Author image

Ordenando un altillo

Terminando de hablar por teléfono con mi amigo Manolo sobre la actualización de mí Curriculum Vitae , me dirigí a buscar en el altillo la carpeta donde guardaba todos los certificados que avalaban mi formación.

Encontré la carpeta y empecé a recordar esos años tan maravillosos que pasé en la Universidad, esas primeras experiencias laborales dando clases y las  amistades que se fraguaron entonces y que mantengo actualmente.

Me adentré en el interior del altillo como en la escena de la película ‘Las crónicas de Narnia’, cuando los tres hermanos entran en el armario y mientras despejan  los abrigos que se encuentran a su paso, se dirigen  hacia el exterior  donde acontecen sucesos extraordinarios.

Con música  de fondo de Hans Zimmer,  empiezo a encontrarme con todo tipo de recuerdos en el altillo: Fotos de mi primer interrail, cuando contaba 20 años, mi primera aventura “improvisada” de un viaje en moto a Sevilla desde Barcelona, acampadas en Cazorla, Pirineos….

Comienzo a poner en orden  todo  lo que voy encontrando y hago inventario para saber qué guardo en el altillo , cuando de repente siento una sensación muy agradable. Me gusta lo que estoy haciendo y no me pesa nada hacerlo.

Es la sensación de hacer las cosas con amor, de lo que nos hablan papas como San Juan Pablo II y recientemente  Francisco en la Exhortación “Gaudete et Exultate”.

Es curioso cómo en la vida no tenemos que hacer grandes cosas para disfrutar, cómo dándole un toque extraordinario a  lo ordinario podemos revivir experiencias que permanecerán en el tiempo…


  1. Gemma 09:40, Jun 25, 2018

    Si, Beatriz, ese es el secreto hacer las cosas con amor: las grandes y las pequeñas; las que nos gustan y las que nos disgustan… PONERLE AMOR A TODO LO QUE HACEMOS

    Responder a este comentario
  2. Charo 12:32, Jun 29, 2018

    Cierto, hace poco hice eso mismo y me idéntico contigo. ¡ Qué maravilloso ¡ también es cierto que cuando lo comentaba con una amiga me decía Charo y te acuerdas de esto… y te acuerdas de lo otro, y muchas cosas no recordaba … que coraje pero conforme mi amiga me contaba las iba recordando, ¡qué sentimiento¡, alguna cosilla costaba recordar más que otra … y eso de no terminar de acordarme verdad pero que disgustaba porque lo quería recordar de inmediato , ja , ja , pero el amor y sentimiento tan extraordinario que me producía no os podría explicar. Pero verdad Beatriz que qué sencillo y a la mano tenemos sentir y recordar esas inolvidables y gratas experiencias. A partir de ahora no voy a buscar algo cuando necesite, simplemente sé que tengo que buscar un poquito de tiempo para revolver y buscar entre mis cosas, me transmite mucho, no solo buscaré mi CV, revisaré mis álbumes, removeré mis cajones, bajaré a mi trastero … con que poquito se puede sentir tanto, ¡Con qué poquito! . Gracias.

    Responder a este comentario
  3. Maria Jose Marcilla 13:57, Jul 04, 2018

    Asi es, el gozo de recordar por medio de esas cosas que guardamos y olvidamos porque van dando paso a las mas recientes. Pero la historia, la biografía de nuestra propia vida es conveniente recordarla, removerla, todo “eso” para ser agradecido en la vida y lo que ella nos aporta.
    Qué hermoso es revivir la vida!!!
    Un abrazo Beatriz

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« septiembre 2018 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Ver más

Síguenos