Author image

Domingo III del Tiempo Ordinario

(Evangelio según San Lucas 1,1-4.4,14-21)


Muchos han tratado de relatar ordenadamente los acontecimientos que se cumplieron entre nosotros.

 

Tal como nos fueron transmitidos por aquellos que han sido desde el comienzo testigos oculares y servidores de la Palabra.

 

Por eso, después de informarme cuidadosamente de todo desde los orígenes, yo también he decidido escribir para ti, excelentísimo Teófilo, un relato ordenado, a fin de que conozcas bien la solidez de las enseñanzas que has recibido.


Jesús volvió a Galilea con del poder el Espíritu y su fama se extendió en toda la región.


Enseñaba en las sinagogas y todos lo alababan.


Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura.


Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:


El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. El me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor.


Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él.


Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír".

 

Comentario de Miguel Ángel Garzón.

 

 

Hoy las lecturas dominicales ponen la Sagrada Escritura en el centro, para subrayar lo que proclama el salmo: la palabra de Dios es espíritu y vida, su ley es perfecta, descanso del alma, alegría del corazón, luz de los ojos.


El pasaje de Nehemías presenta a todo el pueblo de Israel después del exilio congregado en asamblea en torno al libro de la Ley (Torah) que acapara el protagonismo: se lee y se explica públicamente mientras la luz del día va llegando a su máximo esplendor (“mediodía”). El pueblo, que escucha con atención y máxima reverencia, se siente compungido pues reconoce su infidelidad a la Alianza.

Pero sus dirigentes les hacen ver que ahora no es tiempo de mirar al pasado sino que ese “hoy” se convierte en día de alegría y fiesta para el Señor, el Dios fiel, donde reside su fortaleza.


El evangelio comienza con el prólogo del libro, donde Lucas refleja la razón para componer su evangelio: que Teófilo reconozca la solidez de la enseñanza recibida. En su nombre (Teó-filo) todo lector es interpelado: ser amigo de Dios.


 El evangelio continúa con el pasaje programático que inicia la vida pública de Jesús, y que también tiene como centro a la Escritura. La cuidada dramatización quiere resaltar su lectura y explicación. Jesús entra en la sinagoga de Nazaret, se pone en pie, recibe el rollo, lo desenrolla y lee el pasaje del profeta Isaías que refiere la misión del ungido del Señor enviado a llevar la buena noticia a los pobres. Después de dejar el libro y sentarse, el centro de atención pasa del texto a Jesús a quien se dirigen todas las miradas. Según la liturgia sinagogal es momento del comentario, Jesús sorprende: “hoy” ha llegado el cumplimiento del pasaje profético.


La ley y los profetas (antigua alianza) se han cumplido en Jesucristo, Palabra viva del Padre que inaugura el “hoy” de la salvación, el hoy perenne de la Nueva Alianza. La Iglesia, convocada y unida por el espíritu en un solo cuerpo (2ª lectura), sigue escuchando y alimentándose de Cristo, cuya Palabra ha de ser el centro en la vida carismática de la comunidad. Unida a Cristo Cabeza, “hoy” proclama su Buena Noticia, con especial predilección por los miembros más pobres y desfavorecidos.


Article   0 Comments

Calendario de Eventos

« junio 2024 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Junio 2024