Author image

FAMILIAS RESILIENTES

 

Resiliencia es la capacidad para superar las dificultades y los reveses de la vida, sin quedarse atrapado en el sufrimiento y en el dolor y salir  fuerte y airoso de esta vivencia.” Enrique Rojas

Hay familias que tienen muchos problemas como la pobreza, la  droga, el alcohol,  embarazos precoces, delincuencia, desequilibrios psíquicos, afectivos, enfermedades físicas, muerte de seres queridos…

En la vida hay ejemplos de personas que a pesar de las dificultades por las que atraviesan, tienen una respuesta positiva, creativa, son capaces de superar  situaciones difíciles y duras. Son testimonios para otras familias.

Todos conocemos ejemplos  de cómo el ser humano puede ser feliz a pesar de las adversidades de la vida. Testimonios de familias que han sabido afrontar situaciones muy duras saltando por encima de ellas y teniendo capacidad de adaptación.

La felicidad no depende de la realidad que uno viva, sino de la interpretación de la realidad que uno hace.

Siempre se ha dicho que lo que nos hace crecer como personas son las derrotas bien asumidas y aceptadas. Las familias resilientes aceptan la adversidad y se adaptan a las circunstancias y si tenemos en cuenta la fe, entonces son capaces de “mover montañas”.  Afrontan las dificultades de forma constructiva y salen fortalecidas al saber enfrentarse a  la adversidad.  Se trata de encontrar un sentido al sufrimiento y a partir de aquí empieza la superación.

El psiquiatra Viktor Frankl decidió acompañar a su familia al campo de concentración de Auschwitz y allí descubrió que la grandeza del hombre radica en su interior.  En su magnífico libro “El hombre en busca de sentido”, lo expresó de una manera muy elocuente: “Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.”

Ejemplo de familias que son punto de referencia para otras  y nos enseñan que se puede vivir aún teniendo el viento en contra.

En la Sagrada Familia de Nazaret  hubo también miedo, destierro, falta de trabajo y de pan; hubo sufrimiento frecuente e indecible….

Pero a  pesar de estos problemas, la Familia de Nazaret guardaba un secreto, el gran secreto de su  felicidad,  el Amor;  éste los sostuvo y los mantuvo unidos a Dios Padre y entre sí.

Las “noches de las familias” (enfermedades, problemas con los hijos, crisis matrimoniales…) no deben ser ocasión de desesperarse sino de mirar al cielo y confiar en la ayuda de Dios como hizo la Familia de Nazaret cuando de noche huía por el desierto a Egipto (Mt 2,14)


8 comentarios

  1. PILAR 11:08, Nov 11, 2016

    No quiero extenderme mucho en mi comentario, porque poco más se puede añadir a lo que ya has apuntado tú, Beatriz. Pero me gustaría transcribir una historia que leí hace algún tiempo, y que puede ejemplarizar a modo de metáfora la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas.
    “Una hija estaba muy molesta porque parecía que cuando un contratiempo se les solucionaba, aparecía un problema nuevo aún más complicado. Habló de ello con su padre, que era jefe de cocina. La miró y, sonriente, cogió tres ollas. En un puchero puso algunos huevos, en otro algunas zanahorias y en una tercera ollita, café. La joven se quedó pasmada pensando que su padre no la escuchaba, como ya era habitual, porque en lugar de proporcionarle una respuesta se ponía a cocinar. Después de veinte minutos de cocción, el padre le preguntó a su hija ¿Qué ves?. La chica se quedó atónita. ¿Qué quieres que vea? ¡Cómo no me haces ningún caso mientras cueces unos huevos y unas zanahorias y haces café!, respondió medio enfadada. El padre imperturbable la invitó a palpar los tres ingredientes. La joven azorada le preguntó qué significaba.
    Él le respondió: “los huevos eran frágiles antes de la cocción, y ante la adversidad (el calentamiento con el fuego) se han vuelto duros; las zanahorias, en cambio, eran duras y con el fuego se han vuelto blandas; en cambio; el café, cuando ha sido calentado ha sido incluso capaz de poder transformar su contexto: el café ha transformado el agua. ¿Qué deseas ser tu, hija mía, ante las adversidades? Ojalá que seas como el café y que cuando aparezcan los problemas o las adversidades, seas capaz de ser fuerte, sin dejarte vencer ni aislarte, salir airosa e incluso mejorar tu misma consiguiendo cambiar tu entorno”.
    Pues bien, para nosotros, los creyentes, el ingrediente principal en nuestras vidas debe ser la Fe en Dios, nuestro abandono y total confianza en Él, pues solo Él es capaz de darnos la fortaleza, ánimo y esperanza necesarios para no abandonar la lucha, ser perseverantes, con una actitud positiva y alegre, que nos permita avanzar en contra de la corriente y superar las adversidades, y todo ello con una gran dosis de Amor, el aderezo imprescindible en este camino de superación.
    Gracias Beatríz

    Responder a este comentario
  2. P.ALEGRÍA 18:02, Nov 11, 2016

    Beatriz: Muy linda tu reflexión, que he leído con agrado.
    En verdad cada vez se tira más pronto la toalla cuando llega un problema; o tratamos quitárnoslo de encima de cualquier manera para alejarlo de nosotros…
    Todo por la “incapacidad” de sufrir, o luchar, o quedarse sin algún capricho en esta nuestra sociedad tan hedonista…
    Por eso hay que invocar el AMOR verdadero, que “todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” en las expresiones vibrantes de San Pablo…
    En fin, perdona la extensión de este comentario y de nuevo “gracias” porque hará mucho bien a quien lo lea y reflexione: has dado en el clavo.
    ¡Dios te bendiga!

