Author image

Retablo Mayor de la iglesia del Hospital de la Santa Resurrección (Utrera)

La vida nueva que brota de la Resurrección de Cristo nos interpela y nos llama a llenar de vida y alegría nuestro mundo, por medio de nuestras actitudes de caridad, servicio y disponibilidad. Así lo proclama la fundación que rige el Hospital de la Santa Resurrección de Utrera, cuya labor caritativa y asistencial hacia los más necesitados desde hace más de quinientos años es un signo de la fuerza de vida que brota de la Pascua.

El Hospital de la Santa Resurrección de Utrera fue fundado por don Juan Ponce de León a principios del siglo XVI, pero la temprana muerte de éste en 1505 hará que sea su madre, doña Catalina de Perea y Barrios la que lleve a cabo finalmente la fundación, que será aprobada oficialmente en 1514 por bula del Papa León X, en la que se otorga licencia para construir un hospital con capilla. La iglesia actual se comienza a construir sobre la anterior en 1694 y está presidida por el retablo mayor, construido entre 1693 y 1694. Es obra del retablista sevillano Francisco Antonio de Soto (1664-1705), quien trabajó asiduamente en Jerez de la Frontera y cuyo estilo deriva de artistas como como Bernardo Simón de Pineda o Cristóbal de Guadix, con quienes pudo formarse en su ciudad natal.

Este de Utrera es el primero de los retablos documentados de Francisco Antonio de Soto y muestra un diseño deudor de las soluciones que presenta Pineda en varias obras suyas.

El retablo presenta sotobanco, banco, un cuerpo y remate, todo ello insertado en un arcosolio tallado. Se divide en tres calles delimitadas por cuatro columnas salomónicas, habiendo sido la calle central muy modificada a finales del siglo XVIII, momento en que se añade la hornacina presidida por la imagen de la Virgen, bajo la cual se dispone un manifestador. En las calles laterales se hallan las imágenes de San Pedro y San Pablo. Flanqueado por dos ángeles, en el ático encontramos el relieve que representa la Resurrección del Señor, el cual como señala José Manuel Morena Arana, autor de una monografía sobre el retablo en Jerez de la Frontera, presenta una gran influencia de la plástica de Pedro Roldán, rematándose todo el conjunto con un penacho que muestra el anagrama de María.

El relieve representa en primer término el sepulcro abierto escoltado por dos soldados: uno aparece dormido mientras que el otro levanta el escudo hacia lo alto, como señalando a Cristo Resucitado que emerge hacia lo alto de la composición rodeado de nubes y rayos dorados. El manto rojo, color de la vida, añade movimiento y prestancia a la figura de Cristo. Unos árboles a ambos lados cierran la composición en la parte inferior y que recuerdan que la creación entera se alegra con la Resurrección del Hijo de Dios.

Verdaderamente, la caridad es fruto de la Pascua y nos debe hacer preguntarnos: en este tiempo, ¿qué frutos voy a dar?

Antonio R. Babío

Delegado diocesano de Patrimonio Cultural

 


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

CARTA DOMINICAL

Laicos llamados a la misión (19/05/2024)

17 mayo 2024

Calendario de Eventos

« mayo 2024 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. 2024