Author image

La soledad

Hace unos días iba yo en el autobús y a mi lado una señora mayor. De pronto me pregunta si a mi me duelen los dedos. Yo me mire mis manos y le dije que gracias a Dios no me dolían. Ella me enseñó sus manos y me estuvo explicando cómo le dolía y cómo las tenía. Así empezó una conversación durante todo el trayecto. Su necesidad de hablar era imperiosa. Vivía sola, tenía unos sobrinos que únicamente, en raras ocasiones, aparecían para pedirle algo.

manosQué importante y necesario es escuchar, escuchar empáticamente, a personas que igual sólo vemos en un momento, pero para ella era la oportunidad de esa conversación que le sacó algo de su soledad. La soledad de no tener quien le escuche días tras días.

Este caso no es algo extraordinario, sino bien corriente en nuestra sociedad. Cada día aparecen casos  de personas fallecidas sin que nadie se dé cuenta de su ausencia. Casi cinco millones de personas viven solas en España según datos del INE. Algunos gobiernos han empezado a preocuparse por este incremento de  personas que viven en soledad

Pero la soledad va más allá de estar solo, muchas personas por circunstancias de la vida viven solas y no están en soledad.  Porque soledad es cuando te sientes solo, consideras que no le importas a nadie, cuando nunca te suena el teléfono, no llega  un correo…y sobre todo no sentir el contacto de un ser querido mostrando interés por ti, o no tener con quién hablar o contar en un momento determinado para algo… eso es soledad.

oracionAlgunos voluntarios, que salen por las noches a dar algo de cena a los sin techos, dicen que lo que más agradecen es que se hable con ellos, que se interesen por su realidad. Y en caso contrario ellos dicen lo duro que es ver pasar a gente y no poder hablar con nadie.

Cada uno sabremos, y con qué posibilidad contamos, para acercarnos a quienes nos necesitan como compañía y como escucha.

Y también  ¡qué necesario buscar ratos de vivir la soledad! Encontrarse con Dios y con uno mismo. Este tiempo de Cuaresma es tiempo propicio y oportuno de oración a solas con Dios, pero también en la oración están los hermanos.

En un himno de Laúdes leemos:

                                    No vengo a la soledad

                                    cuando vengo a la oración,

                                    pues sé que estando contigo,

                                    con mis hermanos estoy;

                                    y sé que , estando con ellos,

                                   Tú estás en medio Señor.

           

 

 

 


  1. Enrique. 13:19, Feb 19, 2018

    Es tema de actualidad y de preocupación social. Su solución es compleja. Si se aporta algún remedio, aunque parezca poco, como el que cuentas, vale la pena.

    Responder a este comentario
  2. Ana 13:24, Feb 19, 2018

    Que cierto todo lo que dices, que importante es escuchar y que necesario el silencio para encontrar nos con nosotros mismos y para encontrarnos con Dios. Que, como dices, sepamos, especialmente en esta cuaresma, acordarnos de los que están solos y encontrar un rato para ellos. Seguro que nos enseñarán mucho. Y que en el silencio de la oración nos encontremos con Dios.
    Gracias, Pilar por regalarnos tus reflexiones.

    Responder a este comentario
  3. Rocío 13:42, Feb 19, 2018

    Me ha encantado, realmente muchas personas lo que necesitan es que la escuchemos y hablar y que no sean invisibles, buena época para empezar a practicar estas obras de caridad tan bonitas y que no se acaben nunca.

    Responder a este comentario
  4. Mari Pepa 14:00, Feb 19, 2018

    Bonita reflexión en un tiempo de tanta soledad me siento a pesar de estar sola una privilegiada por familia y amigos pido a Dios por esas personas que no tienen a nadie y no saben escuchar su silencio

    Responder a este comentario
  5. María Ángeles Cao 14:44, Feb 19, 2018

    Muy cierto y muy real, Pilar. Muchas gracias!

