Virgen del Carmen, la actualidad de una devoción con arraigo de siglos en Sevilla

Virgen del Carmen, la actualidad de una devoción con arraigo de siglos en Sevilla
¿Sabía que el nombre de Carmen sigue siendo el más común en España entre las mujeres? A las 652.184 María del Carmen censadas el pasado año hay que sumar las 383.575 que se llaman Carmen, a secas. Es una realidad palpable, que no obedece a ninguna moda y que hunde sus raíces en la propia identidad, en la tradición española y, en mayor grado, andaluza.

La devoción a la Virgen del Carmen, cuya solemnidad celebraremos el próximo día 16, llegó a la Archidiócesis de Sevilla en el siglo XV, de la mano de los Carmelitas. Seis siglos después, este fervor mariano sigue muy vivo entre nosotros, con numerosas representaciones en comunidades religiosas, parroquias y hermandades tanto de la capital como del resto de la Archidiócesis.

La llegada de la Orden Carmelitada (Calzados) a Sevilla está datada en torno al año 1400. El primer convento, la Casa Grande del Carmen, se construyó en el solar que hoy ocupa el Conservatorio Superior de Música, y desde ahí comenzó a propagarse de forma rápida la devoción a la Virgen del Carmen por el sur de la península. La primera talla de esta advocación mariana que se conserva en Sevilla es la que se venera hoy en la céntrica Parroquia de San Lorenzo, una imagen de alabastro encontrada el año 1428 en los cimientos del primer convento (en la imagen).

Carmelitas en Sevilla

Santa Teresa de Jesús visitó Sevilla en 1575, dos años después de la primera fundación de Carmelitas Descalzos en una ciudad que, por aquel entonces, ejercía ya de capital del nuevo imperio. Son años de expansión por toda España de una orden reformada, y, por tanto, de la propagación de una devoción que, junto a la del Rosario, sigue siendo la más popular a lo largo y ancho del mapa. El siglo XVI es el de las parroquias y hermandades que toman esta advocación, aunque las comunidades carmelitas siguen siendo los principales focos de una devoción muy popular. La Casa Grande capitaliza esta corriente de fe hasta la desamortización de 1835, y es entonces cuando la comunidad del Santo Ángel recoge un testigo que ha llegado hasta nuestros días “con una magnífica salud, muy arraigada con presencia en muchos pueblos de la provincia”, según destaca fray Juan Dobado.

Efectivamente, en la actualidad se contabiliza medio centenar de representaciones de la Virgen del Carmen en la Archidiócesis. Además de la capital, con once imágenes que procesionan por las calles y el río, pueblos como Sanlúcar la Mayor, Paradas, Osuna, San Juan de Aznalfarache o Écija, entre otros, cuentan con una presencia destacada de hermandades en cuyo título destaca la devoción a la ‘Virgen del escapulario’. Entre las hermandades carmelitas más antiguas encontramos la de Las Cabezas de San Juan, cuya titular ha cumplido 450 años de presencia en el pueblo del que es patrona.

Devoción de jóvenes y mayores

Buena prueba de la vigencia de esta devoción son los cinco mil escapularios que se imponen cada año en el convento del Santo Ángel, “a personas de toda edad, procedencia y condición social”, apunta Dobado, que subraya el componente de tradición familiar que hay detrás de “una creencia que no se reduce a las abuelas y que ha calado de forma palpable entre la juventud”. “La trascendencia del Carmen –añade- sobrepasa lo religioso y forma parte de la cultura, como un signo destacado de nuestra identidad popular”.

Tesoro cultural e histórico

Sin lugar a dudas, la aportación de la devoción carmelitana al patrimonio religioso es muy destacada. Un dato que destaca en los estudios sobre iconografía carmelita es la gran cantidad de azulejos dedicados al Carmen, probablemente el tercer motivo más elegido por estos artesanos tras la Esperanza Macarena y el Gran Poder. Y uno de los espacios en los que se recoge con especial esmero la rica variedad de pinturas, esculturas o relieves con esta dedicación lo encontramos en el Museo Mariano que los Carmelitas custodian en el Santo Ángel. Obras de La Roldana, Salzillo o Cristóbal Ramos justifican sobradamente una visita que debe culminar ante la imagen de la Virgen Coronada que tallara el escultor sevillano en la segunda mitad del siglo XVIII.

“La Virgen del Carmen más bella de la Archidiócesis”, como la definiera monseñor Asenjo al coronarla el 10 de octubre del Año Jubilar Teresiano 2015, preside el retablo principal del templo conventual.  Este año, la pandemia del coronavirus mantendrá en sus sedes a todas las titulares de las hermandades del Carmen de la Archidiócesis. Eso no quita que se sigan celebrando las novenas y cultos internos habituales en estas fechas. Las recomendaciones sanitarias han obligado también a limitar los actos con motivo del XXV aniversario de la Hermandad de Ntra. Sra. del Carmen en sus Misterios Dolorosos, una efeméride con protagonismo en el último número del Boletín del Consejo de Hermandades. No obstante, la corporación de Omnium Sanctorum celebra igualmente los veinticinco años transcurridos desde que el entonces Arzobispo de Sevilla, monseñor Amigo, aprobara las reglas de una hermandad que se ha hecho un hueco en la nómina de la Semana Santa sevillana con la dolorosa de Francisco Berlanga como titular mariana.

Todas las señales nos llevan a mirar el futuro de la devoción a la Virgen del Carmen con un fundado optimismo. La iconografía, las corporaciones, parroquias y asociaciones vinculadas a esta fe mariana son una prueba visible de ello. Pero, con todo, los cientos de miles de mujeres que llevan a gala este nombre universal son quizás la prueba más palpable del cariño que se sigue profesando en España, Andalucía y Sevilla a Santa María del Monte Carmelo.

 


Calendario de Eventos

« agosto 2020 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
Ver más

Síguenos