Author image

San José con el Niño. Palacio Arzobispal de Sevilla

Con motivo del Año de San José traemos esta obra de Juan de Roelas que se encuentra en el Palacio Arzobispal de Sevilla y que se considera pionera en mostrar los sentimientos de afecto entre el Santo Patriarca y el Hijo de Dios.

En efecto, tal y como señala el catedrático Enrique Valdivieso, esta pintura muestra cómo Roelas es el primer pintor en la historia del arte sevillano que representa los sentimientos entre los miembros de la Sagrada Familia que posteriormente Murillo elevará a su máxima expresión en obras que incluyen toda la afectividad de las relaciones familiares entre padres e hijos, como podemos advertir en la Sagrada Familia del pajarito.

Realizada en torno a los años 1620-1624, es decir en los años del último periodo de la actividad de Roelas en Sevilla, forma pareja con una pintura de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen, también actualmente en el Palacio Arzobispal, y como se deduce de su formato vertical y estrecho, ambas formaban parte de un retablo del que no conocemos su procedencia, aunque sí sabemos que llegan a su ubicación actual procedentes del Seminario de San Telmo.

Juan de Roelas muestra en esta obra al Niño Jesús sentado en el regazo de San José, a cuyos pies aparecen sus herramientas, ocupando ambas figuras prácticamente la totalidad del espacio del cuadro para dar así mayor sensación de unidad y de proximidad entre ambos personajes. Pareciera como si San José hubiera interrumpido su trabajo de carpintero para abrazar con cariño y ternura al Niño, que sonríe mirando al espectador, al cual bendice con su mano derecha, mientras sostiene una pequeña cruz de tablillas con su izquierda, anuncio y anticipo de su muerte, detalle éste de gran hondura teológica que no es raro encontrar en las escenas que presentan el taller de San José. Así lo narran escritos piadosos como los del franciscano natural de Villaverde del Río, Bernardino de Laredo, y más tarde Francisco Pacheco lo recoge en su Arte de la Pintura, al describir cómo ha de representarse la Sagrada Familia en el taller, en el que el Niño debe aparecer “sentado en tierra junto a su Madre, mirando una cruz de dos palitos atados con un hilo”.

La presencia de la cruz, premonición de la muerte redentora de Jesús ya en su infancia, explica el semblante melancólico, casi triste, con que Roelas representa al Santo Patriarca y que parece contagiar todo el conjunto, reforzado este hecho por el fondo oscuro de la composición y sólo aliviado por la sonrisa del Niño Dios que parece así aceptar su entrega sacrificial por toda la humanidad.

Como señala el mariólogo Álvaro Román, “aunque José no estuviera presente al pie de la cruz como María, habría cooperado de forma vicaria mediante el trabajo de la madera que los teólogos relacionaban simbólicamente con la cruz”, de manera que el sufrimiento de José se equipara al dolor de la Madre en el Calvario.

Antonio Rodríguez Babío, delegado diocesano de Patrimonio Cultural

 


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« diciembre 2021 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Intención de oración. Diciembre 2021

Blogs

Síguenos