Author image

San José itinerante. Capilla del Colegio de la Sagrada Familia (Sevilla)

En la calle Pozo se encuentra el Colegio de la Sagrada Familia fundado en 1895, de las Hermanas Carmelitas de la Caridad, en cuya Capilla se encuentra este interesantísimo grupo de San José con el Niño de la mano, atribuido con gran fundamento a Juan de Mesa.

La iconografía de San José con el Niño de la mano o San José itinerante aparece en la etapa manierista con la pintura que el Greco realiza para la Capilla de San José de Toledo a finales del siglo XVI, si bien conocemos diversos antecedentes en grabados alemanes a partir del siglo XV. La presentación de San José con el Niño de la mano subraya la paternidad del santo patriarca al poner de manifiesto su papel de educador del Hijo de Dios en su infancia, así como su función guiadora, añadiendo ternura y amor por medio del detalle de las manos unidas de padre e Hijo.

En la Capilla de las Carmelitas de la calle Pozo encontramos este magnífico conjunto que fue restaurado en el año 2016 por Manuel Ballesteros y Alejandro Cascajares, intervención que puso de manifiesto la gran calidad de las tallas de San José y del Niño, que se vinculan con la producción del gran escultor cordobés Juan de Mesa por los rasgos faciales de ambas imágenes, el tallado de los cabellos o la propia composición, como señala el doctor José Carlos Pérez Morales, especialista en la obra de este artista, quien afirma que parece ser que este grupo de san José con el Niño llega a dicho colegio sevillano por una donación de su fundadora y benefactora Gertrudis Zuazo en 1905.

Igualmente se especula que la procedencia de este conjunto escultórico podría ser el Convento franciscano de San Diego de Alcalá, fundado en 1589 y que se encontraba en el solar que hoy ocupa el Casino de la Exposición, siendo bendecida la iglesia el 9 de abril de 1592 por el arzobispo don Rodrigo de Castro, como apunta la historiadora Carmen Tena Ramírez. La proximidad al río hace que sufra las constantes inundaciones del Guadalquivir por lo que en 1784 se trasladan al antiguo noviciado jesuita de San Luis. Las instalaciones del convento fueron convertidas en fábrica de curtidos hasta que en 1849 son adquiridas por los duques de Montpensier que mantienen la iglesia como capilla de los empleados del palacio. Finalmente, en 1893 la infanta Luisa Fernanda cede parte de los jardines al Ayuntamiento de Sevilla, que reordenará la zona trazando la avenida de María Luisa y el parque, para lo cual es demolido el convento, del cual sólo queda hoy como testigo el nombre de la glorieta de San Diego.

Aparece San José de pie sosteniendo en su mano izquierda la vara florecida, mientras que con la derecha coge al Niño Jesús. La postura flexionada de su pierna derecha dota de contenido movimiento a la imagen. Una gran capa anudada en su hombro izquierdo cubre al santo, dejando ver en la parte delantera su túnica.

El Niño por su parte presenta una cuidada anatomía, con un leve contrapposto, y muestra su mano derecha en actitud de bendecir. Ambos rostros, de gran belleza, parecen no dejar duda acerca de su filiación mesina por el gran parecido que guardan con otras obras de este autor.

Se conserva un interesante grabado de finales del siglo XVIII del San José que se veneraba en este convento, en el que podemos descubrir algunas similitudes como las posturas de ambas imágenes, así como la disposición de los ropajes del santo patriarca.

Antonio Rodríguez Babío, delegado diocesano de Patrimonio Cultural.


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« octubre 2021 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Ver más

Síguenos