La huella del Seminario Menor

La huella del Seminario Menor

El Seminario Menor empieza su rutina diaria con música, antes de las siete de la mañana, que pone en marcha a los nueve jóvenes que están discerniendo su vocación. Para empezar con buen pie el día, dedican un rato de oración en la capilla. Después, como otros adolescentes, parten a clase, en el colegio de Santa Teresa de San Juan de Aznalfarache los de Secundaria y en el colegio Santa María del Valle y en el instituto Mateo Alemán los de Bachillerato.

Jorge, Juan Jesús, Cristian, Ángel, Álvaro, Miguel, José María, Paco y Andrés son los nueve seminaristas menores c20161012_120943on los que actualmente cuenta la Archidiócesis de Sevilla. Tienen edades diferentes; están cursando estudios comprendidos entre segundo de la ESO y segundo de Bachillerato; proceden de una amplia variedad de  realidades parroquiales y religiosas, también de diferentes situaciones vitales y familiares. Pero a todos ellos les une una llamada: la que un día de sus cortas vidas escucharon, y por la cual decidieron emprender el camino hacia el sacerdocio.

No obstante, Manuel Jiménez, director espiritual del Seminario Menor quiere enfatizar en que “estamos ante chicos de su edad, con las inquietudes y los problemas propias de los adolescentes de su tiempo; sin embargo, en el aspecto vocacional manifiestan una madurez que asombra”.

20160930_192047Esa madurez se refleja en el intenso horario con el que continúa la jornada. A las cuatro y media de la tarde comienza el tiempo del estudio en la biblioteca. Algunos días (lunes, miércoles y viernes) se realizan actividades deportivas y a las ocho de la tarde se retoma la vida espiritual con un tiempo de oración (los miércoles se reza el Rosario, y los jueves hay exposición del Santísimo), y la Eucaristía. El día se cierra con la cena, un poco de tiempo libre y la última oración del día, las Completas, que se termina a las diez y media de la noche.

“A pesar de que parce un horario muy formal, la experiencia de lo cotidiano nos dice que no hay un día igual a otro, y ahí está la riqueza de la vida del Seminario. En definitiva, nosotros programamos el día y Dios se encarga de reprogramárnoslo según Él quiere”, expresa Carlos Rodríguez, vicerrector. Y20170203_225130 es que el Seminario, aunque externamente pueda parecer una casa de familia numerosa o una residencia de estudiantes, es mucho más que eso, como asegura Jiménez: “Es una casa de Dios, donde Él es el que gobierna, el que nos ha traído hasta aquí y el que va manifestando, día a día su voluntad en nuestras vidas”.

Después de seis años, 34 jóvenes han recorrido este camino. Al respecto, Carlos Rodríguez mantiene que “teniendo en cuenta este número podemos darnos cuenta de la necesidad que había en la Archidiócesis del Seminario. Con independencia de si han perseverado o han seguido otros caminos, todos ellos llevan en sí una experiencia de fe, de Iglesia, de vida en común y de madurez personal. El Seminario ha dejado huella en sus vidas”.

Testimonios de los seminaristas menores

JorgeJorge Manuel Franco Ortega, 2º ESO: “

Este es el lugar donde me encuentro con Dios cada día”.

 

 

Juan JesusJuan Jesús Martín Martín, 3º de la ESO:

“El Seminario me ha ayudado a ser mejor persona y a conocer mejor a Jesús”.

 

 

Cristian Cristian Rodríguez Domínguez, 4º de la ESO:

“Es un espacio de encuentro con el Señor desde el amor, el sacrificio y la esperanza de saberme amado por un Dios misericordioso”.

 

 

Angel Ángel López Olivero, 4º de la ESO:

“Aquí he encontrado mi verdadera felicidad”.

 

 

AlvaroÁlvaro María Bernáldez González de Aguilar, 1º de Bachillerato:

“En el Seminario he descubierto otra forma de ver la vida, con los ojos de Cristo”.

 

Miguel Ángel Prieto Cantero, 1º Bachillerato:Miguel Angel

“Me ha aportado una felicidad que nunca antes había conocido”.

 

 

Jose Maria José María Gómez de los Santos, 2º Bachillerato:

“El Seminario me ha dado más motivos para seguir al Señor y cada vez con más fuerza”.

 

 

Francisco Javier Francisco Javier Romero Campos, 2º Bachillerato:

“Me ha ayudado a dejarme moldear por Cristo”.

 

 

Andres

Andrés Rodríguez Sánchez, 2º Bachillerato:

“El Señor me ha enseñado en el Seminario un camino diferente para mi vida”.

 

 

 


SOS-SAN-Bartolome-444X115

misiones-populares

visita-pastoral

paro

donoamiiglesia

nuestra-iglesia-en-sevilla 112

bic

directorio-diocesano

meapuntoareligion2017

Red oracion vocaciones

Síguenos

banner Apostolado Oracion 3

cursos prema