LEMA Y ESCUDO MONSEÑOR VALDIVIA

El lema episcopal de monseñor Ramón Valdivia es Veritas liberabit vos, ‘La verdad os hará libres’ (Jn 8, 32).

“La verdad no es nada banal, ni abstracta, ni una pretensión para dominar a nadie. La Verdad es Cristo, quien se propone a sí mismo con este nombre. La verdad es una cálida llamada a la conversión frente a la mentira que arruina la vida, envileciéndola con la violencia y el desprecio”, destaca Valdivia.

Escudo episcopal

Bajo el capelo de color verde está el signo de la crus de Cristo que atraviesa el escudo episcopal “con el que trado de expresar mi persona”.

El escudo episcopal tiene tres sectores: En la parte superior aparece el Cordero místico. La parte inferior tiene dos secciones, en una se representa una jarra con azucenas doradas y otra una concha con una perla.

“Lo que quiero expresar con el Cordero místico es el centro de mi fe. El Cordero anunciado por Juan Bautista, el verdadero Hijo de Dios, entregado como expiación para la salvación del mundo”. Es la imagen de Jesús, sencillo y manso, herido hasta su muerte por el pecado del mundo, pero resucitado y poderoso, vencedor hasta quitar el pecado del mundo. Así, el Cordero místico (Ap 5, 6) representa el poder de la humildad y de la pequeñez, lo que cautivó mi corazón, dotándome de esperanza y la alegría hasta en las contradicciones de la vida.  Tras el Cordero hay un fondo de color rojo, signo de los apóstoles y mártires, que dieron su vida reproduciendo la imagen fiel del amor de Cristo. Está en la parte de arriba porque, “aunque ya fui alcanzado por Él, aspiro llegar a Él en plenitud, deseando ser contado entre sus ovejas (Mt 25, 13)”.

En la parte inferior aparece una jarra con azucenas en un fondo azul. “No podría entender mi vocación y mi disponibilidad a la Iglesia sin la Madre del Señor, sin María”, destaca. En cualquier representación iconográfica de la Anunciación donde la Virgen pronuncia su fiat, se representa también esa jarra de azucenas. Un sí purificado como el oro en el crisol de la Pasión de Cristo, por eso, las azucenas tienen el color dorado. Además, la jarra con las azucenas forma parte del escudo del Cabildo Catedral de Sevilla que tiene como titular a la Virgen de la Sede, y también recuerda a las jarras de azucenas que coronan la fachada de la Universidad de Sevilla, “que tanto significó en mi juventud a través del SARUS”. A través de esa jarra, se representa a María, la mujer que acogió la “sabiduría que viene de arriba, que es pura, amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera” (Sant 3, 17)”.

El otro sector representa el interior de la concha y una perla. La concha es el signo del peregrino, como Santiago, el apóstol de España, y como san Roque, titular de la última parroquia donde fue párroco. “El camino de Santiago fue una experiencia fundamental en mi historia, allí me encontré con el Señor. También es la concha del santo bautismo, el inicio de la vida cristiana”, afirma. “El dibujo representa el interior de la concha porque dentro de ella se encuentra la perla, por la que merece abandonarlo todo y comprarla (Mt 13, 46). Esa perla es la Eucaristía, el amor entregado a los hombres en la Última Cena, que se perpetúa en la historia por el ministerio apostólico:
¡Haced esto, en memoria mía! El fondo blanco quiere expresar el don que trae esa Eucaristía: la paz, con Dios y con los hombres, a través del perdón y la misericordia”.

CARTA DOMINICAL

Laicos llamados a la misión (19/05/2024)

17 mayo 2024

Calendario de Eventos

« mayo 2024 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. 2024