‘Cristo Vive (I)’, carta pastoral del Arzobispo de Sevilla

‘Cristo Vive (I)’, carta pastoral del Arzobispo de Sevilla

Queridos hermanos y hermanas:

El pasado 25 de marzo, en la basílica de Loreto, firmaba el papa Francisco la exhortación apostólica Christus vivit, en la que se recogen los frutos del último Sínodo sobre la pastoral juvenil y la pastoral vocacional. En ella, el Papa se dirige ante todo a los jóvenes, a los que comienza diciendo: “Cristo vive, esperanza nuestra y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se hace joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces las primeras palabras que quiero dirigir á cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!”.

El documento tiene nueve capítulos. Se abre con una memoria del camino recorrido para su elaboración: “Me he dejado inspirar –reconoce el Papa- por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo del año pasado… De ese modo, mi palabra estará cargada de miles de voces de creyentes de todo el mundo que hicieron llegar sus opiniones al Sínodo”.

En el capítulo primero el Papa se remite a la Sagrada Escritura y responde a la pregunta ¿Qué dice la palabra de Dios sobre los jóvenes?  En el Antiguo Testamento recuerda a creyentes como Gedeón, Samuel, el Rey David, Jeremías, Rut… Recorre después el Nuevo Testamento y muestra la cercanía de Jesús con los jóvenes, concluyendo con el texto de la resurrección del hijo de la viuda de Naín, para dirigirse a los jóvenes con estas palabras terminantes: “Si has perdido el vigor interior, los sueños, el entusiasmo, la esperanza y la generosidad, ante ti se presenta Jesús como se presentó ante el hijo muerto de la viuda, y con toda su potencia de Resucitado te exhorta: Joven, a ti te digo, levántate (Lc 7,14)”.

El capítulo segundo está dedicado a la figura de “Jesucristo siempre joven”. Comienza con una cita de san Ireneo de Lyon: “Jesús es joven entre los jóvenes para ser ejemplo de los jóvenes y consagrarlos al Señor”. Después de evocar algunos pasajes de la adolescencia y juventud de Jesús, afirma el Papa que la juventud de Jesús ilumina la vida de nuestros jóvenes: “Jesús tenía una confianza incondicional con el Padre, cuidó la amistad con sus discípulas…manifestó una profunda compasión por los más débiles, especialmente los pobres, los enfermos, los pecadores y los excluidos…vivió la experiencia de sentirse incomprendido y descartado; sintió miedo del sufrimiento y conoció la fragilidad de la pasión”. El Papa pide una mayor atención a los jóvenes: “Nos hace falta crear [en la Iglesia]más espacios donde resuene la voz de los jóvenes…. Ellos ayudarán a mantenerla joven… A través de la santidad de los jóvenes la Iglesia puede renovar su ardor espiritual y su vigor apostólico”. Finalmente, recuerda el Papa a figuras de jóvenes santos como María, san Sebastián, san Francisco, santa Juana de Arco, santa Teresita y otros muchos jóvenes que creyeron en el proyecto de Jesús y aspiraron a la santidad.

El Papa titula el capítulo tres “Vosotros sois el ahora de Dios”.  Comienza valorando la aportación de los jóvenes a sus iglesias locales e invita a estas a escuchar y tener en cuenta a los jóvenes, algo que enriquece a nuestras comunidades. Trata después de la situación de los jóvenes, explayándose en las heridas y el dolor de tantos, sin norte y sin esperanza, en el sufrimiento de los jóvenes migrantes y de las víctimas de abusos. Concluye el Papa asegurando que en todas estas situaciones hay salida: “Si eres joven en edad, pero te sientes débil, cansado o desilusionado, pídele a Jesús que te renueve. Con Él no falta la esperanza. Lo mismo puedes hacer si te sientes sumergido en los vicios, las malas costumbres, el egoísmo o la comodidad enfermiza. Jesús, lleno de vida, quiere ayudarte para que ser joven valga la pena. Así no privarás al mundo de esa aportación que sólo tú puedes hacerle, siendo único e irrepetible como eres”.

En el capítulo cuarto, el Papa enfatiza sobre “tres grandes verdades que todos necesitamos escuchar siempre, una y otra vez”: La primera es: “Dios te ama. Nunca lo dudes, más allá de lo que te suceda en la vida. En cualquier circunstancia, eres infinitamente amado”. La segunda verdad es que “Cristo, por amor, se entregó hasta el final para salvarte. Nunca olvides que «Él perdona setenta veces siete”. La tercera verdad consiste en que “mataron al santo, al justo, al inocente, pero Él venció. El mal no tiene la última palabra. En tu vida el mal tampoco tendrá la última palabra, porque tu Amigo que te ama quiere triunfar en ti… El Espíritu Santo te hace entrar cada vez más en el corazón de Cristo para que te llenes siempre más de su amor, de su luz y de su fuerza”.

Concluyo aquí un primer comentario a este importante documento, que ha de guiar nuestra pastoral juvenil. Dejo para una segunda carta los cinco últimos números.

Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.

 + Juan José Asenjo Pelegrina

Arzobispo de Sevilla


Calendario de Eventos

« noviembre 2019 » loading...
L M X J V S D
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
Ver más

Síguenos