Author image

Anunciación. Oratorio de las Esclavas del Sagrado Corazón (Sevilla)

Comenzando hoy el Adviento, presentamos esta Anunciación que se encuentra en el oratorio de las Esclavas del Sagrado Corazón, en la sevillana calle Cervantes, contiguo a la Capilla de la Orden Tercera y a la Iglesia de San Pedro de Alcántara.

Esta pintura mural ocupa todo el frente del presbiterio y es obra del pintor Francisco Hohenleiter (1889-1968), cuya firma aparece junto con la inscripción “ANNO DEI MCMLVIII”.

Este pintor gaditano, como indica María del Valme Muñoz, sobresalía especialmente en la decoración mural, caracterizada por los efectos de la luz y el tratamiento del color, de resonancias modernistas. Sus obras más destacadas en este ámbito son los murales del Coliseo España y los de la Iglesia de los Salesianos de Triana.

Este mural, de dimensiones considerables, muestra la escena de la Anunciación (Lc 1, 26-38); a la derecha se sitúa la Virgen sentada ante una mesa en la que se encuentra un libro, que alude a las profecías del Antiguo Testamento que anuncian el nacimiento del Mesías, especialmente Isaías 7, 14.

María, junto a la que se halla una gran jarra de azucenas, símbolo de su pureza, aparece vestida con túnica roja y manto azul y cubre su cabeza con un velo hebreo de rayas. La Virgen destaca especialmente por la belleza de su rostro y según sus gestos podemos deducir que se encuentra entre la primera y la segunda fase de su respuesta al arcángel, es decir, entre la conturbatio (“María se turbó ante estas palabras”) alejando de sí su mano derecha, que apoya sobre el libro, y la cogitatio (“se preguntaba qué saludo era aquel”) con su mano izquierda sobre su pecho.

En el otro extremo del mural, aparece el arcángel Gabriel con una azucena en su mano, en el momento de anunciar a la Virgen su maternidad divina. El ángel aparece debajo de un gran olivo, motivo pasionista que preanuncia la Muerte de Cristo ya desde el anuncio de su concepción, sin olvidar que es signo de paz, uno de los frutos de la venida del Mesías; igualmente, en el Antiguo Testamento los reyes eran ungidos con aceite, por lo que es un signo de la condición real del Niño que va a nacer, si bien aquí podría ser simplemente una alusión a los paisajes andaluces.

El centro de la composición lo ocupa el Espíritu Santo en forma de paloma, envuelto en una bella luz dorada y rodeado de angelitos.

María se encuentra a las puertas de su casa, por lo que un bello paisaje con la representación de Nazaret en su parte central ocupa la mayoría de la superficie del mural. La localización de este momento del Evangelio en el exterior subraya que la salvación que trae el Niño cuyo nacimiento se está anunciando alcanza todo lo creado, haciendo visible las palabras del Papa Francisco: “El «he aquí» de María, pequeño e inmenso, en ese momento hace saltar de alegría a toda la creación”.

Antonio Rodríguez Babío

Delegación diocesano de Pastoral Cultural 

 


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« enero 2021 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Ver más

Blogs

Síguenos