    Responder a este comentario
  6. Pilar 14:09, Feb 20, 2018

    Gracias por vuestros comentarios que enriquecen mucho el contenido del tema.

    Responder a este comentario
  7. Isabel 22:09, Feb 20, 2018

    Gracias, Pilar. Tu escrito me hace reflexionar sobre cómo caemos en lo que las grandes empresas del capitalismo nos induce. El teléfono fijo (y con cable) nos obligaba a sentarnos junto a la mesita del teléfono y ocupar nuestro tiempo sólo en hablar con quien estaba al otro lado. Los adelantos, nuestro móvil tan revolucionario nos invita a hablar con el otro estemos donde estemos, perdiendo la intimidad, peto además, a no dejar de hacer lo que estuviéramos haciendo en el momento de la llamada. Hoy he hecho el almuerzo de toda mi familia colgada al teléfono. Qué bien, ¿verdad? Si no fuera porque pierdo concentración en lo que el otro me dice cuando estoy pensando qué ingredientes poner en la olla, entre otras cosas. Creo que nos han hecho creer que lo importante es tener. Sí cierto, pero tener humanidad y conciencia para discernir lo verdaderamente importante, estar con la persona, no con la tecnología y los juegos en solitario. No nos gustaría morir solos. No vivamos entonces en soledad. Un abrazo, Pilar y de nuevo gracias por tus escritos

    Responder a este comentario
  8. María Eugenia 22:09, Feb 20, 2018

    Muchas gracias, Pilar, por recordarnos que tenemos que vivir las obras de misericordia apoyados en la oración.

    Responder a este comentario
  9. Maria Martin 23:07, Feb 20, 2018

    Que importante saber escuchar.
    He sentido pena al leerlo y tambien necesidad de dar las gracias por vivir rodeada de personas buenas.
    Que importante y necesario tambien encontrar ratos de soledad para hablar con Dios y sentirse muy acompañada.
    Muchas gracias por la reflexion.

    Responder a este comentario
  10. Antonio 06:45, Feb 22, 2018

    Gracias Pilar. El silencio de la soledad de tantas personas conmueve e invita a acudir a ellas de mil maneras.

    Responder a este comentario
  11. Tino 09:31, Feb 23, 2018

    Gracias, Pilar

    Responder a este comentario
  12. Mariloli 23:40, Feb 23, 2018

    Muy buena reflexión. LLegamos diciendo hola y nos vamos diciendo adíos, pero en el trayecto nos enocntramos muchas cosas entre ellas la soledad.No es lo mismo buscar esos momentos de silencio voluntariamente,que no tenerlo por falta de amigos y familiares. Todos tenemos en nuestra mano poder escuchar, acoger, acercarnos a quienes sabemos que están sólos, sólo hay que buscar las formas y sobre todo querery poder compartir nuestro tiempo.
    Vivimos tan acelerados que no nos percatamos de nuestro alrededor y de las personas que viven solas.
    Yo soy partidaria de la tecnología, pero tenemos que aprender tambien a usarla y humanizarla.
    Un simple ejemplo el whatssap. Hace unos años se me ocurrió hacer un grupo de whatssap con los nombres de las personas a las que les acercamos el Señor los domingos. Todos los días se les envía los buenos días y las buenas noches, ellos cuando tienen algo que comunicar o el cuidador nos lo dicen por este medio y están muy contentos porque aparte de las visitas que les hace la P. de la Salud se comunican a diario.
    Un abrazo Pilar

    Responder a este comentario
  13. Tránsito 12:54, Feb 26, 2018

    Qué realidad tan grande Pilar.es una invitación imperiosa para acercarnos a tantas personas que nos dan la oportunidad de hacerles un poco más felices. Gracias Pilar por ayudarnos a caer en la cuenta de ello.

    Responder a este comentario
  14. Auxilio 22:06, Mar 02, 2018

    Gracias Pilar. Cuanto bien me hicieron tus escuchas en los trayectos hacia el trabajo. Seguramente a esa señora le hicistes el mismo bien.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Síguenos