Author image

Perú, solidaridad y oración

32470762375_0dece7effd_bEl hermano marista Jaume Andrés Bacardit, vive desde hace 6 años en Perú, lleva tres años en una misión en la Selva Tropical, donde defiende los derechos de todos los niños a una educación digna y de calidad.

Desde Perú cuenta la situación que están sufriendo a causa de las lluvias torrenciales, avalanchas y desbordes de ríos que han provocado multitud de desastres naturales y pérdida de vidas.

“En mi caso, mi comunidad no ha sido dañada por las inundaciones, pues vivimos en un ‘Departamento’ de la selva amazónica peruana (Departamento de ‘Madre de Dios’), y en la selva ya estamos acostumbrados a lluvias muy intensas.

Pero, mirando el conjunto del país, la situación se gravísima. Medio Perú está en estado de emergencia por las cuantiosas lluvias que se han dado en la costa, especialmente la costa Norte, donde prácticamente nunca llueve, por lo que muchas calles y barrios enteros no tienen ni siquiera ‘tragaderas’ que viertan las aguas de las calles en las alcantarillas. Se puede pensar cómo es posible esto, ¿cómo se puede construir un barrio sin desagües? Pero hay que saber que muchos barrios se han generado de la libre ocupación invasiva de la gente, especialmente durante la época del terrorismo de ‘Sendero Luminoso’, cuando huían pueblos enteros amenazados, y las autoridades y fuerzas de orden estaban ocupadas con desórdenes más graves que la pacífica ocupación de tierras por los campesinos, que clavaban cuatro palos y esteras sobre tierras totalmente baldías y arenosas costeras, que eran puro desierto. Ahora es muy triste ver tantas y tantas imágenes de diferentes lugares donde la gente va por la calle con agua hasta la cintura y más. Miles y miles de casas anegadas aparte de las destruidas totalmente y las que se han llevado los ‘huaicos’ o avenidas torrentosas de agua que arrasan con todo lo que encuentran al paso. Y ya van más de 90 muertos. Las escuelas de medio país están cerradas, los sistemas de protección civil, a pesar de la movilización general del Gobierno y del ejército, no dan abasto. Cáritas y algunas empresas privadas están haciendo muy buen trabajo. En todas las parroquias del país se han hecho colectas para ayudar a los damnificados. También ha llegado ayuda internacional de todos los países vecinos, de China y del Vaticano.

Las riadas se han llevado puentes y se han cortado carreteras. Apenas hay transporte público. Allí donde pueden circular taxis o mototaxis los precios se han duplicado (en Perú el precio de cada carrera se debe negociar con el taxista). El abastecimiento de las ciudades, especialmente Lima (9 millones de habitantes), se ha complicado; en Lima y otras ciudades el agua está racionada, sólo la dan unas horas al día, y la escalada de precios ha sido espectacular. Supongo que en esto también pueden pesar los acaparadores que, jugando a la escasez, hacen su negocio. Allí donde las tierras están inundadas se han multiplicado los mosquitos y están aumentando los problemas de salud.

Los meteorólogos dicen que esto todavía no se ha acabado… Y si pensamos que la ‘mayor parte’ (sí, sí, una mayoría abrumadora) de la gente de aquí no tiene ningún seguro ni ningún ahorro (viven verdaderamente ‘al día’), todo ello ha contribuido que sea un hecho terrible que les ha dejado sin nada de nada. Pero, viendo los afectados, me admira su resignación, es una población acostumbrada vivir con mínimos y a sufrir la escasez. Y como su trabajo nunca dependerá de un contrato… algunos saldrán adelante vendiendo por la calle, toda la familia desde mañana mismo, cubos de limonada casera…

Pero de todo esto, en la selva nada, salvo alguna subida de precios de ciertos artículos. Aquí se está acostumbrado a las lluvias más tormentosas y ni siquiera he oído que los habitantes de selva adentro hayan tenido más problemas de los habituales para cruzar ríos y torrentes para desplazarse: los ‘botas’ y los ‘jeeps’ funcionaban como siempre.

La solidaridad está funcionando, pero los problemas son siempre más grandes. Y sólo la reconstrucción de lo devastado se llevará la mayor parte de las inversiones públicas de los próximos años… Contamos con vuestra oración y vuestra solidaridad”.

OMPRESSPERU


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

SOS-SAN-Bartolome-444X115

misiones-populares

visita-pastoral

paro

donoamiiglesia

nuestra-iglesia-en-sevilla 116

bic

directorio-diocesano

meapuntoareligion2017

Red oracion vocaciones

Síguenos

banner ISCR preinscripcion 2017-18 final prueba

cursos prema

banner Apostolado Oracion 3