Author image

XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A)

140907-fano-estas-entre-nosotrosSi te hace caso, has salvado a tu hermano

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos.  Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un pagano o un publicano.  En verdad os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en los cielos.  Os digo, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre que está en los cielos.  Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».

Mateo 18, 15‑20

 

Comentario bíblico de Miguel Ángel Garzón

Ez 33,7-9; Sal 94,1-9; Rm 13,8-10; Mt 18,15-20

Las lecturas tienen como denominador común la palabra fraterna que amonesta y corrige. Ezequiel ha sido colocado por Dios como atalaya en la casa de Israel, para ser su centinela (Ez 3,17). Ha de vigilar para escuchar la palabra de Dios y comunicarla al pueblo, de modo que este pueda caminar desde su voluntad. Como profeta debe denunciar al malvado, y corregirlo en nombre de Dios. No puede callar, pues en su voz está en juego la obra de salvación de Dios y la vida del pecador. Tal es el deseo del salmista, que el pueblo no endurezca el corazón a la Palabra del que es roca firme y pastor que guía a su rebaño.

El evangelio de Mateo contiene parte del discurso sobre la comunidad (c. 18) señalando dos dimensiones fundamentales de toda comunidad cristiana: la corrección y la oración. En primer lugar, se propone un camino progresivo, del ámbito privado al púbico, para corregir y “ganarse” a un hermano que peca: primero a solas, luego con otros dos (Dt 19,15) y finalmente en la comunidad. Si se resiste a escuchar, se autoexcluye de la comunidad, que así lo ratificará con su autoridad conferida (atar y desatar). En segundo lugar, se afirma la eficacia de la oración comunitaria, en medio de la cual se hace presente el Señor. La oración es acogida por Dios Padre, por la mediación de Jesucristo. Este es el modelo de las asambleas litúrgicas cristianas reunidas en el nombre del Señor resucitado.

El apóstol Pablo expone el núcleo de su exhortación moral de dónde debe nacer toda corrección fraterna. El cristiano, salvado gratuitamente por el amor de Dios en Cristo, ha de vivir desde esta misma dinámica del amor, que sintetiza toda la ley divina. Quien ama a su hermano (Lv 19,18; Mt 5,43) no le hará daño, y lo corregirá con verdadero corazón.

 

Apuntes para orar con la Palabra

  1. ¿Cómo aceptas las correcciones que recibes? ¿Te ayuda en este sentido tu comunidad cristiana?

 

  1. ¿Vives el modelo evangélico de corrección fraterna buscando el bien de tu hermano o practicas la crítica dura y destructiva a sus espaldas?

 

  1. ¿Qué valor das a la oración comunitaria? ¿Sientes la presencia del Señor en ella y el calor fraterno de la misma?

 


SOS-SAN-Bartolome-444X115

misiones-populares

visita-pastoral

paro

donoamiiglesia

nuestra-iglesia-en-sevilla 125

bic

directorio-diocesano

Banner YaALaVentaVisitasCulturalesOK

Red oracion vocaciones

Síguenos

banner ISCR matricula 2017-18 final datos

cursos prema

banner Apostolado Oracion 3