Dios se encarna en los hogares de Villa Teresita

Dios se encarna en los hogares de Villa Teresita

La comunidad Auxiliares del Buen Pastor – Villa Teresita, fue fundada en 1942. Se describen como misioneras de amor y esperanza, llamadas por Jesús para ayudarle en el cuidado de sus pequeños y ser una luz en la noche, liberación en la esclavitud, una mano amiga en medio de la exclusión y la pobreza, la prostitución y la trata de seres humanos. Concepción Jiménez, hermana de la comunidad, con presencia en Sevilla y Valencia, nos acerca al corazón de la fraternidad de hermanas.

“Nuestro hábito es el amor y la misericordia”. Esa es la primera frase que se lee en la web de Villa Teresita. ¿Cómo podríais presentarnos la comunidad?

Somos una pequeñita luz en esa realidad oscura de nuestro mundo, compartimos con ellas la vida (casa, mesa y amistad).  Decimos que nuestro hábito es el amor y la misericordia, porque no es una ropa lo que nos identifica, sino el amor a “las chicas”, a los más pobres. Nuestro objetivo es que puedan experimentar que Villa Teresita es su casa, en la que no son juzgadas, sino queridas y acogidas como hijas amadas de Dios, que las quiere y las mira con infinita misericordia.

¿Contemplativas en la vida?

Dios se hace especialmente presente en los pequeños, en los que sufren y nosotras somos testigos privilegiadas de Su Presencia; cada encuentro, cada comida compartida, cada pequeño logro, cada lágrima derramada…tantos signos cotidianos del ‘Dios con nosotros’. Nuestra vida se sostiene en la oración, es en ella dónde bebemos de la fuente de la Vida, la que nos da la fuerza para cada día, en la que ponemos en manos del Seños a cada joven, a cada persona que acompañamos, sabiendo que sólo Él salva, sana, libera.

 

Testigos de la muerte y la resurrección

Nuestra vida es una continua dinámica pascual, vemos el mal y las consecuencias de “muerte” que tiene en la vida de las mujeres, pero también somos testigos de vida, de resurrección, de cómo el Señor saca vida de la muerte. Encontramos al Señor presente en los sufrimientos y en las alegrías compartidas con las mujeres y eso es un regalo. Esto supone que cuidamos mucho los tiempos de oración y de intimidad con el Señor, y compartir en comunidad los signos de Su Presencia, la relectura de la vida a la luz del Espíritu.

¿En qué se concreta “la liberación en la esclavitud” que tiene Villa Teresita como misión?

El mundo de la exclusión, la prostitución y la trata, atan, amarran a unas dinámicas de mal que dañan profundamente a las personas. Por eso la nuestra es una misión de amor, porque solo el Amor salva. Como Jesús Buen Samaritano, somos enviadas a las “cunetas” de nuestra sociedad para aliviar con el aceite del amor y de la esperanza. Nos acercamos a las mujeres en contextos de prostitución (calle y pisos) y de forma sencilla, un café, un rato de charla, una revisión médica, una gestión de documentación,… o cualquier otro modo que nos sirva para establecer con ella una relación de amistad, de cariño que  posibilite recordarle quién es, su valor y hacer camino con ella. El objetivo es que recupere su vida, que se libere de esas ataduras “de muerte”, pero eso a veces tarda años, así que en el entretanto le vamos acompañando, intentando que esté lo mejor posible y sobretodo, que sepa que no está sola, que a través nuestro pueda experimentar el Amor y la ternura de Dios.

¿Una comunidad para compartir vida?

En la comunidad compartimos la vida con un grupito pequeño de mujeres, solas o con sus hijos. Nuestra casa, es un hogar en el que rehacer la vida: el cariño compartido, los aprendizajes cotidianos, la formación, descubrir un modo nuevo de relacionarse, celebrar cada pequeño paso, saberse perdonada y descubrir cómo el Amor de Dios se derrama en su vida de mil maneras, libera y sana, posibilitando que se pongan en pie, que sean mujeres nuevas, con nuevas oportunidades. Isabel Garbayo, nuestra fundadora, decía que “cada chica que llega a nuestra casa es un tesoro” y eso es lo que ellas van descubriendo, el tesoro que son, los dones que tienen, la vida que a través de cada una se abre paso.

