ENTREVISTA A ENRIQUE BELLOSO, DELEGADO DE APOSTOLADO SEGLAR DE SEVILLA

ENTREVISTA A ENRIQUE BELLOSO, DELEGADO DE APOSTOLADO SEGLAR DE SEVILLA

¿Qué es el laicado asociado?

Es una realidad muy rica en la diócesis de Sevilla. Nos estamos refiriendo a cientos de personas, por no decir miles, que han comprometido su fe en el entorno de una vocación específica en un ámbito laical.

¿Cómo nos dibujaría el mapa de las asociaciones y movimientos de laicos en Sevilla?

Muy variado y muy rico. Gracias a Dios tenemos la mayoría de los carismas que iluminan a la Iglesia, y casi todas están vivas y actuando en la Iglesia diocesana.

¿Incluiríamos en este apartado también a las hermandades?

Las hermandades son asociaciones públicas de fieles que, por su volumen en la diócesis, tienen un especial tratamiento. Pero realmente son también asociales laicales, con otro responsable pero asociaciones laicales.

¿Cuál es el perfil del laico sevillano comprometido con la Iglesia?

Yo distinguiría entre dos tipos: los que están muy comprometidos con su parroquia y asumen todas las tareas que se le van presentando en la catequesis, en la caridad, en los servicios a los demás, y los que además tienen un plus en su movimiento, en su asociación, con unas características especiales, con un carisma especial. Las personas que en Sevilla tienen un compromiso lo tienen muy fuerte y muy profundo de fidelidad a la iglesia y de trabajo desinteresado a los demás.

¿Un laico implicado en su movimiento se traduce en un compromiso con la pastoral diocesana?

No se entiende la diócesis, la Iglesia carismática, sin la Iglesia institucional. La Iglesia de los movimientos, de las asociaciones, tiene que entroncarse en la vida diocesana y la vida diocesana le tiene que abrir los brazos. Son dos realidades que se tienen que entender, amar y complementar.

¿Cómo se coordina esto desde la Delegación Diocesana?

Nuestra labor es servir de punto de encuentro. La del delegado es, en nombre del obispo, estar cerca de los movimientos, acompañarlos, servirlos y que tengan una referencia común para interrelacionarse y servir a la Iglesia diocesana.

Son muchas las iniciativas que se llevan a cabo desde de la Delegación para aunar a los distintos movimientos y asociales laicales. Háblenos de ellas.

Aquí hay un trabajo artesanal que se viene desarrollando desde hace años, de cercanía. Primero están las personas y luego las instituciones. Yo creo que este es un paso que aquí en Sevilla se ha dado y que muchos de nosotros somos conscientes. Mi tarea como delegado no es más que dejarlos actuar en su campo, ayudarlos y saber que siempre me tienen a su disposición. Nosotros no somos una asociación o un centro para coordinar las asociaciones, nosotros estamos al servicio de las asociaciones como también estamos al servicio de las parroquias. Si que ofrecemos puntos de encuentros y momentos para trabajar juntos, pero desde la libertad que tiene cada carisma y la forma y estilo que cada uno tiene, lo cual es muy importante.

Hace varios años que se celebra un encuentro de intelectuales católicos ¿Es una muestra de la implicación real de los laicos en la vida pública?

Si entendemos vida pública por participación política, no. Es cierto que en la vida pública hay una presencia en Sevilla muy activa del laicado, de hecho en la mayoría de los puestos de responsabilidad culturales, sociales, empresariales, detrás hay siempre un cristiano. Otra cosa es que se manifieste su vivencia cristiana en ese puesto, en eso estamos trabajando, en ayudar a transmitir a esas personas que tienen responsabilidades, primero la necesidad de hacer presente su fe en medio de su tarea, y segundo que es muy importante que no se sientan solos.

Un tema recurrente: la formación del laicado ¿Cómo se atiende esta demanda desde la Delegación?

Cada movimiento tiene un programa formativo para sus miembros. Nosotros les acompañamos y estamos a su servicio. Para los laicos que están en parroquias, otros grupos, en hermandades o en colegios, la Conferencia Episcopal ha ofrecido el itinerario de formación cristiana. Aquí hemos apostado muy fuerte, y lo llevamos presentado desde hace más de cuatro años. Está creciendo el interés en las comunidades parroquiales por asumir este itinerario que nos vertebra, que nos vincula y que nos da un marco de formación abierto para todo.

El Papa Francisco pide a los laicos una mayor participación dentro de la lglesia ¿Qué cauces tienen  en nuestra Archidiócesis?

La iglesia es muy grande y los cristianos tenemos mucha libertad. Creo además que estamos viviendo momentos de gracia importante, y la Iglesia en Sevilla es una iglesia viva, joven, con mucho músculo eclesial. Yo veo el vaso medio lleno y no medio vacío.  El futuro dependerá de nosotros, de nuestro hijos, de nuestras familias, de nuestro entorno institucional, y dependerá de que nos reconozcamos los unos en los otros y construyamos entre todos una comunidad de referencia para los demás.

Haga memoria, ¿como delegado, con qué momento se quedaría?

Con todos. Fundamentalmente con haber conocido a tanta y tanta gente buena, haberme sentido acompañado, querido, aceptado por los sacerdotes, por los obispos, primero por el cardenal Amigo, luego por don Juan José. Me siento muy agradecido por la responsabilidad que he ido desarrollando, y lleno de gratitud por esta misión.

Decántese por uno.

Con la Asamblea del Laicado. Participaron muchísimas personas y fue para mí como una catarsis donde conocí la articulación de la diócesis. También las iniciativas que hemos hecho sobre la mujer, los temas de formación, el Seminario de Estudios Laicales… El hecho de salir a la calle en la Feria de la Fe del Año de la Fe fue como la manifestación con sencillez de que la Iglesia de Sevilla está viva. El laicado está vivo pero que también hay muchas vidas en las parroquia.

¿Ante la situación actual de crisis que estamos viviendo, que respuesta entiende que debería dar el laicado más comprometido?

En estos momentos de crisis, podemos hablar de tragedia pero también de esperanza.  En momentos difíciles es cuando tenemos que sumar e intentar poner nuestro esfuerzo para ser más creativos y proponer medidas concretas. A mí, sinceramente me parece un escándalo que en la sociedad andaluza el 60%, y más de los jóvenes, estén parados, y se tengan que marchar, vivir a costa de sus padres o malvivir. Es verdad que tenemos la juventud más preparada de la historia pero quizás la sociedad andaluza y sevillana actual no está a la altura de esta juventud. Es una prioridad absoluta dar esperanza a esa gente joven con actividades concretas. Yo creo que no solo pasa por la formación, y que si hace falta habrá que poner los medios con las estructuras que tenemos o con otras estructuras nuevas. Tenemos que ser más imaginativos y creativos.

 

Autor: Ana Capote

 


Entrevista extraída del número 103 de Archisevilla Digital

 


Article   0 Comments

Calendario de Eventos

« septiembre 2019 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
Ver más

Síguenos