    Responder a este comentario
  3. Margot 22:33, Nov 11, 2016

    Muchas gracias por este post. Me quedo con la frase: “La felicidad no depende de la realidad que uno viva, sino de la interpretación de la realidad que uno hace”. Y es cierto, somos felices cuando valoramos lo que tenemos y sabemos tener una actitud positiva hacia los avatares de nuestra vida.
    Gracias de nuevo por este escueta pero completa reflexión.

    Responder a este comentario
  4. Rosario 02:15, Nov 12, 2016

    Pues sí, Beatríz, todos pasamos por momentos de oscuridad y perdidos; cuando en la realidad todo depende de la interpretación que le demos para sobrellevarlo, cuando en verdad “la grandeza del hombre radica en su interior”. Con un buena reflexión, descubrimos que el dolor o la contradicción lo podemos afrontar con otra actitud, fruto de la fe, dejarse llevar por Dios con su infinito Amor nos hará darle el sentido y saber superarnos a nosotros mismos, saliendo fortalecidos gracias a la inmensa gracia de Dios.

    Responder a este comentario
  5. Charo 11:06, Nov 12, 2016

    Hola, muchas gracias por este post. Es la pura realidad. Me han venido en mente cosillas, bastantes, ese padre en la “La vida es bella”, como hacía del problema una felicidad, una ilusión, ay¡ esa película me marcó, es que ¡qué manera de afrontar el problema! que ilusión y que felicidad¡, verdad? la he visto hace poco, pero da igual, en mi propia familia se han pasado y se pasan problemas pero a ver … si estamos vivos¡ Ahora que veo a mi padre con su depresión y sus dolencias, tan negativo, el pobre a ver la cabeza ya no bien y miro al Cielo y digo Dios mío lo que tu quieras, podía estar disfrutando de su hijos y nietos y nada no hay manera, esa batalla no la gana, resignación e intentar dar todo de nosotros por que todo puede ser diferente en un pis pas, seguro que sí¡ quien a Dios tiene nada le falta, seguimos caminando. Un abrazo.

    Responder a este comentario
  6. Jorge morillo 00:07, Nov 14, 2016

    Gracias, por tu compartir, lo Que. EL SEÑOR, TE DA TU LO DAS.somos templo del ESPIRITU SANTO, ES LO QUE TU ME HACES REFLEXIONAR Y SON PALABRAS DE JESUS. ES MARAVILLOSO CUIDAR, LA CUSTODIA VIVA. DE HAY, TODO AQUELLO QUE LE HACEMOS MAL ,ES PECADO, ejemplo, el aborto, el tabaco,el alcohol, el café y todo aquello que le hace daño al ESPIRITU DE DIOS, ES LO QUE ME HA INSPIRADO TU REFLEXION Beatriz

    Responder a este comentario
  7. MARIA JOSÉ MARCILLA BALAGUER 11:03, Nov 14, 2016

    “Sobre roca” es el titulo de tu blog. Sobre roca es la actitud de quien y quienes prefieren comenzar de nuevo desde el sufrimiento y el dolor, eso es la resiliencia. Las familias resilientes son aquellas que la pareja antepone el bien del otro antes que el suyo porque por el amor que les unió y les une, juntos forman una enorme fuerza y energia con la que pueden seguir adelante ellos y sus hijos, ellos y sus familias de origen…. El Amor los une.
    Gracias Beatriz

    Responder a este comentario
  8. Pilar Gonzalez 17:41, Nov 17, 2016

    Siiiii…seamos familiar resilientes.
    Nos lo demanda una sociedad herida de amor por todas partes.
    Sonriamos,escuchemos,acompañemos…estamos aquí para dar a la mano a los otros,a nosotros,a ellos .No podemos encerrarnos en nuestra comoda burbuja…pinchemosla…los otros nos esperan,llevemos la alegría de la fe,que ayuda y acompaña tanto en el camino..y asi…hagamos a los otros…resilientes.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

SOS-SAN-Bartolome-444X115

misiones-populares

visita-pastoral

paro

donoamiiglesia

nuestra-iglesia-en-sevilla 142

bic

directorio-diocesano

Banner-ReserveAquiSusEntradasVisitasCulturalesOK

Red oracion vocaciones

Síguenos

banner ISCR ok

cursos prema

banner Apostolado Oracion 3