Author image

La Virgen de la Sede (Concepcionistas de Lebrija)

El 30 de octubre de 1518, es decir hace ahora 500 años, fue bendecido el Convento de la Purísima Concepción de Lebrija, de la Orden de la Inmaculada Concepción, también conocidas como las Concepcionistas Franciscanas, fundada por Santa Beatriz de Silva sólo veintinueve años antes, en 1489.

Por ello, presentamos hoy esta imagen de la Virgen de la Sede, también llamada del Refectorio, ya que presidía dicha estancia del Convento ocupando un sitial de madera en la propia mesa donde comían las monjas, como se puede ver en una fotografía de mediados del siglo pasado, obra del fotógrafo José María González-Nandín. Actualmente la Virgen se encuentra en una hornacina en la sala de labores de la Comunidad.

Ha sido restaurada recientemente por David Triguero Berjano y como se señala en el completo informe de la intervención de la imagen, redactado junto con el investigador lebrijano José María Calderón Llamas (al cual agradecemos su colaboración en la redacción de este artículo), se trata de una interesantísima escultura de madera policromada de tamaño académico, fechable entre mediados del siglo XIII y mediados del XIV, de estilo gótico, de las llamadas “fernandinas” por estar relacionado su origen con el primer impulso repoblador que tuvo lugar tras la Reconquista durante la segunda mitad del siglo XIII en el valle del Guadalquivir por el Rey San Fernando.

En la segunda mitad del siglo XVIII fue repolicromada y se le añadió un nuevo manto de telas encoladas que oculta los volúmenes originales de la talla medieval.

La Virgen de la Sede presenta las características propias de la escultura mariana del llamado estilo “vasco-navarro-riojano”, que engloba las imágenes realizadas entre el último tercio del siglo XIII y mediados del XIV, en la zona del País Vasco, Navarra y La Rioja.

Representa a la Virgen María sentada sobre un sitial cuadrado dorado y apoyando sus pies sobre un supedáneo semicircular, sujetando con su mano izquierda al Niño Jesús que aparece de pie sobre su rodilla y con la otra mano, la derecha, sostiene una fruta, símbolo que alude a la virginidad de María, aunque puede hacer referencia igualmente a los dones del Espíritu Santo. El Niño por su parte aparece bendiciendo con su mano derecha y con la izquierda porta una esfera, que representaría la bola del mundo, ya que Cristo es el Rey y Señor del orbe.

Basada en los modelos bizantinos de la Hodegetria, tipo iconográfico mariano oriental que presenta a María como la que muestra el camino que es su Hijo, esta imagen desarrolla la iconografía de la Virgen Sedes Sapientiae, que se populariza en Occidente hacia los siglos XI y XII, en el que la Madre de Dios aparece como el trono de Dios y sede de la Sabiduría, ya que la Virgen aparece sosteniendo y mostrándonos a su Hijo que, en referencia al trono de Salomón del Antiguo Testamento, es identificado con la Sabiduría.

Antonio Rodríguez Babío

Delegado diocesano de Patrimonio Cultural


Entrada relacionada:

Quinientos años de concepcionistas franciscanas en Lebrija


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« noviembre 2018 » loading...
L M X J V S D
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
Ver más

Síguenos