“Debemos lanzarnos con todo, sin miedo, al misterio de la misión”, Cristina Fernández, teatina (Misionera en Benín)

“Debemos lanzarnos con todo, sin miedo, al misterio de la misión”, Cristina Fernández, teatina (Misionera en Benín)

“He experimentado la fiebre de África”, es la primera frase que pronuncia la hermana Cristina al ser consultada sobre su larga misión en Benín, al oeste del continente africano, a lo largo de casi tres décadas. “Definitivamente no me esperaba vivir una experiencia así. Ha sido enriquecedora en todos los sentidos, no solamente porque ha fortalecido mi fe, sino porque he experimentado esa fiebre de imbuirme en su cultura, en su idioma, en sus formas de hacer las cosas”, confiesa.

Cristiana cumplió sus bodas de oro en 2019 y tras sus cincuenta años como religiosa teatina asegura que su misión en Benín “han sido los años más satisfactorios y fructíferos” debido a la vivencia humana y espiritual que le ha permitido confiar más en la providencia de Dios.

Actualmente son dos los misioneros procedentes de la Archidiócesis hispalense que permanecen en Benín y hasta 24 los que realizan su apostolado en doce países africanos, siendo la República Democrática del Congo la zona con mayor presencia sevillana, con cinco misioneros.

El misionero que llevas dentro

La hermana Cristina expresa una eterna gratitud a Dios por haberle permitido vivir en primera persona la conversión de hermanos musulmanes al cristianismo. Además, durante sus años de misionera “acogimos a niñas que se escapaban de casa por diversos motivos, contribuimos con las madres en la educación de sus hijos, que son la riqueza de toda mujer, indudablemente, le hicimos tomar conciencia del valor de la persona humana en todas sus facetas y dimensiones. Nos lanzamos con todo, sin miedo”, manifiesta.

Al respecto ha reflexionado sobre la trascendencia de las misiones en la vida de la Iglesia. “Yo he estado trabajando en el hospital que llevan los hermanos de San Juan de Dios en Benín, concretamente en el área de pediatría, neonatología y maternidad, de hecho, la Congregación tiene presencia allí desde hace cincuenta años, desde que se fundó el centro hospitalario”.

Considera que la “conversión constante que Dios obra en las distintas comunidades asistidas y en los mismos misioneros no deja de sorprender, porque la fuerza que empuja en el día a día no es humana”.

Por este motivo, para ella todos los cristianos deberíamos “sacar el misionero que llevamos dentro” y atrevernos a ir a esos lugares de misión a obrar según lo que Dios mande. “Después de vivir tanto tiempo con ellos, parece que ya no será posible una vida sin estar a su lado, insertos en su cotidianidad”.

La misión “vale la pena”

Confiesa que la primera tentación que experimentó al inicio de la misión en África fue pensar que estaba preparada para “dar mucho” a los demás, y la realidad –aunque suene a cliché- ha sido totalmente distinta, “han sido ellos los que me han llenado con sus dones a mí”.

Así, en vísperas de la celebración del Domingo Mundial de las Misiones, la hermana Cristina anima a orar de forma permanente por los misioneros del mundo, “porque es la oración la que da sentido muchas veces a todo lo que hacemos”, y “aunque es cierto que no todas las personas están llamadas a dejar su casa y sus posesiones para irse de misión, vale la pena hacer la prueba, vale la pena adentrarnos al misterio de la misión, lanzarnos sin miedo a descubrir ese mundo nuevo, pero tan deseoso de conocer a Dios”.

 


Calendario de Eventos

« octubre 2020 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
Ver más

Blogs

Síguenos