Monseñor Saiz a los nuevos diáconos: “Haced del servicio a Dios y a los demás el eje central de vuestra existencia”

Monseñor Saiz a los nuevos diáconos: “Haced del servicio a Dios y a los demás el eje central de vuestra existencia”

Manuel Franco, Germán Carrasco, José Pablo Hoyos y Julio Sánchez son los cuatro nuevos diáconos ordenados esta mañana en la Archidiócesis de Sevilla. La ceremonia ha tenido lugar en la Catedral hispalense y ha estado presidida por el arzobispo monseñor José Ángel Saiz.

Además, han concelebrado el deán de la Seo y vicario general de la diócesis, Teodoro León; y el nuevo rector del Seminario Metropolitano, Andrés Ybarra. Asimismo, en la celebración ha participado la práctica totalidad de la comunidad del Seminario, numerosos sacerdotes diocesanos y un gran número de familiares, amigos y fieles de las parroquias de origen de los diáconos recién ordenados.

Por su parte, monseñor Saiz ha centrado su homilía en la actitud de servicio propia del orden del diaconado.

El arzobispo ha comenzado su homilía realizando un recorrido por los sacramentos de la Iniciación cristiana. En primer lugar, por el Bautismo “somos constituidos hijos del Padre, miembros de Cristo y templos del Espíritu Santo. El Bautismo produce en nosotros una nueva vida, un dinamismo que nos impulsa a la santidad y al apostolado”. Precisamente esta dimensión apostólica, ha señalado, “se manifiesta de manera más plena en la Confirmación, que es un nuevo Pentecostés para el que la recibe y que comporta el compromiso de dar testimonio de Cristo con la palabra y con la vida”.

En esta línea, ha explicado don José Ángel, “la actitud de servicio no es un elemento menor”. Como muestra, se ha referido a las palabras del Señor a los Doce: “El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos”. Por esta razón ha instado a los nuevos diáconos a “hacer del servicio a Dios y a los demás el eje central de nuestra existencia; uno de nuestros fundamentos” y ha elevado una súplica a Dios: “Que el Señor cambie nuestro corazón ambicioso por un corazón que sirve a los hermanos hasta dar la propia vida”.

Diaconía de la liturgia, la palabra y la caridad

Estos tres aspectos son los que ha destacado el arzobispo de Sevilla durante su homilía: “Sois llamados a hacer presente la predilección del Señor por los más pobres y enfermos. Serviréis en la mesa de los pobres como una prolongación de vuestro ministerio en la mesa eucarística. En este amor preferencial por los más indigentes y desamparados, debéis configuraros con Cristo Siervo al cual representáis, y actuar con misericordia hacia los más necesitados”, ha dicho directamente a los ordenandos.

Por otro lado, ha continuado, en el ámbito litúrgico y sacramental “participaréis en la acción santificadora del Pueblo de Dios presidiendo la celebración de algunos sacramentos y de los ritos exequiales, así como la Liturgia de las Horas y la oración del pueblo fiel, bendiciendo las personas y las cosas y, sobre todo, asistiendo al Obispo y a los presbíteros en la celebración de la Eucaristía”. A estas funciones se añaden la proclamación del Evangelio y la predicación de la Palabra. No en vano, “seréis enviados a instruir al Pueblo de Dios a través de la homilía, la catequesis y los diversos espacios de transmisión de la Palabra”. Para ser un buen predicador, ha señalado monseñor Saiz, “es imprescindible llegar a un conocimiento, a una familiaridad con los textos sagrados a través del estudio y la meditación, y, sobre todo, a vivir la coherencia entre la palabra predicada y el comportamiento, es decir, que la predicación esté acompañada por el testimonio de la propia vida”.

Finalmente, como es habitual, el arzobispo hispalense ha concluido su homilía refiriéndose a la Virgen María, quien -ha asegurado- “os conducirá en vuestro ministerio diaconal. Ella es la oyente de la palabra, bienaventurada porque la acoge y la pone en práctica; ella es la mujer eucarística, porque toda su vida fue una ofrenda agradable a Dios; María es la humilde esclava del Señor, que con su ‘fiat’, con su entrega generosa y confiada hace posible la Encarnación del Verbo”.

Puede escuchar la homilía completa en la retransmisión de la ceremonia a través del canal de youtube de la Catedral.

Noticias relacionadas

El arzobispo de Sevilla ordenará el sábado a cuatro nuevos diáconos


Calendario de Eventos

« octubre 2022 » loading...
L M X J V S D
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
Ver más

Intención de oración. Octubre

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Síguenos