Author image

VIVIR EN FAMILIA LA LÓGICA DEL DON


Cuando damos lo que somos a los demás de una forma gratuita,  experimentamos que nuestra vida tiene sentido.

En la familia es donde mejor se refleja lo anterior. Estamos llamados a donarnos ya que previamente hemos recibido de Dios el mayor don, la VIDA.

El marido es un don para la mujer y viceversa; los padres son un don para los hijos y viceversa; los hermanos son un don el uno para el otro. Toda la familia es un don para la sociedad.

Sólo la lógica del amor y del don está a la altura de la defensa de la  dignidad de la familia. Por ello,  sólo en la familia, lugar de la donación más completa, está  el ambiente más adecuado para nacer y crecer.

En la sociedad actual se vive más conforme a “la lógica del cálculo, del interés o beneficio personal”, que conforme a la “lógica del don”. Pero nosotros los cristianos estamos llamados a transformar lo primero en lo segundo.

Somos don y estamos hechos para el don”. Caritas in veritatis.

La lógica del don se fundamenta en dar gratuitamente, sin esperar nada a cambio. En la familia lo experimentamos en muchos momentos; por ejemplo una  madre que se levanta de madrugada para observar si su hijo sigue con fiebre, ¿espera algo a cambio? (Os aseguro que no hay nada de romanticismo en ello…).

La madre vive su maternidad y siente a su hijo como un don, un regalo. Esto le suscita una respuesta de amor que se concreta en una acción o tarea.

El que ama no calcula, no espera una contraprestación por amar…

Cuando los padres desarrollan su paternidad o maternidad manifiestan de una manera clara esta lógica del don. Lo hacen de forma gratuita.

Cuando se genera vida en una familia, se observa realmente cómo los esposos se donan recíprocamente. “En el Cantar de los Cantares hay una profesión de amor y de donación en la reciprocidad: mi amado es mío y yo suya….Yo soy para mi amado y mi amado es para mí.” (2,16; 6,3)”. Amoris Laetitia, 12

Sigue diciendo el papa Francisco de una manera muy bella: “La pareja que ama y genera la vida es la verdadera escultura viviente”. Amoris Laetitia 11

“…los hijos no son  una propiedad de la familia, sino que tienen su propio camino de vida.”Amoris Laetitia, 18.

El hijo es un ser único e irrepetible y para ello se necesita que sus padres se hayan donado previamente.

Si verdaderamente somos conscientes de   los dones que nos da Dios, esto nos lleva a ser agradecidos por ellos y a dar a los demás lo que se nos ha dado gratuitamente. Encontrando así sentido a nuestra vida. “Hay más felicidad en dar que en recibir”. Hechos 20,35

Cuando nos donamos, huimos del individualismo y de la soledad y tendemos hacia la comunión.

Esta dinámica del don, hace que respetemos la dignidad de la persona, que confiemos más en nosotros y en los demás, que luchemos por el bien común, que seamos generosos, creativos y que entreguemos lo mejor de nosotros mismos a los demás.

La medida del amor es amar sin medida” decía San Agustín.


11 comentarios

  1. PILAR 08:46, May 12, 2016

    Que maravillosa reflexión Beatriz. Pero, por desgracia, hoy en día no abundan demasiado estos valores: el dar sin esperar nada del otro, el dar por el placer de dar. Hay que saber diferenciar entre dar e intercambiar, porque cuando damos esperando algo a cambio no estamos dando nada realmente, estamos intercambiando.
    Que gratificante es dar con cariño, con ternura, sin más … De esta manera la recompensa es mayor; como bien dices los padres dan a sus hijos todo de ellos, se donan gratuitamente y eso les colma de satisfacción. Cualquier trabajador, cobra al final del mes lo mismo, hagan lo que hagan, pero reciben mucho más cuando dan su cariño, su amabilidad, su comprensión al prójimo, porque al fin y al cabo, el dinero les permite vivir, pero la sensación de ayudar y alegrar al prójimo es lo que realmente les reporta felicidad y satisfacción (y con esto no quiero decir que el dinero no sea necesario, que lo es, sino que por sí solo no es suficiente para vivir plenamente feliz)
    El escritor libanes Gibran Jalil Gibran, dijo: “Hay quienes poseen poco y lo dan todo. Éstos son los que creen en la vida y en su generosidad. Su cofre jamás se verá vacío”.
    Dar sin pedir nada a cambio, es un regalo. ¡Decidamos ser personas predispuestas a DAR a todos los que necesitan, ya que una simple actitud puede cambiar una vida!
    “Todo el bien que hagas a tus semejantes, lo habrás hecho para Dios”

