Author image

Fallece el sacerdote Antonio Hiraldo

“Considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús”. En los Hechos de los Apóstoles encontramos esta cita que bien podría resumir la hoja de servicios de un buen sacerdote, que entregó su vida a la Iglesia que amaba, de la que se sentía hijo y a la que sirvió sin descanso en condiciones no siempre fáciles. El sacerdote Antonio Hiraldo Velasco ha fallecido en Sevilla a los 85 años de edad, y con él perdemos a una de las personalidades más sobresalientes de la historia reciente de la Iglesia Diocesana.

Nació en Morón de la Frontera (Sevilla) el 14 de marzo de 1938, y la fecha de su ordenación, el 18 de junio de 1961, es la del comienzo de un ministerio entregado al pueblo fiel que se le encomendó en cada momento, desde la esfera parroquial hasta responsabilidades al más alto nivel. Dan fe de lo primero en las parroquias de San Juan Bautista, de Villanueva de San Juan, y San Román y Santa Catalina, en la capital.

Cursó estudios de Teología y Ciencias de la Educación en Roma, durante unos años (de 1965 a 1969) en los que fue testigo de cómo la Santa Sede promovía el modelo de Iglesia que emanó del Concilio Vaticano II. A su regreso a Sevilla, el cardenal Bueno Monreal le encomendó la coordinación del Sínodo Hispalense de 1973, del que fue secretario. Esta fue la primera de muchas tareas que llevó a cabo Antonio Hiraldo en la Archidiócesis, dando muestras de una gran capacidad de trabajo, y aunando en torno a sí a un valioso equipo humano.

Compatibilizó estos servicios con su faceta formativa, desde el Centro de Estudios Teológicos a la Escuela estatal de Magisterio. Fue director del Secretariado de Coordinación Pastoral, vicario episcopal de Enseñanza y Catequesis y presidente del patronato de la Escuela de Magisterio Cardenal Spínola.

Su capacidad de gestión sobrepasaba la esfera diocesana. Por eso, siempre fue una persona de referencia en los ámbitos regional y nacional, lo que le llevó a ser secretario de la Asamblea de Obispos del Sur de España entre 1983 y 2017, delegado episcopal para la primera visita del papa Juan Pablo II a Sevilla (1982) o director del Pabellón de la Santa Sede en la Exposición Universal de 1992. Todo ello le hizo merecedor del título de Prelado de Honor de Su Santidad, que le entregó el nuncio en España, mons. Mario Tagliaferri.

Miembro del Cabildo Catedral desde 1994, sus problemas en la vista le apartaron de la primera línea de la gestión en la Iglesia sevillana. En una última etapa de siete años, fue director espiritual del Seminario Metropolitano. Es también autor de varios libros, entre ellos ‘Discípulos y pastores’ (Edibesa, 2017).

Las exequias se celebrarán el jueves, 30 de marzo, a las diez de la mañana en la Catedral de Sevilla. Descanse en paz.


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

CARTA DOMINICAL

En la solemnidad de san Pedro y san Pablo

21 junio 2024

Calendario de Eventos

« junio 2024 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Junio 2024