así que se derrumbara, aparece desplazada a un extremo de la pintura formando parte de la Catedral, en el fondo de la composición.

Alrededor de las Santas Justa y Rufina Goya dispone varios elementos que narran la leyenda del martirio de las santas alfareras de manera sintética. Así, en sus manos portan los cacharros cerámicos que fabricaban, así como las palmas, símbolo del martirio. Ante ellas aparecen los restos rotos de la diosa romana Salambó, que ellas tiraron el suelo al negarse dar la ofrenda para su culto, mientras que un león está lamiendo los pies de Santa Rufina, ya que siendo llevada al circo para que la devoraran los leones, éstos por el contrario se mostraron mansos con ella sin hacerle daño alguno.

Antonio Rodríguez Babío,

Delegado diocesano de Patrimonio Cultural


1 comentario

  1. Ramón de la Campa 20:01, Jul 17, 2020

    Y más importante es que son patronas inmemoriales de Sevilla

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« octubre 2020 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
Ver más

Blogs

Síguenos