OBISPOS QUE HA TENIDO LA SEDE HISPALENSE. SIGLOS V A VII

  • GLAUCIO
  • MARCIANO. Quizás sea el obispo aludido en los ladrillos de barro cocidos hallados en Morón, Carmona y Osuna.
  • SABINO II,  tomó posesión antes del 441, ya que en esta fecha es desterrado por el rey suevo Réquila, que reinó entre 441-448.
  • EPIFANIO, obispo intruso colocado por el rey suevo
  • ORONCIO
  • ZENÓN, Alabado por su celo por el papa Simplicio (468-463) que le concedió autoridad vicaria para hacer cumplir los decretos apostólicos y los cánones de los Santos Padres:  Epistola prima Simpicii Papae ad Zenonem Hispalensem Episcopum, de commissa vice  Apostolicae Sedis.
  • ASFALIO
  • MAXIMIANO
  • SALUSTIO, Con los demás obispos de la Bética escribió una carta al Papa Hormisdas (514-523), quejándose de los privilegios concedidos a Juan, obispo de Elche. En su respuesta  el Papa lo nombró vicario suyo en la Bética y en la Lusitania, sin menoscabo de los privilegios de los metropolitanos respectivos, y le encomendó que hiciera guardar la disciplina eclesiástica y celebrase concilios, dando cuenta de todo a la Sede apostólica.
  • CRISPINO
  • PIGASIO
  • ESTEBAN I 
  • THEODULO
  • JACINTO
  • REPARATO
  • ESTEBAN II. Quizás quien ofreció la cruz con una inscripción al final poco clara hallada en Burguillos.
  • SAN LEANDRO, (577 a 599 o 600). “Leandro hijo de Severiano, de la provincia de Cartagena, de profesión moje y desde el monacato constituido obispo de la diócesis Hispalense, varón de suave discurso, de preparadísimo ingenio, de vida y de doctrina clarísimo, de manera que desde su fe y su trabajo el pueblo de los Godos pasó de la insana fe arriana a la católica”, escribe San Isidoro en su obra De Viris Illustribus (De los Varones Ilustres) Capítulo 41. Compuso dos libros contra los dogmas de los heréticos arrianos. Escribió un libro para su hermana Florentina: “De la educación de las vírgenes y del desprecio del mundo”. Celebró un concilio en la ciudad de Sevilla en 590 al que asistieron, además de Leandro, los obispos Juan de Cabra, Agapio de Córdoba, Esteban de Elvira, Basilio de Niebla, Velato de Tucci, Sinticio de Itálica y  Pedro de Guadíx. Y eparticipó y quizás presidió el III Concilio de Toledo, 589, presidido por el rey Recaredo con la presencia de los obispos metropolitanos Masona de Mérida, Eufemio de Toledo y Leandro de Sevilla y cincuenta y nueve obispos de toda España. Leandro tuvo una actuación importantísima, pues al final pronunció una homilía. En dicho concilio el rey Recaredo y el pueblo de los godos abjuró de la fe arriana.
  • SAN ISIDORO, (555 o 560-636), nació en Sevilla, hijo de Severiano, desconocemos el nombre de su madre, quizás Tórtola, hermano de Leandro, Fulgencio y Florentina, clérigo, no monje, educado por su hermano Leandro, le sucedió en el obispado de Sevilla (600-602 a 636). Dirigió en Sevilla una escuela episcopal con una famosa biblioteca para la que escribió sus famosos Versos para la Biblioteca. Escribió 19 obras, la más importantes: De los sinópticos, escrita en forma de sinópticos pero que trata de la vida espiritual, del camino del hombre hacia Dios y de las virtudes cristianas, de la que se conservan unos cincuenta manuscritos medievales; Tres libros de las Sentencias, el primero de Teología, el segundo y tercero de Moral, de la que han llegado hasta nosotros unos doscientos manuscritos medievales, y, la más importante  Las Etimologías, una gran enciclopedia, dividida en veinte libros donde se recoge todo el saber de la Antigüedad, desde las siete artes con que se iniciaban los estudios: gramática, retórica, dialéctica, aritmética, geometría, música y astronomía, hasta el derecho, la medicina, la geografía descriptiva y geografía física,  la liturgia cristiana, la teología, los metales, pesos y medidas, la agricultura, las ciudades, los ejércitos, los vestidos, las recetas de cocina, y lo trasmitió a la Edad Media, llegando hasta nosotros más de mil ejemplares manuscritos. Presidió el IV Concilio de Toledo del 633, al que asistieron 62 obispos de España con la Septimania que formaba parte del reino hispano visigodo y que en el canon 75 reguló la sucesión al trono real, el fortalecimiento de la autoridad regia y la fidelidad de los súbditos al rey. El Concilio VIII de Toledo del 653 marca la cima del movimiento de enaltecimiento de San Isidoro. Inspirado por Eugenio de Toledo que preside como más antiguo el Concilio y llama en sus actas oficiales a Isidoro “nostri quoque saeculi doctor egregius” (egregio doctor de nuestros tiempos) y lo cita como autoridad.  El cenit de admiración lo alcanzará a finales del siglo VII en el elogio del anónimo autor  de la Vita Fructuosi. Consecuencia de esta apreciación es la consideración de San Isidoro como auctoritas.  San Isidoro es el personaje más culto de la historia de la ciudad de Sevilla.
