Ordenaciones sacerdotales 2020: Respondiendo a la llamada de la felicidad

Ordenaciones sacerdotales 2020: Respondiendo a la llamada de la felicidad

Este ha sido un curso extraño a causa de la irrupción del coronavirus en nuestras vidas, que bien ha cancelado, bien ha hecho tambalear, algunas citas tradicionales de la Iglesia en Sevilla. Un ejemplo de ello son las ordenaciones sacerdotales.

Esta ha sido una incertidumbre que han sobrellevado durante los últimos meses los siete diáconos sevillanos que finalmente, para gran alegría de la Archidiócesis, sí podrán ordenarse mañana, 20 de junio, en una ceremonia en la Catedral hispalense presidida por el Arzobispo, que además será retransmitida por 7TV. Ellos son Francisco Trigo, Javier de Lara, Juan Shongshang Du, Luis María Jiménez, Pedro Elena, Rubén Pérez y Francisco J. López.

Una nueva vida

Ante su inminente ordenación todos reconocen sentirse “contentos y nerviosos”. Además, expresan –en palabras de Luis María y de Rubén, respectivamente- “un profundo agradecimiento al Señor por ser tan generoso” y “una sensación de pequeñez y humildad ante la gracia tan grande que el Espíritu Santo va a derramar sobre nosotros”.

De esta forma, a partir de mañana, todos ellos empiezan una nueva vida: “Ha llegado el final del proceso de discernimiento y configuración con esa llamada, y empieza por fin la vida de apóstol, trabajando codo con codo con Él”, resume Francisco L.

En este proceso es esencial el diaconado, un periodo previo a la ordenación sacerdotal que estos siete jóvenes han vivido –en parte- confinados. Sin embargo, como argumenta Javier, “no considero que haya sido una pérdida, sino más bien otra manera de aprender y de crecer hacia adentro”. Igualmente, Francisco T. asegura que “ha sido una oportunidad única que ha requerido hacer esfuerzos de adaptación sin precedentes y, por tanto, me ha exigido intentar estar a la altura de las circunstancias introduciendo nuevas vías de acompañamiento”. Asimismo, Juan confiesa que “he aprendido mucho de la feligresía y a través del diaconado entiendo más el sentido de la vida sacerdotal”. En esta línea, Rubén opina que durante el Estado de Alarma “he aprendido a confiar más en Dios, sabiendo que la vocación nos la da Él y que de forma providencial la hace crecer incluso en circunstancias adversas”.

Pese a su lógica alegría ante la ordenación presbiteral, comentan las dificultades organizativas que ha conllevado esta celebración a raíz de las limitaciones de aforo y el distanciamiento social obligado en plena pandemia. Probablemente uno de los diáconos que más sufra esta circunstancia sea Juan Shongshang, de origen chino, que lamenta que nadie de su familia pueda acompañarle durante este importante momento. Si bien, recibirá el apoyo y el calor de sus compañeros del Seminario, del clero diocesano y de una pequeña representación de la comunidad católica china presente en Sevilla.

Retos del sacerdote de hoy

De los seis años de formación en el Seminario Metropolitano destacan, sobre todo la excelente dirección espiritual, ya que “esta formación es necesaria e imprescindible para discernir la vocación sacerdotal y establecer una relación íntima con el Señor” (Juan).

Ahora les toca a ellos convertirse en pastores. Todo un reto lleno de expectativas muy exigentes, pues “un sacerdote debe ser santo –afirma Francisco T.- y ya con eso el resto de cosas van incluidas”. Por tanto, añade Pedro, debe ser “amable, sincero, un hombre orante y justo”. Mientras que Javier señala la importancia de la empatía y la “unidad de vida, es decir, nada de dobleces”. Por su parte, Juan recuerda que en el quehacer del presbítero es fundamental “cuidar de los pobres, los mayores y los enfermos”. Un conjunto de actitudes que se engloban en “la caridad pastoral, la cualidad propia y específica del presbítero diocesano secular”, matiza Francisco L.

Y todo ello es necesario frente a un mundo “muy cambiante”, mantiene Francisco T., cuyos retos son muy diversos. En opinión de Luis María “la sociedad de la indiferencia es una amenaza que empieza por nosotros”. Pedro, sin embargo, pone el foco en la atención a los empobrecidos y a los jóvenes, mientras que las preocupaciones de Francisco L. se dirigen a la “cada vez más creciente secularización de la sociedad, que no admite siquiera hablar ya de espiritualidad o trascendencia”. Rubén, por su parte, indica que el mayor reto es “acercar a la gente a Jesucristo”.

Ante tanto desafío no les vence el desánimo, sino que tienen claro que el Señor está de su parte y que la Iglesia les provee de buenas “herramientas” para servir a los demás y mantenerse firmes en su vocación: “La fidelidad es directamente proporcional a la vida de oración del sacerdote”, confirma Javier; el ‘truco’ está, según Luis María en “ser fiel en lo poco, y con la ayuda del Inmaculado Corazón de María”; Francisco T. advierte que hay que “estar atento a la voz del Espíritu Santo”; y Pedro sostiene que para ser fiel “tenemos que intentar no olvidar la primera vez que nos enamoramos del Señor, recordando siempre la primera llamada”. A lo que Francisco L. suma la “contemplación de la Palabra de Dios, cuidar la liturgia, que no pase ni un solo día sin la Eucaristía, no abandonar nunca la dirección espiritual y alimentar la fraternidad sacerdotal”.

Pero, la santidad de los sacerdotes no es una cuestión individual, sino coral. Por ello, los ordenandos concluyen pidiendo a los fieles sevillanos que recen por ellos y por las vocaciones. “No tengáis miedo si sentís la llamada de Dios al sacerdocio–anima Rubén a otros jóvenes-, porque el Señor tiene un plan para cada uno y el único modo de ser feliz es respondiendo a esa llamada”. Ellos ya han respondido con un “sí” en mayúsculas a la llamada de su vocación, a la llamada de la felicidad.

Primeras Misas

Debido a las limitaciones de aforo y las medidas de distanciamiento social, la asistencia a estas misas será únicamente con invitación.

  • Javier de Lara: 21 de junio a las 21.15 h, en la Parroquia del Buen Aire (Sevilla).
  • Francisco Trigo: 22 de junio a las 20.30 h, en la Parroquia Santa María del Alcor (El Viso del Alcor).
  • Juan Songshang Du: 23 de junio a las 20 h, en la Parroquia San José Obrero (San Juan de Aznalfarache).
  • Francisco J. López: 24 de junio a las 21 h, en la Parroquia de San Agustín (Alcalá de Guadaíra).
  • Rubén Pérez: 25 de junio a las 20.30 h, en la Parroquia de la Milagrosa (Sevilla).
  • Pedro Elena: 27 de junio a las 10 h, en la Parroquia Nuestra Señora de la Oliva (Lebrija).
  • Luis María Jiménez de Cisneros: 28 de junio a las 10.30 h, en la Parroquia de San Carlos Borromeo (Sevilla).

 

Noticias relacionadas

Monseñor Asenjo a los nuevos sacerdotes: “Los más necesitados deben ser vuestros predilectos”

La Archidiócesis de Sevilla se congratula por sus siete nuevos sacerdotes

Galería fotográfica de las Ordenaciones Sacerdotales 2020

 


Calendario de Eventos

« septiembre 2020 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
Ver más

Síguenos