    Responder a este comentario
  2. MARIA JOSÉ MARCILLA BALAGUER 11:01, May 12, 2016

    La lógica del don es el agradecimiento. Es la lógica del amor. Vivir esta lógica en la familia es despertar cada día a la realidad del don gratuito de la vida que se nos ha dado y que damos a nuestros hijos, a nuestros padres, a los cuidadores… a dar el amor a cada uno de ellos sin esperar nada a cambio por parte del otro a quien le das ese amor. Bien dices Beatriz, donde podemos manifestar la lógica del don es en el núcleo mas íntimo del comienzo de nuestras vidas, donde se genera: en la familia

    Responder a este comentario
  3. Enrique García Castellano 13:58, May 12, 2016

    Muchas gracias, Beatriz, por tu reflexión, con la que estoy muy de acuerdo. Con esa convicción es como se desarrolla una persona y una sociedad maduras en medio de la atmósfera de positivismo relativista que invade tantos ambientes.

    Responder a este comentario
  4. reyes 14:01, May 12, 2016

    Gracias Beatriz. A mí como educadora me ayudan estas palabras tan bellas y ciertas. Y cuando hay una carencia de ese amor-donación hay que generarlo, suplirlo y crear (en la medida de nuestras posibilidades) esa cultura del dar.

    Responder a este comentario
  5. Charo 14:26, May 12, 2016

    Qué bueno Beatriz¡¡, voy a aportar algo que he leído y es que “… había una vez una persona que veía cómo un alacrán se estaba ahogando. Decidió sacar el animalito del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán le picó. Ante el dolor le soltó por lo que el animal de nuevo se estaba ahogando… entonces intentó sacarlo y otra vez lo volvió a picar. La escena se repitió varias veces: Sacarlo del agua, ser picado, y soltarlo. Alguien que miraba, le dijo: “¡Cómo es usted así! ¡ No entiende que cada vez que lo saque del agua lo va a picar?. Entonces la persona le respondió: “La naturaleza del alacrán, que es picar… no va a cambiar mi naturaleza que es ayudar a los demás”. Pues digo que satisfacción más grande esa la de estar ahí y poder ayudar, sin esperar nada, pero para qué?, si el mejor regalo lo llevamos viendo el bien que se hace, aunque a veces nos picoten que lo traslado a las, dudas, desencantos, zancadillas y desilusiones, en fin seamos superficiales y dispuestos y no echemos cuentas , bonita frase, “Es más bienaventurado dar que recibir”. Un abrazo

    Responder a este comentario
  6. Viky 19:26, May 12, 2016

    Artículo muy a propósito, Beatriz, porque este domingo, 15 de mayo, se ha establecido como el Día Internacional de la Familia por las Naciones Unidas. Acaba de publicarse un estudio que Harvard ha llevado a cabo durante 75 años, destacando la relación entre familias estables y felicidad. Estas familias estables generan multitud de beneficios para los cónyuges, para los hijos y para todo el conjunto de la sociedad. A veces lo obvio hay que decirlo porque hay voces empeñadas en silenciarlo. Los estudios demuestran que en aquellas familias que funcionan:Los cónyuges, marido y mujer, tienen:
    • mayor esperanza de vida
    • menores índices de enfermedades mentales y alcoholismo
    • menor violencia doméstica.
    Los hijos de familias estables tienen:
    • Menores índices de mortalidad infantil.
    • Menores índices de alcoholismo y drogadicción.
    • Menores índices de delincuencia a partir de la pubertad.
    • Mejores resultados académicos y menos comportamientos disruptivos en el aula.
    • Menor incidencia de enfermedades mentales.
    • Menos relaciones sexuales precoces y, por tanto, menos embarazos adolescentes o imprevistos.

    Responder a este comentario
  7. Juan 23:36, May 12, 2016

    Muy bonita tu reflexión, es muy importante saber valorar lo que tenemos y una de las mejores cosas que tenemos es la familia, en la comunidad cristiana la familia es la institución de la que creo debe partir todo, la educación que te dieron tus padres, la que trámites a tus hijos y la que heredarán tus nietos, el amor, el amor a cambio nada, la ayuda a los demás sin pedir nada a cambio y el disfrutar de hacerlo.

