La Iglesia en Sevilla denuncia la trata de personas con finalidad de explotación laboral

La Iglesia en Sevilla denuncia la trata de personas con finalidad de explotación laboral

El pasado día 21 de octubre apareció en prensa una noticia que apenas ocupó una columna en algunos medios: “Desarticulada una organización dedicada a la trata de seres humanos”. Lo que se relataba en dicha noticia es que una organización captaba a personas en sus países de origen para trasladarlas e introducirlas en España, asegurándoles un trabajo en explotaciones agrícolas. Una vez en nuestro país, las víctimas entregaban su documentación y eran alojadas en condiciones infrahumanas, sometidos a un estricto control y forzadas a trabajar largas jornadas por las que no cobraban o cobraban míseros sueldos que apenas servían para cubrir la propia manutención. Además, la organización obtenía importantes beneficios gracias a las rentas que se veían obligadas a pagar estas personas por su alojamiento en pisos de la organización. Si intentaban escapar, se les negaba la devolución de la documentación y eran amenazados.

Las personas que trabajaban en situación de esclavitud y permanente estado de amenaza son migrantes de Nicaragua, Guatemala, Marruecos y otros países tanto hispano-americanos como africanos, y la organización se aprovechaba de su situación de precariedad y necesidad. Las hacinaban en vehículos para el transporte sin medidas de seguridad, viajando algunas incluso en el maletero. A pesar de las elevadas temperaturas de los meses de julio y agosto, trabajaban en muchas ocasiones desde el mediodía hasta la puesta del sol, sin acceso ni siquiera al agua, por lo que algunos acababan sufriendo desvanecimientos, insolaciones o situaciones de deshidratación.

Esta situación padecida en una localidad de Sevilla, que se repitió en otra próxima a Córdoba, y, desgraciadamente, en otros muchos lugares de la geografía española, especialmente en el ámbito de las explotaciones agrarias, nos debe hacer reflexionar. Detrás de estas noticias hay rostros, hay personas de las que nada se sabe. De hecho, en ninguna de las noticias se informa en qué situación quedan las personas que han sido víctimas de esta situación de explotación laboral. Sabemos que detrás de esto hay intereses económicos, y motivos espurios que hacen que la vida humana pase a ser secundaria.

Recordemos lo que el Papa Francisco ha dicho: “Toda injusticia que se comete contra un trabajador es un atropello a la dignidad humana, incluso a la dignidad de lo que hace la injusticia: bajas el nivel y terminas en esa tensión de dictador-esclavo. En cambio, la vocación que Dios nos da es tan bella: crear, re-crear, trabajar. Pero esto puede hacerse cuando las condiciones son correctas y se respeta la dignidad de la persona” (Homilía con motivo del 1 de Mayo de 2020).

El pasado 23 de octubre, con motivo del Día Internacional contra la Trata de Personas, la Delegación de Migraciones de la Archidiócesis de Sevilla junto a otras entidades y movimientos realizó un Círculo de Silencio de denuncia y concienciación en la Plaza Nueva bajo el lema ‘Las personas ni se compran ni se venden, ante la trata, actúa: ¡DI BASTA!’. Este día participamos en el mencionado Círculo señalando la situación de las personas víctimas de la explotación laboral, víctimas de condiciones de trabajo denigrantes, víctimas de trabajos forzados y, en definitiva, de esclavitud.

Desde la HOAC, la JOC y la Delegación de Migraciones queremos hacer reflexionar, denunciar y hacer oración de cada una de estas situaciones que apenas tienen un pequeño espacio en los medios y que muchas veces está presente sin que nos demos cuenta. Se hace preciso mirar desde Jesús para darnos cuenta de la situación en la que viven y sobreviven nuestros hermanos y hermanas que tienen pisoteada su dignidad de trabajador o trabajadora.

El mandamiento principal de la Ley de Dios es amarlo a Él sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo (Mt. 22, 36-40). Esto supone, y así lo ha recordado el Papa Francisco en su reciente encíclica Fratelli Tutti, reconocer que “el amor, lleno de pequeños gestos de cuidado mutuo, es también civil y político, y se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor”. Por esa razón, el amor no sólo se expresa en relaciones íntimas y cercanas, sino también en “las macro-relaciones, como las relaciones sociales, económicas y políticas” (FT 181).

Seamos conscientes de las personas que hay detrás de estas situaciones, pongamos nuestra mirada, nuestra denuncia y nuestro actuar responsable y comprometido frente a estas situaciones como expresión del amor del Señor y tengamos en cuenta en todo momento que las personas ni se compran ni se venden.

 

HOAC, JOC y Delegación Diocs. de Migraciones


Calendario de Eventos

« mayo 2022 » loading...
L M X J V S D
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
Ver más

Intención de oración. Mayo 2022

Blogs

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Síguenos

Intención de oración. Mayo 2022