  • HONORATO, (636-641). En el 636 consagró en el término de Dos Hermanas una lápida a los mártires cordobeses Fausto, Jenaro y Marcial. Asistió al Concilio VI de Toledo del 638, al que asistieron cuarenta y ocho obispos de España y cinco presbíteros en representación de obispos y firma en cuarto lugar “Honoratus ecclesiae Spalensis episcopus subscribsi”.
  • ANTONIO, (641-655). Acudió al Concilio VII de Toledo del 646 y al que asistieron 31 obispos, un abad y trece presbíteros y  firmó  el segundo después del metropolitano de Mérida y antes de el de Toledo: “Antonius Dei misericordia santae Spalensis ecclesiae metropolitanus episcopus, haec statuta definiens subscribsi”.Asistió al VII Concilio de Toledo del 653, al que asistieron  52 obispos, 12 abades y 12 presbíteros y firmó  en segundo lugar después del metropolitano de Mérida: “Antonius Spalensis metrpolitanus episcopus”.
  • FUGITIVO, Participó en el X Concilio de Toledo del 656, al que asistieron 17 obispos, dos abades y tres presbíteros y firmó en segundo lugar, después del metropolitano de Toledo: “Fugitivus indignus Spalensis sedis metropolitanus episcopus”.
  • BRACARIO. El P. Flórez propuso identificarlo con mucha probabilidad con el refundidor de unos Dogmata escritos hacia el 470 por un autor anónimo citado en el siglo IX por Juan de Sevilla
  • JULIÁN, Estuvo presente en el XII Concilio de Toledo del 681, al que asistieron 35 obispos, cuatro abades y tres presbíteros y firmó en primer lugar: “Iulianus, Dei gratia Spalensis ecclesiae sedis episcopus haec synodica instituta a nobis edita ss”.
  • FLORESINDO, Asistió al Concilio XIII de Toledo del 683, al que asistieron 48 obispos, cuatro abades, un canónigo y 29 entre abades, presbíteros y diáconos representantes de otros tantos obispos de España y firmo en cuarto lugar: “Floresindus Hispalensis episcopus similiter”. Al Concilio XIV de Toledo no pudo asistir por el mal invierno, lo representó “Gaudencius, abba, vicarius Floresindi episcopi Spalensis similiter”. Pero si asistió al XV Concilio de Toledo del 688, al acudieron 60 obispos, ocho abades y cinco presbíteros que firmaron por otros tantos obispos, y firmó en tercer lugar: “Floresindus Spalensis sedis episcopus haec canonum estatutas”.
  • FÉLIX, Comenzó a regir la sede de Sevilla hacia el año 688, en el Concilio XVI de Toledo del 692 fue traslado a Toledo: “ob id nos cum consensu cleri ac populi ad saepe dictam Toletanam sedem pertinentis praedictum venerabilem fratrem nosrum Felicem episcopum de Hislanesi sede, quam usque hactenus rexit, in Toletanam sedem  canonice transducimus”.
  • FAUSTINO, metropolitano de Braga sustituyó a Félix en el mismo Concilio XVI de Toledo: ”et in eadem Spalensi cathedra fratem nostrum Faustinum Bracarensis sedis episcopum”.
  • GABRIEL
  • SISBERTO
  • OPAS. “La Nomina defunctorum episcoporum Spalensis sedis, que se encuentra en el Códice Escurialense (d. I. 1, fol. 360) editado por J. GIL en Corpus scriptorum Muzarabicum, I, Madrid, 1979, XVIII, nota 10, tras el último obispo de Sevilla bien testimoniado en el 693, Faustino, cita a los siguientes tres: Gabriel, Sisiberto y Opas. También la Crónica de Alfonso III considera hijo de Witiza al Opas, obispo de Sevilla, protagonista por la parte musulmana de la batalla de Covadonga. Hasta aquí las noticias de los dos documentos citados.La investigación actual nos permite reflexionar sobre el citado don Opas.  Es cierto que un Opas existió quien pudo intervenir en los pactos entre los witizanos y Rodrigo y que permitieron a Rodrigo alzarse con la corona frente al toledano Sunifredo.

    Más aun, derrotado y muerto don Rodrigo, en la conferencia de Ëcija en el verano de 711 entre Tariq y sus aliados, por una parte, y los witizanos por la otra, con el apoyo de Tariq se pudo poner como rey godo a un personaje del gusto de los witizanos. Pues bien un miembro de la familia de Witiza que tenía el nombre de Opas tuvo una participación activa en el proceso de la invasión y conquista del reino godo por los musulmanes. Este Opas sería hijo de Egica y hermano de Witiza y no hijo suyo, pues en los momentos de la invasión musulmana los hijos de Witiza eran menores de edad.

    ¿Fue don Opas obispo de Sevilla? García Moreno hace un cálculo sobre en qué año pudo don Opas ser obispo de Sevilla y afirma: “estos tres obispos, suponiendo una media normal (basada en las estadísticas completas de los fastos episcopales de las sedes metropolitanas hispanas en el siglo VII) de unos 13 años por cada pontificado, Opas no habría ocupado la sede de Sevilla antes del 725.

Calendario de Eventos

« julio 2019 » loading...
L M X J V S D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
Ver más

Síguenos