    Que nosotros comprendamos esto es porque alguien nos lo ha transmitido y tenemos la obligación de transmitirlo y la mejor forma de hacerlo es con la familia.

    Sin embargo la familia como institución esta muy perseguida, la sociedad nos bombardea a diario con las separaciones de los famosos, son más sensacionalistas las separaciones que los matrimonios. Parece como que el matrimonio y la familia ya no están de moda. Pero el problema principal es la comodidad, el egocentrismo y sobre todo el narcisismo al que nos quiere llevar la sociedad actual, en definitiva el pensar en uno mismo y de ahí los problemas de la rotura de familias de la separación de padres e hijos del distanciamiento de la familia de primera línea.

    La sociedad actual hace que por las circunstancias de trabajo, por los nuevos conocimientos y por la globalizacion en general, las familias se distancian físicamente, pero no es escusa pues las nuevas tecnologías nos hacen que cada vez podamos estar más cerca y la única forma de mantenerse Unidos es la comunicación y solo esto es la mayoría de las veces lo único que se necesita, escuchar y sentirte escuchado.

    La familia es el mejor apoyo que tienes en tu vida y el que más tenemos que cuidar, cuando eres padre comprendes muchas cosas que de hijo no entendían y conforme creces vas dándote cuenta de lo importante que para ti ha sido tener una familia y comprendes cual es tu misión en la vida.

    Lástima de los que deambulan por la vida sin padre, ni madre, ni perro que les ladre…

    Responder a este comentario
  8. Manuel leon 16:29, May 13, 2016

    No hay expresión más exacta del amor que una familia BUENA…y digo bien…porque una familia buena no tiene porque ser perfecta…de hecho esas imperfecciones,son las que dan la posibilidad al amor, de buscar el perdón la comprensión la misericordia la esperanza y la fe.

    Responder a este comentario
  9. LUIS 19:25, May 13, 2016

    Gracias Beatriz, soy seguidor de tu blog, aunque es la primera vez que te escribo un comentario.
    Se me ocurren sugerir dos cosas. Por una parte, nunca estaremos lo suficientemente agradecidos a nuestros padres por habernos dado el don de existir, estaremos en deuda perpetua con ellos.
    La otra aportación, es en relación con toda la movida que ha organizado “una miembra de CUP” (no quiero dar publicidad a su nombre), que apostaba por “tener hijos en común como en las tribus” diciendo que en una familia no hay sentimiento de pertenencia y que ve a la familia “ poco enriquecedora y con una lógica perversa”….
    Le diría a esta “señora” que se lea el tweet de monseñor Munilla que dice así: “Culminada la “evolución” (de la manada a la familia), ahora llega la “involución” (¿de la familia a la manada)…?”
    Esta mujer que parece que “nació de un alcornoque” y que no tiene ni idea de lo que es la FAMILIA…
    Animo y sigue escribiendo cosas tan interesantes y a ver si “esta gente” aprende algo….

    Responder a este comentario
  10. RosaCiriquián 11:29, May 15, 2016

    Querida Beatriz. muchas gracias por tu testimonio acertadísimo que siempre nos ayuda tanto.Creo que
    Nuestra vida tiene un sentido especial , pues viene de Dios y en El todo es perfección y Amor.
    Ser padres o madres es poseer un Don añadido que implica Amor completo, reflejo del Creador y que nos enriquecerá hasta el final de nuestras vidas.
    Ayudar a Dios en esa bendita tarea es ganar en generosidad, olvidarse de uno mismo y dejar el egoímo en el quicio de la puerta, es sencillamente una vocación que se pule cada día, en silencio y con naturalidad; tomando como ejemplo la Familia de Nazareth.
    A veces cuesta un poco, pero debemos recordar las palabras del místico que siguen resonando.
    “Al atardecer del día . nos examinarán de Amor”
    Rosa Ciriquián

    Responder a este comentario
  11. Juan Antonio 21:22, May 16, 2016

    El artículo refleja la experiencia positiva de una vida familiar plena. Son esos ejemplos la mayor fuerza de la familia como pieza clave en el futuro de nuestra sociedad. ¡¡¡Gracias!!!

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Síguenos