Restauración del retablo mayor de la Parroquia de San Andrés

Restauración del retablo mayor de la Parroquia de San Andrés

El retablo mayor de la iglesia parroquial de San Andrés presenta desde este fin de semana una imagen totalmente remozada que nos acerca a la impresión que posiblemente se llevarían los vecinos de esta collación del centro de Sevilla en la primera mitad del siglo XVIII. La recuperación de su cromatismo original es sólo el resultado más aparente de unos trabajos de restauración que se han desarrollado en un tiempo récord, siguiendo un modelo de gestión implantado en la Archidiócesis desde hace cinco años.

La Archidiócesis de Sevilla comenzó el 18 de junio la intervención en el retablo mayor de la iglesia de San Andrés, templo gótico-mudéjar catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC). Desde entonces, doce alumnos del grado en Conservación y Restauración de la Universidad de Sevilla, dirigidos por dos monitores, han trabajado casi a destajo para devolver a esta joya del barroco sevillano su fisonomía original. El retablo, obra de Felipe Fernández del Castillo y Benito Hita del Castillo, está formado por un banco, un primer cuerpo con tres calles separadas con columnas. En este cuerpo se encuentran las esculturas policromadas de San Pedro y San Pablo, y en el camarín central una preciosa imagen de la Inmaculada, obra de Jerónimo Hernández que data de 1570. En un nivel superior se encuentra la imagen del titular de la parroquia, San Andrés, y finalmente, el cuerpo superior se remata con una imagen de Santa Bárbara.

Un doble objetivo

El convenio suscrito entre la Archidiócesis y la Universidad de Sevilla posibilita la realización de una serie de proyectos con los que se persiguen dos objetivos. Por un lado, la recuperación y conservación de un patrimonio necesitado de una “atención preventiva”. Y por otro, favorecer la formación práctica de los futuros conservadores, las personas que a corto y medio plazo tendrán la responsabilidad de recuperar un patrimonio que ilustra en buena medida la historia de la Iglesia y la sociedad sevillanas. El coordinador del proyecto es el delegado diocesano de Patrimonio Cultural, Antonio Rodríguez, que subraya los beneficios de este modelo de gestión: “Con estas campañas de verano respondemos a una doble exigencia, la conservación de un patrimonio importantísimo y la promoción y formación de los jóvenes”.

La restauración del retablo de San Andrés no es una novedad para el Departamento de Obras de la Archidiócesis. Esta iniciativa se ha llevado a cabo con resultados satisfactorios en anteriores campañas estivales. Prueba de ello son las intervenciones en templos como Santo Domingo de Osuna, San Lorenzo y Santa María Magdalena de Sevilla o la Parroquia de Santa María la Blanca, esta última de Fuentes de Andalucía.

Agustín Martín ha sido, junto a Antonio Gamero, tutor del grupo de alumnos en prácticas que ha trabajado en San Andrés. En declaraciones a Iglesia en Sevilla resumía de la siguiente manera unas actuaciones que no han estado exentas de complejidad: “Se ha limpiado el retablo de depósitos superficiales, hemos trabajado la policromía y se han consolidado las piezas inestables, tanto de esculturas como de retablos, en la parte vista y en la trasera”. Para ello, unas piezas se han trasladado a un taller de la parroquia y otras se están restaurando in situ, gracias al andamio de cinco plantas que ha velado el retablo durante casi un mes y medio. Durante este tiempo, se ha podido cotejar el estado actual de las piezas intervenidas con la impresión resultante del cuidadoso trabajo de recuperación de una policromía con matices en algunos casos desconocidos. Los alumnos implicados en el proyecto coinciden en destacar el deficiente estado de conservación de la obra, debido a muchos factores: el inevitable desgaste como consecuencia del paso del tiempo sin los cuidados debidos, la degradación natural de los materiales y alguna que otra intervención anterior. En cuanto al soporte, subrayan que estructuralmente se encontraba en buenas condiciones, “ya que es una obra de buena factura”, aunque se observaban grietas y desprendimientos puntuales.

La capa de protección que se ha aplicado al retablo garantiza larga vida a esta joya del barroco sevillano. No obstante, una de las conclusiones que arroja este tipo de actuaciones es la necesidad de un seguimiento técnico periódico con vistas a prevenir contingencias preocupantes a largo plazo.


Calendario de Eventos

« octubre 2018 » loading...
L M X J V S D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
Ver más

Síguenos