Author image

Virgen de la Salud, en la Parroquia de Nuestra Señora de la Salud (Sevilla)

Ante la difícil situación actual motivada por la pandemia dela COVID-19, volvemos nuestros ojos a Santa María Madre de Dios, a la que el pueblo cristiano ha invocado desde siempre con el título de Salud de los enfermos.

La parroquia de Nuestra Señora de la Salud venera una valiosa imagen en madera policromada de la Virgen, que puede fecharse en el siglo XVI, de autor desconocido, si bien por su configuración formal, por el tratamiento de los ropajes e incluso por la postura del Niño, esta escultura puede relacionarse con el entorno de Jerónimo Hernández o de Roque Balduque.

Procede de la desaparecida Parroquia de San Miguel, iglesia gótica mudéjar fundada en el siglo XIII y reconstruida tras el terremoto de 1356, que fue derribada en 1868 y que estaba situada en la manzana delimitada por las actuales calles de Jesús del Gran Poder, Aponte, Trajano y la plaza del Duque. Allí, en la Capilla Sacramental se encontraba esta imagen bajo la advocación de la Oliva, que había sido donada por el Duque de Montellano, patrono de dicha Capilla, y tras la demolición de esta céntrica e histórica parroquia la Virgen fue llevada a la Iglesia de San Antonio Abad donde recibía culto en una hornacina del atrio. Gracias a las gestiones realizadas por el entonces párroco de Nuestra Señora de la Salud, don Andrés Cárdenas Dorantes, el 30 de mayo del año 1975 es autorizado por el Cardenal Bueno Monreal el traslado a esta moderna parroquia que se dedica a esta advocación tomada de la letanía lauretana, en la que se invoca a la Madre de Dios como Salud de los enfermos, título que pone de manifiesto la maternal protección de la Virgen hacia sus hijos, cuidando tanto de la salud corporal como de la salud del espíritu. La Virgen es auxilio en la enfermedad y salvación para nuestras almas, ya que Ella dio a luz al Salvador, apareciendo a la vez como intercesora del género humano ante la enfermedad y el dolor.

Esta hermosa imagen de acusada frontalidad muestra a la Madre de Dios de pie, sosteniendo al Niño Jesús en su brazo izquierdo, mientras que su brazo derecho aparece levemente alzado, con la mano en ademán de portar un cetro o un ramillete de flores, atributo iconográfico que llevan numerosas imágenes de esta advocación.

Viste túnica blanca y manto azul, si bien la policromía actual no es la original. Posee una gran elegancia clásica, propia de la escultura renacentista sevillana, gracias a detalles como los pliegues del manto o el velo que cubre su cabeza, bajo el cual se distingue el cabello dorado, destacándose igualmente la belleza serena del rostro de la Madre de Dios.

Ante Ella rezamos con el Papa Francisco: “Protege a los médicos, a los enfermeros, al personal sanitario, a los voluntarios que en esta emergencia combaten en primera línea y arriesgan sus vidas para salvar otras vidas”.

Antonio Rodríguez Babío

Delegado diocesano de Patrimonio Cultural


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« septiembre 2020 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
Ver más

Síguenos