El clero sevillano renovó sus promesas sacerdotales durante la Misa Crismal

El clero sevillano renovó sus promesas sacerdotales durante la Misa Crismal

Misa Crismal 2020

La Misa Crismal, una de las ceremonias más señaladas del presbiterio diocesano por su fuerte expresión de la comunión fraterna, ha tenido lugar la mañana de este jueves en la Catedral hispalense, presidida por monseñor Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla, concelebrada por monseñor Santiago Gómez Sierra, Obispo auxiliar de Sevilla y Obispo electo de Huelva, conjuntamente con sacerdotes del clero sevillano.

Durante su homilía, monseñor Asenjo invitó a los presbíteros de la Archidiócesis de Sevilla “a renovar con alegría en el corazón las promesas sacerdotales”, júbilo al que “yo también me uno al tiempo que pido para todos y para mí el don de la fidelidad que es amor que resiste al desgaste del tiempo”.

Sus primeras palabras al inicio de la Eucaristía han sido acciones de gracias “al Padre de las misericordias por Jesucristo; por el Espíritu Santo, señor y dador de vida; por María; por la Iglesia, por la Iglesia diocesana, por los dones derramados en el pueblo de Dios; y sobre todo por la especial predilección que el Señor ha tenido con nosotros al regalarnos el don del sacerdocio”.

Renovación de las promesas sacerdotales

En el trascurso de la ceremonia, los sacerdotes renovaron su promesa de vivir la castidad por el reino de los cielos, sobria y modestamente en la civilización de la abundancia, también se comprometieron a continuar dedicando tiempo a orar por la comunidad, así como amar a la Iglesia Universal y a sus pastores.

El Arzobispo de Sevilla hizo mención también de las comunidades parroquiales, de los movimientos apostólicos, asociaciones, hermandades y de todos aquellos que prestan un servicio a la Archidiócesis y colaboran con la labor pastoral de los sacerdotes. Reconoció a todo el clero sevillano “la entrega diaria, los muchos gestos de esfuerzo y generosidad, la alegría en el servicio, el mantener la mano en el arado, cuando la tierra es dura y el viento pega en la cara. Os agradezco que, un año más, hayáis venido con gozo para renovar vuestro compromiso”.

Bendición de los santos óleos

Esta Misa tenía lugar habitualmente la mañana del Martes Santo, y comenzaba con un acto penitencial en la Parroquia del Sagrario. Este año se suprimió el acto penitencial previo, y los sacerdotes pasaron directamente a la nave del Crucero, en el curso de la cual el Arzobispo bendijo los Santos Óleos y consagró el Santo Crisma con el que serán ungidos los nuevos cristianos y signados los que reciban el sacramento de la confirmación.

“Por el Crisma que nos ungió en la ordenación sacerdotal, Jesucristo, por la acción de su Espíritu, nos hizo partícipes de manera efectiva de su condición de Sacerdote, de Profeta y Señor. Somos profetas como Él”, subrayó.

Monseñor Asenjo exhortó a todos los presbíteros a recordar “el llamado a anunciar con obras y palabras la persona, el mensaje, el proyecto renovador y salvador de Jesucristo”, sin olvidar nunca que “somos sacerdotes en Él. En consecuencia, nuestra vida sacerdotal ha de ser, como la suya, una ofrenda de amor agradecido de toda nuestra existencia a Dios Padre y de amor servicial a los hermanos”.

Finalmente, el Arzobispo de Sevilla encomendó a los sacerdotes a la protección y amparo de la Virgen María, para que les asista a todos a encarnar gozosamente cada día estos ideales.

Noticias relacionadas:

El Arzobispo agradece a monseñor Santiago Gómez “sus consejos siempre atinados y pastoralmente luminosos”.

Despedida del clero diocesano a Monseñor Gómez Sierra

Galería fotográfica


Calendario de Eventos

« septiembre 2020 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
Ver más

Síguenos