Author image

MIRADAS EN LA SEMANA SANTA

No es vana presunción esto que te cuento, de verdad. Hago estación de penitencia en el sitio más anónimo de la cofradía, tanto o más que si volviera a vestir el hábito nazareno que cambié hace algunos años por la vestidura talar propia de mi condición sacerdotal. Sí, voy en la presidencia del paso de palio. ¿Lugar para saludar, para que te vean? Nada más lejos de la realidad. Voy tan cerca de la Madre de Dios que paso completamente desapercibido, porque cuando va llegando Ella, todas las miradas van a su dulce rostro que resplandece de Esperanza en el dolor.

 

¿Qué hay en esas miradas? Cuántas veces me lo he preguntado. Cuando pasa el Señor, o la Virgen, sea con música y andares costaleros que provocan aplausos, sea con el silencio puro o música de capilla, ¿qué miran, qué buscan? ¿Rezan, contemplan una obra de arte, vuelven a la niñez?

 

Yo creo firmemente en el valor teologal de esas miradas, aunque provengan de corazones que se dicen a sí mismos agnósticos o adversarios de lo clerical, que quizás no de lo religioso. Hay un acto de fe, mayor o menor, que hace que cada día de la Semana Santa, en esas miradas, se cumpla la Sagrada Escritura: “Mirarán al que traspasaron” (Jn 19, 37), refiriéndose a Jesucristo, el Cordero de Dios sacrificado en el altar de la Cruz. Versículo que podemos aplicar al corazón traspasado de la Stma. Virgen María (Lc 2, 35). Yo creo que esas miradas buscan a Dios. Por eso también creo en las hermandades como medio de evangelización, porque provocan miradas que buscan, que preguntan o incluso reprochan. Pero que, a fin de cuentas, hablan y dialogan con el Señor y con la Virgen. Es el inicio de la fe.

 

Ahora bien, esto redobla la responsabilidad de los cofrades. Si no damos credibilidad a lo que hacemos, con valores cristianos de amor y servicio, o si no sabemos dar razones de nuestra esperanza a quien nos las pida, al que se acerque más a la fe a través de una búsqueda que comenzó con una mirada, iremos desaprovechando esa luz inicial que el Espíritu Santo pone en almas que dudan o no creen. O peor aún: si nosotros  mismos perdemos esa misma mirada, cuando no vivamos los sacramentos, especialmente de la Eucaristía y la Penitencia.

 

Pidamos al Señor que nos ayude a cuidar esas miradas en la Semana Santa.

 

Marcelino Manzano.

@Marce_Manzano

 

Publicado en El Correo de Andalucía.

Foto: elcorreoweb.es.


Article   0 Comments

Calendario de Eventos

« octubre 2020 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
Ver más

Blogs

Síguenos