“¿Y tú qué dices? ¡Di basta! Nadie sin hogar”

“¿Y tú qué dices? ¡Di basta! Nadie sin hogar”

Cáritas Española junto con otras entidades de apoyo ha lanzado la Campaña de Personas sin Hogar que se celebra hoy,25 de octubre, bajo el lema “No tener casa mata. ¿y tú que dices? Di basta. Nadie sin hogar”.

En este 2020, continuando con el trienio que se inició el año pasado, la campaña se fundamenta en la afirmación que el derecho humano a la vivienda es un hecho inalienable para la construcción del valor de la dignidad como principal clave en el acompañamiento a las personas en situación de exclusión social grave. Especialmente este año, ante las circunstancias sobrevenidas por la COVID-19, se ha puesto de relieve, cómo la vivienda, en definitiva, el hogar, es el primer escudo social para la protección individual y colectiva. En contraposición, tal como se plantea desde el lema de este año, no tener una vivienda ha supuesto un factor eminentemente de riesgo,  en tanto, no ha sido posible la protección de millones de personas, de allí que: “no tener casa mata”.

No tener casa impide también tener un hogar, genera un impacto en la salud física y mental, dificulta las relaciones sociales y un espacio de protección. Cáritas Española a través de una nueva campaña, en esta ocasión, con las circunstancias sobrevenidas a raíz de la pandemia, se plantea como eje central que la vivienda es un derecho humano, necesario para preservar la dignidad de todas las personas.

En este sentido, individuos y colectivos han vivido una experiencia de fragilidad compartida al sentirse amenazados por la COVID-19, el miedo, el dolor y el sufrimiento causado por la muerte de seres queridos. Esta situación ha generado una ola de solidaridad que parece haber sacudido las conciencias y la sensibilidad de la sociedad, pero también, y debido a la distancia social requerida para controlar la pandemia, se ha instalado el temor colectivo a contagiar y a ser contagiado y, el desconcierto ante una situación jamás vivida.

Desde esta realidad tan compleja, Cáritas emprende la nueva campaña de sensibilización en un contexto de emergencia económica y social que, en relación con la vivienda, tiene visos de emergencia habitacional ya que el aumento de personas con dificultades para pagar la vivienda o los suministros, puede abocar a muchas familias a tener que abandonar la misma o a situaciones de desahucio.

Todo lo anterior se presenta como un gran reto en medio de una grave polarización de la sociedad a merced de los diferentes vaivenes políticos, la desinformación, los bulos o el exceso de la misma, el control del Estado y el recorte de libertades amparado en la protección de la población. Al tiempo que la situación económica y social de una parte importante de la sociedad ha sufrido un revés por la falta de empleo y de recursos, a pesar de la aprobación del Ingreso Mínimo Vital.

Existencia humana con dignidad

El objetivo principal de la campaña es reclamar la atención de la sociedad como colectividad responsable de reconstruir y tejer un modelo social sostenible e inclusivo para toda la población. Para ello, se pretende enfocar la atención en las personas más vulnerables, las que viven a la intemperie y en las fronteras de los espacios de protección social, las que viven en la calle, sin casa ni hogar, las que no cuentan porque persisten invisibles y alejadas de los intereses comunes.

Refieren fuentes de Cáritas que “estas personas forman también parte de este tejido social a reconstruir y nos encontramos ante una nueva oportunidad para tomar conciencia y cambiar la percepción que tenemos como sociedad de las personas que viven situaciones de mayor vulnerabilidad”.

En consecuencia, el derecho humano a la vivienda está ligado al resto de Derechos Humanos que garantizan vivir la existencia humana con plena dignidad. Las personas que no tienen acceso a una vivienda, a un lugar para vivir que sea techo y hogar, expresan y reclaman los derechos que les han sido negados, a recuperar su espacio legítimo y su derecho a formar parte de un tejido social y comunitario.

Por tanto, el principal reto es repensar los pilares que sostengan la convivencia para darles un nuevo sentido y valor. Lo público, lo que es de todos debe ser también para todas las personas, garantizando el bien común y el acceso y disfrute a los derechos que convierten a las personas en sujetos de libertad y responsabilidad.

Cáritas no quiere quedarse aislada en este ejercicio de denuncia, como elemento fundamental de la campaña, por ello, favorece una línea de concienciación con adultos, jóvenes y niños, ya que, con un cambio en la conciencia social, se producirá un cambio en el ejercicio político de favorecer y garantizar derechos.

Visibilidad de las personas en situación de sin hogar

Las Líneas-fuerza permanentes que guían la campaña reflejan que “nos encontramos inmersos en un modelo socioeconómico que excluye a las personas más vulnerables y que genera desigualdad, que debemos cuestionar y ante el que generar debates que nos permitan avanzar realmente hacia un Estado del Bienestar”. En esta línea, es fundamental la visibilidad de las personas en situación de sin hogar, en especial de las que viven en la calle, “de ahí que sean tan importantes las acciones de sensibilización y la información a toda la sociedad”.

Reza el manifiesto que “el vínculo y el cambio surgen desde el interés y el acercamiento, y no pueden existir sin la visibilidad y el reconocimiento de la realidad de las personas sin hogar.

Este colectivo ve negado en muchas ocasiones el ejercicio de sus derechos (asistencia sanitaria, vivienda, protección social, empadronamiento, etc.), así como su participación en la sociedad y comunidad. “Por ello son imprescindibles políticas públicas comprometidas que pongan a las personas en el centro, favoreciendo el acceso y ejercicio de sus derechos, es imprescindible el compromiso de toda la sociedad para que “Nadie Sin Hogar” sea una realidad: Administraciones públicas, entidades sociales, medios de comunicación, organizaciones, personas afectadas, sociedad en general, etc.

¿Y tú, ¿qué dices? di basta.

Se trata de una campaña en primera persona. “No queremos hablar `sobre´ las personas en situación de sin hogar, o ´con´ las personas en situación de sin hogar, sino más bien, que la campaña sirva para que las personas sin hogar nos interpelen desde lo que les pasa, lo que nos piden, ¿qué nos dicen?, desde la vulneración de sus derechos y sus reivindicaciones, con un horizonte de posibilidad”, lo que justifica el tono de manifiesto propuesto en esta ocasión.

Todo ser humano es irrepetible, y tiene derecho a vivir en dignidad y a acceder a los derechos humanos (en igualdad de condiciones y provistos de las herramientas suficientes) que las diferentes legislaciones internacionales, nacionales, autonómicas y locales reflejan en sus normas.

Esta es la premisa del documento que puede descargar a continuación.

Descargar más materiales aquí 

Noticias relacionadas

Enrique, sin hogar durante cuatro años: “Solo quiero empezar de nuevo”

Cáritas Sevilla con las personas sin hogar

Cáritas Andalucía atendió en 2019 a más de 5.600 personas sin hogar con una inversión de 5 millones de euros

Las Personas sin Hogar en cifras

ENTREVISTA a Marciala de la Cuadra, responsable del Proyecto Lázaro de atención a las personas sin hogar (Iglesia Noticia Sevilla, 25-10-2020)

 


Calendario de Eventos

« diciembre 2020 » loading...
L M X J V S D
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
Ver más

Blogs

Síguenos