La soledad, un sufrimiento invisible

La soledad, un sufrimiento invisible

La Orden Ministros de los Enfermos Religiosos Camilos ha reabierto recientemente el Centro de Escucha que lleva el nombre de su fundador, san Camilo de Lelis, después un año y medio de reformas. Esta institución pasa por ser uno de los principales referentes en una faceta muy concreta de la Pastoral de la Salud: la escucha, la cercanía a las personas que sufren soledad.

La soledad, con todos sus matices y circunstancias, se está abriendo paso, poco a poco, como una de las problemáticas que resumen la situación de un número cada vez mayor de personas. Esta epidemia de las sociedades occidentales está dejando de ser un tabú a golpe de estadística, hasta el punto de que gobiernos nacionales han adoptado medidas de choque para tratar de paliar un futuro sombrío a corto plazo. Es el caso, por ejemplo, del Ejecutivo británico de Theresa May, que ha creado el Ministerio de la Soledad, tras el impacto causado por el informe que indica que el 13,7% de la población sufre –con frecuencia o de forma permanente- una soledad no deseada.

En nuestro contexto español, andaluz y sevillano no somos ajenos a esta circunstancia, si bien hay notables diferencias dependiendo de la zona. El dato a nivel nacional es llamativo: cuatro millones de españoles confiesan sentirse solos, y muchos de ellos reconocen que les cuesta abrirse a los demás, lo que convierte la incomunicación en una problemática prácticamente invisible.

‘Más corazón en las manos’

La atención directa a las personas que sufren soledad, la acogida sincera a quienes padecen un duelo, a quienes tienen dificultades para entablar relaciones sociales, etc, es el objetivo principal del Centro de Escucha San Camilo, cuyas instalaciones remozadas en la avenida de la Cruz Roja acaban de ser inauguradas. El lema del centro -‘Más corazón en las manos’– resume el clima que se respira en un centro abierto a cualquier persona, sin distinción alguna, que precise unos cuidados muy concretos que suelen escapar a los tratamientos habituales. Jesús Zurbano, superior de los Religiosos Caminos de Sevilla, reitera esta “disponibilidad absoluta”, sobre todo a quienes carezcan de los medios económicos necesarios para costear un tratamiento tan específico.

Los diez profesionales que prestan sus servicios de forma desinteresada en el Centro de Escucha acogen diariamente los problemas de personas que sufren la pérdida de un ser querido, que no han sabido canalizar adecuadamente una separación o que, en definitiva, se ven sumidas en una soledad en ningún caso buscada y que va minando su existencia. Estas personas llegan al centro derivadas por asistentes sociales y profesionales de la Medicina, y son atendidas con una periodicidad semanal. El estilo viene marcado por la espiritualidad camiliana, una forma concreta de ir al encuentro del otro que garantizan los ocho religiosos que forman esta comunidad sevillana. El delegado general de la provincia española, José Carlos Bermejo, ha hecho especial hincapié en este modus operandi. En una carta dirigida a toda la orden, subraya el esfuerzo realizado por los camilos para ofrecer un servicio íntegramente remozado. “Ahora –destaca- se trata de hacer de este espacio un lugar donde habite el Señor, especialmente en los corazones de los miembros de la comunidad, que aún tienen el desafío de vivir como operarios de la viña del Señor, como religiosos camilos”. En esta línea, confía que la planta dedicada a servicios sea “lugar donde la acogida del sufrimiento y la formación de agentes de la salud y voluntarios, contribuyan a construir un mundo más alineado con los valores del Evangelio”.

Centro abierto y formación

La remodelación del centro es un proyecto que data de 2006, si bien hubo que esperar a enero de 2017 para iniciar unas obras cuya inversión ha rondado el millón de euros. Diecinueve meses después, el nuevo Centro de Escucha San Camilo es una feliz realidad, y hoy está abierto a todos con unas instalaciones adaptadas a las circunstancias más diversas en las que se evidencia la soledad, la necesidad de acompañamiento y escucha.

Los camilos forman parte del operativo dispuesto desde la Delegación Diocesana de Pastoral de la Salud para la atención religiosa en centros hospitalarios y otros sectores análogos. De hecho, su acción se reparte entre la capellanía del Hospital Virgen del Rocío, residencias de ancianos y la atención en parroquias. La formación es otra vertiente de su tarea “humanizadora de la salud”. Un ejemplo es el master en Counselling que se imparte en este centro (también en Barcelona) con una duración de dos cursos académicos entre los meses de octubre y junio.

El objetivo que alumbra todas las iniciativas formativas emprendidas por los camilos no es otro que animar a los agentes de pastoral de salud a que se adiestren y conozcan los presupuestos de la “escucha activa” que tantas personas demandan.


Calendario de Eventos

« noviembre 2018 » loading...
L M X J V S D
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
Ver más

Síguenos