Vuelve la iniciativa en redes sociales #YoPongoElBelén

Vuelve la iniciativa en redes sociales #YoPongoElBelén

El papa Francisco en su carta apostólica Admirabile Signum, escrita el año 2019, señalaba el significado y el valor del Belén navideño. En el texto explicaba que “el belén forma parte del dulce y exigente proceso de transmisión de la fe”, por ello, apostaba por revitalizar esta tradición tanto en el ámbito familiar como en espacios públicos, porque “no es importante cómo se prepara el pesebre; lo que cuenta es que este hable a nuestra vida”, reflexionaba Francisco.

Por ello, un año más, la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación anima a participar en la Campaña en redes sociales #YoPongoElBelén, una iniciativa que surgió en la Diócesis de Ávila durante el Adviento de 2015 y que la Iglesia en Sevilla ha mantenido durante todos estos años.

Una catequesis para toda la familia

Poner el belén debería ser una tradición familiar en todos los hogares. No en vano, en muchas casas se destina un lugar especial y privilegiado para colocarlo, provocando la admiración de amigos y familiares cuando los visitan. Además, no son pocos los que cada Navidad añaden personajes o decoración nueva, mejoran o amplían su Belén.

No importa realmente el tamaño (hay Nacimientos que caben en una nuez), el material de las figuras (madera, cerámica, fieltro, plastilina…) o si incluimos un impactante juego de luces que sorprenda a los más pequeños, lo realmente importante es que, como apunta el Santo Padre, el Belén lleve a los cristianos a sentirse insertos e “implicados en la historia de la Salvación, contemporáneos del acontecimiento que se hace vivo y actual en los más diversos contextos históricos y culturales”.

Por eso, poner el Belén en familia supone una oportunidad para explicar el misterio del Nacimiento de Dios y ofrecer un significado a cada uno de los personajes que acompañan al niño Jesús: la Virgen María, San José, el sentido del pesebre, los Reyes Magos, el cielo estrellado, los pastores, los mendigos y, “esas otras figuras al Belén” que no aparecen en los relatos evangélicos como la lavandera, el herrero, el panadero, representan “la santidad cotidiana, la alegría de hacer de manera extraordinaria las cosas de todos los días, cuando Jesús comparte con nosotros su vida divina”, señala el Papa en Admirabile Signum.

Finalmente, cada Navidad desde la Archidiócesis hispalense se invita no solo a montar el Belén en familia, sino a bendecirlo con una sencilla oración que añadimos más abajo. De este modo, formamos parte de un legado religioso y cultural que ha cumplido casi ocho siglos, desde que la iniciara San Francisco de Asís.

Cómo participar

Solo es necesario compartir en redes sociales las fotografías tanto de los belenes familiares montados en casa, como de aquellos que puedan verse en centro educativos, hermandades, asociaciones, parroquias o cualquier otra entidad eclesial, usando el hashtag o etiqueta #YoPongoElBelén y mencionando a @Archisevilla1 en X, @ArchidiocesisdeSevilla en Facebook o @Archisevilla en Instagram.

También pueden enviar sus imágenes a través del correo electrónico iglesiaensevilla@archisevilla.org, y se publicará una galería fotográfica en la web diocesana.

Así, las redes sociales se llenarán de Nacimientos que harán presente también en el continente digital el gran misterio que estamos próximos a vivir: el nacimiento de Dios hecho carne.

Rito de bendición del Belén navideño

Reunida la familia, el padre o la madre dice:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

R/ Amén.

Alabemos y demos gracias al Señor, que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo.

R/.   Bendito seas por siempre, Señor.

Luego el que dirige la celebración dispondrá a los presentes para la bendición con estas palabras:

Durante estos días contemplaremos asiduamente en nuestro hogar este pesebre y meditaremos el gran amor del Hijo de Dios, que ha querido habitar con nosotros. Pidamos, pues, a Dios que el pesebre colocado en nuestro hogar avive en nosotros la fe cristiana y nos ayude a celebrar más intensamente estas fiestas de Navidad.

Uno de los miembros de la familia lee Lc 2, 4-7a.

Después de la lectura, puede cantarse un canto adecuado. Por ejemplo, un villancico.

El padre o la madre dice:

En este momento en que nos hemos reunido toda la familia para iniciar las fiestas de Navidad, dirijamos nuestra oración a Cristo, Hijo de Dios vivo, que quiso ser también hijo de una familia humana; digámosle:

R/.   Por tu Nacimiento, Señor, protege a esta familia.

A continuación, toda la familia puede realizar las peticiones en voz alta.

Finalmente, se reza la oración de bendición

Señor Dios, Padre nuestro, que tanto amaste al mundo que nos entregaste a tu Hijo único nacido de María la Virgen, dígnate bendecir este nacimiento y a la comunidad cristiana que está aquí presente, para que las imágenes de este belén ayuden a profundizar en la fe a los adultos y a los niños. Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo amado, que vive y reina por los siglos de los siglos.

R/.   Amén.

El padre o la madre concluye el rito santiguándose y diciendo:

Dios, Padre todopoderoso, que en el nacimiento de su Hijo nos ha manifestado su misericordia, nos bendiga y nos guarde en su amor.

R/.   Amén.


CARTA DOMINICAL

Nuevo Templo, nueva Alianza (03/03/2024)

01 marzo 2024

Calendario de Eventos

« marzo 2024 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Marzo 2024