Sobre el contexto de exclusión y la pobreza, la prostitución y la trata de seres humanos. ¿Cuál ha sido su experiencia?

Hablar de ese contexto es entrar en un mundo oscuro, de mal, de dolor, podríamos decir que son “los infiernos” de nuestro mundo.  Pero al mismo tiempo, cuando te introduces ahí, conoces a las personas, descubres cómo la frase “descendió a los infiernos” que decimos de Jesucristo en el Credo, es real. Paradójicamente el Señor se hace presente también ahí. “Dios nunca abandona a los suyos” nos dicen muchas veces las jóvenes; ellas sienten cómo el Señor les da la fuerza para seguir adelante. Vemos cómo esa imagen inalienable de Dios en cada persona se mantiene, aún en situaciones de mucho deterioro, te sorprenden con una atención, un gesto de cariño, pequeñas cosas con las que ves que Él sigue presente en cada persona y hace posible que de ahí se salga, que la Vida triunfe.

Las navidades, como bien sabemos, son momentos propicios para compartir en familia, pero quizá, estas mujeres rescatadas de estos contextos lo tengan un poco difícil. ¿Qué proponen para vivir la Navidad desde el corazón de Villa Teresita?

La Navidad suele ser un tiempo difícil para las jóvenes que están lejos de sus familias, de sus lugares de origen; es un tiempo de nostalgia, recuerdos y deseos. En Nochebuena, antes de la cena, siempre hacemos un rato de oración juntas en la capilla y puedo asegurar que en muchas ocasiones el Señor “ha venido a nuestra casa” en ése momento. Cómo ejemplo contaré un día que las jóvenes de casa estaban fatales, dos se habían peleado unos días antes, estaban sin hablarse, y a pesar de todos los intentos de resolver el conflicto por nuestra parte, seguían casi sin mirarse; terminamos la oración todas abrazadas, tras haberse pedido perdón y reconocido que se querían y sentían mucho haber estado así, el Amor acampó entre nosotras aquella noche.

Tiempo de acogida y gratitud

Es verdad. Nosotras cuidamos muchos detalles pequeños que ayudan, como con nuestras propias familias; decorar juntas con los adornos navideños, comidas de fiesta en familia; en los días especiales la mesa se amplía y vienen las jóvenes que ya viven de forma autónoma, pero que son de casa, cantamos, bailamos, les hacemos regalos y, sobre todo, agradecemos juntas. Con las mujeres que conocemos de la calle siempre tenemos un detalle especial de Navidad, una visita, un regalito personalizado, pequeños modos de decirles que son queridas. El año pasado una joven de la calle nos decía que era la primera vez en su vida que le hacían un regalo a ella, ¡para ella! También solemos hacer Reyes solidarios, con los hijos de las mujeres, que sino muchos no tendrían la posibilidad de tenerlos.

Teresita del Niño Jesús ofrece una extraordinaria orientación acerca de esta infancia espiritual que nos propone el Adviento y la Navidad.

¡Así es! “Porque yo era débil y pequeña, se abajaba (Jesús) hasta mí y me instruía en secreto en las cosas de su amor” (Manuscrito A, 49), nos dice Sta Teresita. De ella aprendemos a vivir abandonadas en las manos del Padre, a ser cómo niñas que todo lo esperan de Dios, confiadas en su Amor Misericordioso.  En Navidad celebramos cómo Jesús se abaja a nosotros, viene en la noche, a “los pesebres” de nuestro mundo, para poner ahí Su luz, Su Amor. Así comienza el Evangelio, la Buena Noticia es que el Señor viene, se hace pequeño y esa es una gran alegría.

En definitiva, una familia que crece

El Señor nos bendice con una familia grande; voluntarios y un pequeño equipo de profesionales con una pertenencia muy fuerte y muchas mujeres que han rehecho su vida y siguen siendo de casa.   Si hay personas que quieran colaborar, son muchas las posibilidades de hacerlo y es tan sencillo como que se pongan en contacto con la comunidad y según su disponibilidad, dones, y necesidades del momento, ver en qué pueden aportar.

 


CARTA DOMINICAL

A los 40 años de mi ordenación sacerdotal 

15 julio 2024

Calendario de Eventos

« julio 2024 » loading...
L M X J V S D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Julio 2024