Author image

Resurrección

Acabamos de celebrar un día de excepcional importancia para nuestra fe como es el Domingo de Resurrección. La celebración de la Pascua de Resurrección para los cristianos es muy especial, la clave de un mensaje. Jesús vino al mundo y nos dejó el mensaje más importante que la humanidad haya visto nunca, murió por nosotros y resucitó para darnos un camino de esperanza, que se renueva cada año. Hoy vivimos un tiempo especial. Este año convivimos con un virus nuevo que ha matado a 118.000 personas, 17.600 en España, con un gran poder de transmisión y letal, especialmente para personas mayores y aquellas que tengan un sistema inmunológico debilitado. Está muriendo mucha gente y hay un gran sufrimiento. También existe una gran incertidumbre con relación al futuro por las repercusiones muy graves económicas y sociales que esta pandemia puede ocasionar en España, que ya está ocasionando para muchas personas. Son tiempos oscuros y difíciles, especialmente para los que menos tienen, los desposeídos, los descartados.

Necesitamos luz y aliento, palabras que alimenten, palabras de Evangelio para un mundo en crisis, para una sociedad doliente. Este pasado domingo 12 de abril, el Papa Francisco ha celebrado en la Basílica de San Pedro la misa del Domingo de Resurrección e impartió al finalizar la misma la bendición Urbi et Orbi a la humanidad y a toda la creación. Es importante destacar lo siguiente: una bendición a la humanidad y a toda la creación. El Papa Francisco nos recuerda que debemos velar por nuestra casa común y por el conjunto de la creación de la que formamos parte como humanidad. No somos los seres humanos algo aislado, independiente del resto de la biosfera, a la que necesitamos para sobrevivir. La biosfera nos ampara y debemos cuidarla, somos biosfera, parte de la casa común. Muchos de nuestros problemas vienen de las transformaciones negativas que realizamos sobre el planeta, atentando contra la biosfera,  y el envenenamiento del aire que respiramos. Ante un virus que se contagia y genera enfermedad, la Covid-19, el Papa Francisco nos llama a contagiar la esperanza que viene de la resurrección, la victoria del amor sobre la raíz del mal, una victoria que traspasa el sufrimiento y la muerte, transformando el mal en bien, signo distintivo del poder de Dios, profundizando sobre el sentido de la esperanza. Como comentábamos en una contribución anterior de este blog, la victoria de la biofilia sobre la necrofilia. El ansia de dinero es una manifestación necrófila que se ha expresado en este tiempo con la especulación de materiales sanitarios esenciales para salvar vidas. El Papa invita a mirar al resucitado para que sane las heridas de la humanidad desolada. Pero el Papa no se olvida en absoluto de la necesaria acción e invita a quienes toman decisiones políticas que encarnen la búsqueda del bien común de todos los ciudadanos. El Papa Francisco hace una llamada a los fieles para que actúen en favor de los más débiles y los pobres en un tiempo oscuro y recuerda que este no es el tiempo de la indiferencia, porque el mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido para afrontar la pandemia. En la Vigilia Pascual, el Papa hizo una llamada a la cordura de la humanidad renovando su llamada a finalizar de inmediato todas las guerras y poner fin al comercio de armas. Para el Papa Francisco las palabras que debemos escuchar en este momento de la humanidad no son indiferencia, egoísmo, división y olvido y nos pide que el mensaje Jesús llene nuestro corazón y nuestra vida.

Nuestro Arzobispo D. Juan José Asenjo Pelegrina, en su Homilía en el Domingo de Pascua también nos invita a caminos de esperanza, tras la Buena Noticia que la Iglesia viene proclamando desde hace veinte siglos, dijo el ángel “Id a decir que he resucitado”. Esta noticia cambia el curso de la historia porque significa que la vida ha triunfado sobre la muerte, el bien sobre el mal, el amor sobre el odio, la alegría sobre el abatimiento. Son victorias que necesitamos hoy. Para el Arzobispo de Sevilla la perspectiva de la resurrección define e ilumina nuestra vida, la enriquece y la llena de esperanza y alegría. Vivamos un cristianismo renovador, al que nos invita Don Juan José, para poder vivir en armonía y salud unos con otros y con el resto de la creación, un bien común para todos que no debemos alterar. Nos recordó, el Arzobispo de Sevilla,  el lunes de Pascua que la resurrección del Señor es el corazón del cristianismo, el punto de apoyo de la vida y el compromiso de los cristianos. La resurrección nos abre un camino de esperanza, desde la fe y el amor,  y con ello una invitación a la acción como cristianos para hacer un mundo mejor en este tiempo oscuro y cuando el mismo pase, una vez superada esta fase de muertes injustas, y nos enfrentemos a una crisis económica y social de consecuencia no previsibles hoy y que necesitará del esfuerzo colectivo en el que los cristianos debemos dar ejemplo impregnados del mensaje evangélico al que nos llama la realidad del resucitado.

 

 


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« julio 2020 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos