Author image

La Semana Santa en la primavera de Sevilla

Ya es primavera en Sevilla y vuelve la Semana Santa que la ciudadanía desea. Nuestra Semana Santa ha estado ausente en su forma habitual durante dos años en la ciudad. Por fin hemos tenido uno de los ritos esenciales de la Semana Santa, el Pregón. Julio Cuesta, que ha esperado el momento desde 2019, lo ha impartido. La prensa local ha destacado su contenido, intimista, teológico, reflexivo y evocador. Tendremos Semana Santa y también primavera vivida. En 2020 hubo primavera, pero la vivimos en nuestras casas. En el año 2021 hubo primavera sin Semana Santa y en 2022 tendremos primavera y podremos vivir nuestra Semana Santa como siempre lo hemos hecho. Hay una llamada a la cautela, vivamos la Semana Santa pero con prudencia, tendremos aglomeraciones y no podemos perder de vista los virus. Tengamos una Semana Santa saludable. En el año 2020 hubo primavera, pero no la vivimos adecuadamente, de hecho, no la vivimos. La primavera, como suceso, existió durante el confinamiento, pero como paisaje, el paisaje primaveral, no existió, ya que nadie la veía en su totalidad. En este año, más alejados del periodo desgraciado del confinamiento, podemos percibir mejor la realidad primaveral de nuestra ciudad.

Sevilla, en primavera, muestra una explosión de biofilia, de amor a la Naturaleza en todas sus formas que nos hace mejores. La Naturaleza, la Creación para el mundo creyente, se expresa de forma generosa en Sevilla. Nuestros árboles de hoja caduca se visten de verde: almez, melia, robinia, sófora, plátano de sombra, arces, árbol del amor. Vemos en nuestras calles, al inicio de la primavera, como nuestros árboles caducifolios vuelven a crear biomasa a partir del dióxido de carbono, la radiación solar y el agua. Nuestros árboles caducifolios se llenan de hojas para alegrarnos la vista, para limpiar la atmósfera de la ciudad y apoyar la diversidad de aves de esta. Sevilla se viste de verde en primavera. Deseamos destacar el papel del árbol del amor. Su floración, que se anticipa a sus hojas, da ese color violeta que disfrutamos en las calles en Semana Santa. Nombrar una hermandad o cofradía de Sevilla es difícil, ya que la belleza y la profundidad de las mismas es muy grande, es difícil escoger. Pero en relación con el árbol del amor deseamos manifestar la belleza que se vive en el recorrido de la Hermandad de la Paz por el bario de El Porvenir. Pero hay muchos ejemplos de la mezcla de la fe y la biofilia en Sevilla desde el Viernes de Dolores al Domingo de Resurrección. Los olores de la Semana Santa en primavera son acogedores y envolventes, azahar, ceras ardientes e incienso. Religiosidad popular, fe y biofilia en Sevilla. Pero la biofilia no solo se relaciona con la gran variedad de árboles, en general de infraestructura verde, de la ciudad, también existen las aves.

Las calles de Sevilla son calles aladas. Si miramos al cielo en primavera vemos golondrinas, aviones, vencejos, grajillas, palomas, mirlos y cotorras, formando parte de un cielo muy especial que podemos percibir en nuestra ciudad. En nuestra Semana Santa podemos vivir olores y sonidos, al paso de una determinada hermandad o cofradía, olemos cera, incienso, quizás flor de azahar y, con seguridad, el canto de los corros de vencejos sobre nuestras cabezas. En el último número de la revista Iglesia en Sevilla (291, abril), aparece la Carta Pastoral del Arzobispo de Sevilla Monseñor José Ángel Saiz Meneses sobre la Semana Santa de 2022. Nos manifiesta que “es una Semana Santa esperada y deseada” y nos recuerda la idea esencial “que celebramos el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor”. Un acontecimiento que no solo es histórico, sino que “es capaz de transformar nuestra vida aquí y ahora”. Consideramos que esta idea es esencial, visualizar el Evangelio en su conjunto y, especialmente, el misterio que recordamos en la Cuaresma, como una fuerza transformadora, quizás la única, capaz de frenar la tendencia del mundo actual hacia mayores brechas y descartes cabalgando en alas de un tecnocapitalismo fortalecido por el fenómeno, no suficientemente explicado, de la Covid-19. Monseñor Saiz Meneses nos lo dice de forma clara y conviene insistir, lo que rememoramos en la Semana Santa tiene una intensa fuerza transformadora, tanto individual como comunitaria. También nos recuerda el Arzobispo de Sevilla en su Carta Pastoral que, cuando visualicemos la Semana Santa en la calle, “contemplemos el amor de Dios hacia la humanidad y el amor hacia cada persona hasta dar la vida por nuestra salvación”.

Hemos celebrado un 8 de marzo reivindicando el papel de la mujer en la sociedad. Es momento en este tiempo de recordar la importancia de María, la madre de Jesús, nos manifiesta Monseñor Saiz Meneses. Así, recuerda el inmenso dolor de María al ver morir a su hijo en el Calvario y la alegría del encuentro con el Resucitado. En nuestros pasos de Semana Santa, María tiene la presencia esencial que significa. También en el número de abril de Iglesia en Sevilla aparece una idea interesante, las procesiones en la Iglesia representan la dimensión peregrinante de la humanidad. En esta Semana Santa nos volvemos a encontrar con nuestras devociones personales en el marco de la primavera de Sevilla, una explosión vital de fe, religiosidad entroncada en el pueblo y naturaleza.


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« octubre 2022 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
Ver más

Intención de oración. Octubre

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Síguenos