Author image

San José, Parroquia de Santa María Magdalena. Villamanrique de la Condesa

El pasado jueves celebramos la solemnidad de San José. Por ello, nos detenemos hoy ante esta bella imagen que se venera en la Parroquia de Santa María Magdalena de Villamanrique de la Condesa, procedente del desaparecido Convento franciscano de Santa María de Gracia de la misma localidad.

Consagrada en 1859 tras la demolición en el año 1800 de la primitiva Iglesia, la Parroquia de Villamanrique de la Condesa atesora tres retablos de gran valía artística que proceden del Convento franciscano de Santa María de Gracia, fundado en noviembre de 1607 por doña Blanca Enríquez, marquesa de Villamanrique. La fábrica de este Convento era obra de Juan de Oviedo y de la Bandera, y fue demolido a principios de los años 60 del siglo XX, trasladándose con anterioridad los retablos a la Parroquia en octubre de 1960.

Los tres retablos son obra del maestro mayor del Arzobispado de Sevilla Diego López Bueno (1565-1632). En 1616 concluye el gran retablo-relicario de la Anunciación, que hoy preside la Parroquia, mientras que entre ese año y 1619 realizará los retablos gemelos de la Inmaculada y el que hoy nos ocupa de San José, que está presidido por una magnífica escultura del esposo de María, perteneciente a la escuela de Juan de Mesa.

El retablo de San José, de estilo renacentista, presenta un basamento adornado con pinturas de roleos de acanto y centrado por el Sagrario en cuya puerta aparece la pintura del Ecce Homo. El cuerpo central se articula por dos grandes columnas estriadas de capiteles compuestos y un frontón partido que presenta grandes volutas y que enmarcan el camarín central donde se aloja el Santo con el Niño. En el ático aparece un lienzo de San Francisco de Asís, bella obra del círculo de Francisco Pacheco que recuerda su procedencia franciscana.

La imagen titular de este retablo muestra a San José llevando de su mano derecha al Niño Jesús, el cual levanta su mano derecha en actitud de bendecir. Las dos imágenes, padre e Hijo, presentan sus respectivas piernas derechas adelantadas respecto a la izquierda, en actitud itinerante. Los acusados pliegues que muestran las túnicas que visten confieren verticalidad al conjunto.

En ambos personajes es destacable la dulzura de sus rostros, que expresan gran unción y santidad, más amable el del Patriarca y más solemne y grave el del Hijo de Dios.

Mirando el rostro de esta bendita imagen, se hacen visibles las palabras del Papa Francisco acerca de este santo: “En los Evangelios, san José aparece como un hombre fuerte y valiente, pero en su alma se percibe una gran ternura. (…) San José es un hombre fuerte y de silencio”. Fortaleza, ternura y silencio: las tres palabras que definen a San José deben estar presentes también en nuestra vida de fe y en nuestra relación con los hermanos.

Antonio Rodríguez Babío

Delegado diocesano de Patrimonio Cultural


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« septiembre 2020 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
Ver más

Síguenos