Fiesta de san Francisco de Sales, patrón de los periodistas y escritores católicos (24-01-2024)

Fiesta de san Francisco de Sales, patrón de los periodistas y escritores católicos (24-01-2024)

Monasterio de la Visitación de Santa María, Salesas de Sevilla (24-01-2024)

En el Evangelio que hemos escuchado, el Señor Jesús dice a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra… Vosotros sois la luz del mundo» (Mt 5, 13.14). Mediante estas imágenes llenas de significado, quiere transmitirnos el sentido de la vida, de la misión y del testimonio. En la cultura de Oriente Medio, la sal evoca diversos valores como la alianza, la solidaridad, la vida y la sabiduría. En nuestra vida corriente la sal sirve para condimentar los alimentos; la sal da sabor, y también aporta vigor, fuerza, consistencia. La humanidad necesita y espera un vigor y un sabor para vivir. Esa aportación es precisamente la misión de los discípulos de Jesús y la podemos llevar a cabo si vivimos el estilo de las bienaventuranzas: mansedumbre, pobreza, misericordia, limpieza de corazón…

En el evangelio de san Juan (8,14), Jesús afirma: Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida. Posteriormente, él mismo afirma de los discípulos: Vosotros sois la luz del mundo. Esta expresión contiene una significación profunda y un compromiso enorme. No dice Jesús que somos “una luz”, una luz más entre otras muchas posibles, sino que somos “la luz”. Ahora bien, el discípulo sólo puede ser luz en la medida que viva unido a Cristo-luz, en la medida que reciba de él la luz. Para vivir esa unión personal profunda, para avanzar en esa experiencia inefable, es decir, que no se puede explicar con palabras, para ir entendiendo —que no comprendiendo— cada vez más esa vida de Dios en nosotros, es condición indispensable experimentar un encuentro personal con Cristo.

El encuentro personal con Cristo ilumina la vida con una nueva luz, nos conduce por el buen camino y nos compromete a ser sus testigos. Con el nuevo modo que Él nos proporciona de ver el mundo y las personas, nos hace penetrar más profundamente en el misterio de la fe, que no es sólo acoger y ratificar con la inteligencia un conjunto de enunciados teóricos, sino asimilar una experiencia, vivir una verdad; es la sal y la luz de toda la realidad. “Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt 5, 16). Cuando las buenas obras, el amor, el perdón, la construcción de la paz…sean transparencia de una vida en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, los corazones y los ojos sinceros de nuestros contemporáneos reconocerán que Dios está con nosotros y en nosotros.

La vida cristiana, la vida de unión con Cristo-luz, es una llamada a la santidad. Como la sal da sabor y la luz ilumina, así la santidad da pleno sentido a la vida, haciéndola reflejo de la gloria de Dios. La historia de la Iglesia está llena de santos que han vivido hasta las últimas consecuencias la unión con Cristo y su proyección luminosa. Hoy, aquí, ahora, resuena para nosotros la palabra de Jesús que nos llama, que nos ofrece la santidad: Sed perfectos como el Padre celestial es perfecto. Cristo hoy nos llama a ser los santos del tercer milenio.

Estamos llamados a ser sal y luz en un tiempo concreto, en un lugar concreto, en un ámbito concreto. Las hermanas, en el claustro, en su vida contemplativa. Los periodistas, comunicadores y escritores, en su medio concreto, tan complejo como apasionante. El Papa Francisco, en su mensaje con ocasión de la fiesta de San Francisco de Sales, resalta el papel que va a ocupar, no solo en el ámbito periodístico, sino en todos los sectores de la sociedad la incorporación de la Inteligencia Artificial como herramienta de trabajo. El Santo Padre considera este hecho como algo absolutamente revolucionario, a la vez que señala que su introducción “plantea nuevos desafíos, entre ellos evitar que las máquinas contribuyan a difundir un sistema de desinformación a larga escala, o impedir que aumenten la soledad de quien ya está solo, privándonos de ese calor que solo puede dar la comunicación entre personas”. Esta nueva realidad trae desafíos, entre los cuales el Papa resalta la desinformación y la soledad.

“Es esencial orientar la inteligencia artificial y los algoritmos, a fin de que se forme en todos una conciencia responsable del uso y del desarrollo de estas nuevas formas de comunicación que se suman a las de las redes sociales y a las de Internet. Es necesario que la comunicación se oriente hacia una vida más plena de la persona humana”.

Ahí está la clave. Poner en el centro a la persona humana, ayudar a desarrollar todas sus potencialidades, según el plan de Dios. San Francisco de Sales es un testigo ejemplar del humanismo cristiano. Nos dirige una llamada a la perfección, a la santidad, a ser completamente de Dios, cada uno según su vocación, cada uno al servicio de los demás, buscando la gloria de Dios, dejando un rastro de paz y de concordia, de alegría y esperanza.


Calendario de Eventos

« junio 2024 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Junio 2024