Author image

Lecturas de la fiesta del Bautismo del Señor (Ciclo B)

Primera lectura

Isaías 42, 1-4. 6-7

Mirad a mi siervo, en quien me complazco

Así dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefi ero. Sobre él he puesto mi espíritu, para que traiga el derecho a las naciones. No gritará, no clamará, no voceara por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará. Promoverá fielmente el derecho, no vacilará ni se quebrará, hasta implantar el derecho en la tierra, y sus leyes que esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he cogido de la mano, te he formado, y te he hecho alianza de un pueblo, luz de las naciones. Para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas».

Salmo responsorial

Sal 28, 1a. 2. 3ac-4. 3b y 9b-10

R/: El Señor bendice a su pueblo con la paz.

– Aclama al Señor, tierra entera, servid al Señor con alegría, entrad en su presencia con vítores.
– Sabed que el Señor es Dios: que él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño.
– Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con himnos, dándole gracias y bendiciendo su nombre.
– El Señor es bueno, su misericordia es eterna, su fi delidad por todas las edades.

Segunda lectura

Hechos 10, 34-38

Ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: «Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los israelitas, anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refi ero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él».

Evangelio según san Marcos 1, 7-11

En aquel tiempo, proclamaba Juan: «Detrás de mí viene el que es más fuerte que yo y no merezco agacharme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo». Y sucedió que por aquellos días llegó Jesús desde Nazaret
de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Apenas salió del agua, vio rasgarse los cielos y al Espíritu que bajaba hacia él como una paloma. Se oyó una voz desde los cielos: «Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco».

Comentario bíblico de Antonio Guerra

Con la fiesta del Bautismo del Señor se concluye el tiempo de la Navidad. Se termina este tiempo con la escena que da inicio a la vida pública de Jesús: su Bautismo en el Jordán, donde recibe la confirmación oficial de su mesianismo. Las lecturas que preceden al evangelio preparan el camino para acoger a Jesús como el elegido de Dios, el que permanece unido a Dios de un modo singular.

La lectura de Isaías ofrece el primero de los cuatro cantos del Siervo de Yahvé. Este cántico resuena en el evangelio, porque las palabras que Dios dice sobre el Siervo y las que suenan sobre Jesús en el Jordán son muy parecidas. Dios regala su Espíritu a su elegido preparándolo así para una misión importante: ser luz para el pueblo, alianza para todos y portador de liberación. El Salmo hace eco de la voz de Dios que como rey eterno bendice a su pueblo con la paz que traerá su Enviado “que pasó haciendo el bien  porque Dios estaba con Él” (2ª lectura)

El evangelio aumenta las expectativas sobre el Elegido. Las sorpresas provocan al lector: dicho personaje se deja bautizar por Juan y viene de Nazaret, ¿qué sentido tiene ese bautismo? y ¿por qué resaltar el origen humilde de ese personaje? Y luego la voz de Dios que revela quién es ese personaje: es su Hijo predilecto. Jesús dejándose bautizar por Juan, se mezcla con los hombres pecadores y deja claro que está completamente de nuestra parte. El hecho que Jesús vea rasgarse los cielos es un signo de su comunión con Dios, el cielo está abierto para Él. Marcos presenta así al Elegido que reconciliará a la humanidad con su Creador: Dios manda a su Hijo para que con la fuerza del Espíritu lo consiga.

Orar con la Palabra

  1. El Bautismo para Jesús es la prueba de que está totalmente de nuestra parte. Siendo inocente asume nuestra realidad pecadora. Imagínate tú en la fila de los pecadores y Jesús contigo.
  2. Ser bautizados significa ser seguidores e imitadores de Cristo, ¿tu vida supone un pasar haciendo el bien, como lo hizo Jesús?
  3. Con el Bautismo participamos del Espíritu de Dios y adquirimos por la gracia el estatus de Hijo: ¿es tu relación con Dios como la de un Hijo con su Padre?

 


Calendario de Eventos

« abril 2024 » loading...
L M X J V S D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Abril 2024