CONFER | Misioneros redentoristas

CONFER | Misioneros redentoristas

La Congregación del Santísimo Redentor (redentoristas) fue fundada por San Alfonso María de Ligorio en 1732. Alfonso tenía entonces 36 años. Había sido un abogado de éxito que abandonó los tribunales para hacerse sacerdote y dedicarse a atender a los más pobres y abandonados de la ciudad de Nápoles y su entorno.

Procedente de una familia noble desconocía el estilo de vida y las necesidades de los pobres. Llevado por su celo pastoral de joven sacerdote participará en diversas campañas misionales por las tierras y campos del reino napolitano. Alfonso sale de la ciudad y conoce el abandono y la incultura religiosa del pueblo. Nápoles es una ciudad culta, próspera y superpoblada de conventos y sacerdotes diocesanos con muy poca sensibilidad evangelizadora. Y este será el segundo desafío que él, en compañía de otros jóvenes sacerdotes amigos suyos como el Beato Sarnelli, siente: el abandono no es sólo de las gentes del campo, está presente también en la culta y rica capital del reino.

Con estas dos llamadas va madurando su vocación misionera a la que da respuesta con sus campañas misionales y con el inicio de una serie de reuniones en la propia ciudad de Nápoles: “Capillas del atardecer” llama él, en las que se reúne la gente sencilla: obreros artesanales, cocheros, pequeños tenderos, trabajadores/as de las casas nobles…En estas reuniones se reza, se dialoga y se catequiza en la calle o en el zaguán de una casa.

Este doble abandono religioso en el campo y la ciudad junto con su experiencia de unas semanas de descanso en las montañas de Scala, cerca de Nápoles, donde encuentra más abandono y sed de Dios, será lo que llevará a Alfonso a fundar una Congregación misionera.

Alfonso vive y piensa en la misión. Todo su quehacer artístico e intelectual está orientado a la misión. Para él tomar los pinceles para pintar cristos o “madonnas”, sentarse al clavicordio y componer canciones religiosas, pasar largas horas de estudio y de escritura sobre moral no tiene otra finalidad que ofrecer sus talentos en bien de la misión.

Alfonso funda una congregación misionera y sólo misionera. La misión ha marcado la vida personal y comunitaria de los redentoristas. La forma de ser misionero ha cambiado a lo largo de los 292 años de existencia de la congregación, pero el carisma misionero está en la base del ser redentorista y de la organización de la vida comunitaria redentorista. Es cierto que los redentoristas hemos hecho más que dar misiones. Tenemos una larga tradición de escritores moralistas a ejemplo de San Alfonso, doctor de la Iglesia y patrono de moralistas y confesores, pero siempre hemos entendido que la moral, la pastoral o cualquier otro quehacer en la Iglesia son servicio al Evangelio y a la misión.

Nuestro gran tesoro, la Virgen del Perpetuo Socorro, cuyo icono fue entregado a los redentoristas por el Papa Pío IX en 1866 es, para nosotros, la Virgen misionera. El Perpetuo Socorro es el icono que nos acompaña en nuestros templos y casas y que dejamos en todo lugar donde la misión redentorista se hace presente; es el testimonio de nuestra vocación itinerante y misionera.

P. Ignacio González, 

misionero redentorista


Calendario de Eventos

« abril 2024 » loading...
L M X J V S D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
Ver más

Síguenos

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Intención de oración. Abril 2024