“Los mártires son testigos de la fe, que mueren ofreciendo sus vidas por Jesús”

“Los mártires son testigos de la fe, que mueren ofreciendo sus vidas por Jesús”

El Papa ha reconocido en un decreto el martirio de veinte sevillanos. Sacerdotes, seminaristas y laicos que dieron la vida por razón de su fe en las primeras semanas del episodio más trágico de nuestra historia reciente: la Guerra Civil. El profesor de Historia de la Universidad de Sevilla, José Leonardo Ruiz Sánchez ha sido el encargado de redactar la positio de los mártires. Conoce, por tanto, muy bien las vidas de unas personas que se encontraron, sin preverlo, ante la tesitura de proclamar, abierta y libremente su fe, con la radicalidad de los primeros cristianos.

Su conocimiento del tema viene además porque ha desempeñado un papel importante en la fase diocesana de esta causa ¿no es así?

En la fase diocesana lo que se hizo fue reunir toda la información sobre, en total, veintiún siervos de Dios. Luego, a partir del 27 de noviembre de 2016, en la fase romana, ha habido que redactar la positio. Cuando fue sometida a la comisión de historiadores de la Santa Sede, ha habido que responder a las preguntas y observaciones que han hecho. Y luego los teólogos, porque la última carta se escribió hace veinte días, como quien dice.

¿Cuál es el nexo común de estas veinte personas, de estos veinte mártires?

Son testigos de la fe, que mueren ofreciendo sus vidas por Jesús, y aceptando la muerte, como ha dicho el señor arzobispo, mons. Saiz Meneses, sin ningún tipo de problema, de duda. Se mantienen firmes en la fe hasta el último momento.

¿Qué perfil haría de estos veinte mártires?

Son gente como nosotros, gente que reúne a todas las clases sociales. Hay hijos de jornaleros, de carpinteros, hay empresarios, hay hombres y mujeres, representan a todo el pueblo de Dios, hay sacerdotes, seminaristas, laicos, laicas… Es un nutrido grupo, muy representativo de la realidad eclesial sevillana, española y universal, en definitiva.

Y procedentes de toda la diócesis

Sí, y no sólo de Sevilla. Los hay de Huelva, muchos nacieron en Alájar, en la sierra de Huelva; algunos nacieron en Ubrique o en Huétor Tajar, en Granada… Pero todos pasaron o hicieron sus vidas aquí, en la Archidiócesis de Sevilla.

¿De esta lista de mártires hay algún caso que le haya llamado la atención por algún motivo o circunstancia?

No hay uno, hay varios. Yo recordaría particularmente el caso del Saucejo. El hermano del sacerdote, al que no le persiguen, pero no abandona a su hermano, que sí era perseguido, y cuando lo llevan al martirio él le acompaña y le fusilan también porque no quiere abandonar a quien está sufriendo en ese momento. O el caso de Utrera -podríamos estar aquí varios días-, con aquel sacerdote que sabe que van a fusilar a todos los que están metidos en la galera, en el edificio municipal, y cuando abren la puerta con los rifles se pone la sotana -estamos hablando del día de Santa Ana en Utrera- y se coloca delante para ser el primero en morir, tratando de defender y anteponerse a los demás.

¿Eran perfectos conocedores del futuro que les deparaba?

Sin lugar a dudas. Cuando leemos la memoria en la cárcel de Cazalla, cómo es su vida, de qué hablaban… Tenían perfectamente asumido que de ahí solamente se continuaba con la entrega de sus vidas a Dios.

¿Qué decimos a quienes consideren que la Iglesia reabre heridas con estas causas?

La Iglesia no reabre heridas. Sencillamente, y como otra cualquier opción ideológica -esto es una cuestión doctrinal-, lo que hace es poner sobre el candelero, ante la sociedad española, a personas que son ejemplo. Lo que para unos son héroes, para nosotros son beatos y santos. No debe haber ningún tipo de problema.

¿Son estos los únicos sevillanos con causas abiertas por el martirio en aquellos meses tan trágicos de nuestra historia?

La documentación ocupa cuarenta volúmenes, lo que se conoce como copia pública. Ahí entendimos que lo que podíamos hacer por el momento era reunir la información de estos veinte, después de analizar más de seiscientos casos. Hoy por hoy solamente tenemos estos veinte casos. Si hubiera más adelante más información habría que replantear el tema.

Mons. Saiz: “El martirio es la prueba del amor más grande”

El arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saiz, se ha referido a la próxima beatificación de los veinte mártires sevillanos del siglo XX, de quienes ha subrayado cómo afrontaron la muerte y el sufrimiento “con serenidad y coraje”. Ha afirmado que el martirio es “la prueba del amor más grande, del seguimiento al Señor en totalidad, aceptando morir en una prueba suprema de fe y de amor”. Preguntado por el origen de la fuerza del mártir, el arzobispo ha subrayado que “nace de la profunda unión con Cristo, porque no es el resultado de un esfuerzo humano, sino la respuesta a la gracia de Dios, que capacita para ofrecer la propia vida por amor a Cristo y a la Iglesia”.

En esta línea, monseñor Saiz ha destacado que “el poder de Dios se manifiesta en la debilidad, en la pequeñez, de quien se confía a Él y sólo en Él pone la esperanza. El mártir -ha añadido- es una persona libre que, en un supremo acto de fe, de esperanza y amor, se abandona en las manos de Dios y asocia su vida al sacrificio de Cristo en la cruz”.


Calendario de Eventos

« abril 2024 » loading...
L M X J V S D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Abril 2024