La Iglesia celebra la Jornada de las Vocaciones Nativas

La Iglesia celebra la Jornada de las Vocaciones Nativas

La Iglesia Católica celebra el 12 de mayo la Jornada de la Vocaciones Nativas, organizada por la Obras Misionales Pontificias, bajo el lema ‘Di Sí al sueño de Dios’.

Esta jornada está dedicada a la oración y la cooperación económica con las personas que son llamadas a la vocación sacerdotal o religiosa en los territorios de misión. Desde la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol se ayuda a estas vocaciones, no en vano, sostiene a 76.917 seminaristas (uno de cada tres seminaristas del mundo) y 5.649 novicios y novicias en su primer año canónico.

Esta Obra surgió en 1889, cuando Estefanía y Juana Bigard, madre e hija, leyeron una carta del obispo francés de Nagasaki, en la que contaba que los cristianos japoneses, por temor a la persecución, tenían miedo de acercarse a los misioneros extranjeros, lo que no ocurriría si los sacerdotes fueran naturales de su mismo país. Las dos laicas francesas comenzaron así una gran actividad para implicar a la Iglesia en el sostenimiento de las vocaciones en tierras de misión. Más tarde, en 1922, el papa Pío XI le dio el carácter de “pontificia”.

 Crecimiento de las vocaciones nativas

Las vocaciones que surgen en las misiones se han multiplicado. Por ejemplo, el número de sacerdotes nativos ha pasado de 46.932 a 88.138 en los últimos 30 años. Igualmente, en las informaciones presentadas por la OMP con motivo de esta Jornada, se desgrana que las vocaciones (según número de seminaristas por millón de católicos) son más comunes en Asia (245,7 seminaristas) y en África (130,6), mientras que Europa (65,0) y América (53,6) ocupan los últimos puestos.

Este crecimiento se debe, en gran medida, a la labor de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que ayuda a la construcción de seminarios y noviciados, sostiene los gastos de mantenimiento, financia los estudios y apoya a los formadores. Concretamente, el pasado año envió más de 21.500.000 euros a los territorios de misión. Por su parte, España aportó en 2018 el 9.68 % del Fondo Universal de Solidaridad, es decir, 1.907.162,34 euros que beneficiaron a 5.450 vocaciones de las misiones y 225 formadores.

Becas a una vocación nativa

Además de las aportaciones económicas puntuales, la Obra de San Pedro Apóstol ha desarrollado un sistema de becas por el que se puede financiar un periodo de formación de una de estas vocaciones. Hay tres modalidades: Beca completa, por valor de 2.000 euros, que cubre la formación durante seis años; Media beca (1.000 euros), correspondientes a tres años de formación; o sólo para un curso, por valor de 350 euros.


Calendario de Eventos

« octubre 2019 » loading...
L M X J V S D
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
Ver más

Síguenos