La Archidiócesis homenajea al clero en sus bodas de oro y plata

La Archidiócesis homenajea al clero en sus bodas de oro y plata

Los sacerdotes y diáconos de la Archidiócesis de Sevilla han acudido puntuales a su cita anual en torno a San Juan de Ávila, patrón del clero secular. La festividad fue el pasado día 10, pero la celebración en Sevilla se ha trasladado a hoy, jueves 16 de mayo. Se han congregado en la Parroquia del Sagrario a las once y media de la mañana, momento en el que ha comenzado la ponencia dictada el vicario general, Teodoro León, sobre un personaje clave en la vida del maestro Ávila: el venerable Contreras.

Posteriormente se ha celebrado la Eucaristía presidida monseñor Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla. Al término de la misma se ha rendido un merecido homenaje a los sacerdotes y diáconos permanentes que este año cumplen 25 y 50 años de ministerio. Este año se da la circunstancia de que el Arzobispo se encuentra en la nómina de los que recibirán el homenaje de la Archidiócesis por sus bodas de oro. Don Juan José fue ordenado presbítero el 21 de septiembre de 1969 en su localidad natal, Sigüenza (Guadalajara).

Además del Arzobispo, Eusebio López, José Polo, Enrique Priego, José María Melendo, Mamerto López, Pedro Fermín Rincón, fray Rafael del Pozo OFM Cap., Esteban Ramírez SSCC. y fray Rafael Carlos San José OMD, celebran este año bodas de oro sacerdotales.

Por su parte, conmemoran bodas de plata Miguel Ángel Sánchez, Francisco Lagares, Antonio José Barbero, Juan José Andrés, Antonio María Godoy, José Antonio Plata, Antero Pascual, Manuel Sánchez, Juan Jesús García, Jesús Súnico de la Prelatura del Opus Dei, y Francisco José Farreny.

Además, ha habido un recuerdo para los diáconos permanentes Rafael Andino, Alfonso Escalante, Manuel Fernández y Manuel Ruiz, que fueron ordenados hace 25 años.

Al finalizar este homenaje el Arzobispo ha mostrado su gratitud a Dios “quien por medio de su espíritu nos da siempre el querer y el obrar” y quien concede el “don inmerecido” de la vocación es un don inmerecido. Además, monseñor Asenjo citó al papa Benedicto XVI, quien insistía que la vocación sacerdotal “no puede considerarse un derecho, sino un don al que se es llamado y elegido”. A continuación, don Juan José ha hecho un breve recorrido por su vocación, desde sus once años (“cuando ya tenía claro que quería ser sacerdote”), hasta la celebración de éstas, sus bodas de oro. Al respecto, ha recordado cómo su generación no ha vivido una formación y un sacerdocio fácil: “nos tocó el mayo francés, la crisis del posconcilio…”. En esta línea, ha agradecido el testimonio de sus padres “que fueron capaces de crear un ambiente cristiano donde fue posible que germinara el don de la vocación”. Así como a su Obispo y sus formadores. E invitó a los sacerdotes a tener “un piadoso recuerdo y una oración por ellos”.

Por último, poniendo como ejemplo a San Juan de Ávila, ha insistido a sus hermanos presbíteros, en que “Cristo debe habitar en el corazón del sacerdote. Él es el supremo valor de nuestra vida y el Sagrario debe ser nuestro hogar donde crezcamos en amor a Dios y a nuestros hermanos”.

Para terminar la celebración, el clero diocesano ha venerado una reliquia de su patrón, san Juan de Ávila.

Galería fotográfica


Calendario de Eventos

« mayo 2019 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos