Author image

La esencialidad de la amistad social

Desde hace ya muchos años estudiamos la matriz ambiental de los ecosistemas, lo que incluye al ecosistema urbano y su construcción más característica, es decir, la ciudad. Podemos hablar de la matriz ambiental urbana en su conjunto con sus variables, o descender a la escala de barrios. También podemos considerar la matriz ambiental de las personas, cuestión a la que hemos dedicado tiempo de pensamiento. La amistad es una variable de la matriz ambiental humana. De acuerdo con la Real Academia Española, la amistad es un afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato. La amistad es una variable de un sistema complejo como es el ser humano, la persona. Con lo cual la amistad muestra niveles de complejidad creciente.

Podemos hablar de la amistad con uno mismo, manifestada a veces como soliloquios, que también de acuerdo con la Real Academia Española, es una reflexión interior o en voz alta y a solas. Recordemos la poesía de Antonio Machado que dice “mi soliloquio es plática con ese buen amigo que siempre va conmigo”. El nivel de amistad con uno mismo es importante, pero si elevamos el nivel de complejidad las implicaciones sociales son diferentes y muestran otras implicaciones. El siguiente nivel son los amigos, el círculo de personas con las que nos relacionamos. Constituye la esencia, junto con el siguiente nivel de complejidad, de la vida social. Como una derivación ulterior, el nivel de complejidad que representa la familia es muy importante para la sociedad. La amistad en la familia adquiere un valor esencial para transmitir valores. La familia y los amigos se integran en la comunidad, donde la amistad se despliega y puede alcanzar un valor trascendente. La comunidad constituida con una base religiosa desarrolla la trascendencia que nos conduce a la amistad con Dios.

El próximo 27 de enero se celebrará el Encuentro de Pensamiento Cristiano, organizado por la Delegación de Apostolado Seglar, dirigida por Enrique Belloso, y con la participación, y facilitación de la actividad, de Monseñor José Ángel Saiz Meneses, Arzobispo de Sevilla. Dicho encuentro lleva por título “La amistad social, una apuesta por la unidad desde la diversidad”. El título es muy insinuante en relación con el interés del mismo. De acuerdo con la organización como punto central de reflexión, se utilizarán en el Encuentro ideas apuntadas en las Conclusiones de las XLIII Semanas Sociales de España celebradas en Sevilla a finales de noviembre. Las tres palabras claves del Encuentro son: amistad social, diversidad y unidad. Consideramos que son palabras hoy de una gran relevancia ya que observamos indicadores que nos alejan de la esencia de las mismas.

Una conclusión importante de las XLIII Semanas Sociales de España es: “Los procesos de diálogo público entre ideas encontradas y las experiencias de amistad social entre personas con diferencias ideológicas, culturales o religiosas son parte del compromiso irrenunciable con la vida pública”. La llamada del Papa Francisco en  Fratelli tutti es a ejercitar un “diálogo persistente y corajudo”, nos recuerda la Semana citada y se nos insiste en que dicho diálogo “se convierte en un horizonte esencial para la vida público”. El Encuentro de Pensamiento Cristiano nos llama a no olvidar nuestro compromiso con la vida pública aportando lo que cada uno pueda en su ámbito particular tanto cultural, como profesional o político. Los católicos no podemos mirar para otro lado, ni tampoco interpretar el Evangelio, la Palabra de Dios, el regalo de Jesús de Nazaret, a nuestra conveniencia. La interpretación del Evangelio es muy clara y su aplicación a nuestra vida diaria muy clara. Al hablar de los niveles de complejidad de la amistad como variable, esencial variable, de la matriz ambiental humana, declaramos la importancia de la amistad con Dios. Recuerdo aquí un libro que abunda en la idea como es Amigos de Dios, de San José María Escrivá de Balaguer. En dicho libro podemos encontrar importantes apuntes para desarrollar nuestra amistad con Dios. Los católicos debemos practicarla, hablar con Dios cada día, hay muchos momentos para ello. No sintamos vergüenza por ello. De dicho diálogo sacamos un fuerte impulso para desarrollar nuestra amistad social.

El encuentro con los demás, da igual que sean distintos, que no piensen como nosotros. Del encuentro colectivo debe salir la sociedad como comunidad compartida donde todos debemos ser felices y tener nuestras necesidades esenciales cubiertas, incluida la necesidad de trascendencia. La amistad social nos conduce al mutualismo y al altruismo. Recientemente, con mi hijo Quique, con quien comparto muchas ideas de este blog desde hace siete años, hemos escrito un artículo sobre el altruismo en la revista Crítica. En dicho artículo manifestamos que en el libro El Cerebro Altruista, de Donald W. Pfaf, el autor se plantea por qué somos naturalmente buenos, suponiendo un avance interpretativo importante en relación con el altruismo y la bondad innata del ser humano, a través de la selección de parentesco y la selección de grupo, que generan amistad social,  como base biológica añadida a aspectos culturales o trascendentes. Nuestro Evangelio es una clave esencial. El citado autor plantea que nuestro cerebro está programado para la solidaridad, la capacidad de reparación y la salud mental relacional, con ventajas para el propio individuo y para el grupo. Un altruismo grupal necesario que podría ser aplicado a nivel vecinal, de barrio, de ciudad, y de ahí hacia arriba en la organización social hacia un mundo mejor.

El Encuentro de Pensamiento Cristiano sobre “La amistad social, una apuesta por la unidad desde la diversidad” supone una importante oportunidad para la reflexión. La ayuda mutua es un elemento estratégico de la evolución humana, habiendo muchos ejemplos en el conjunto de la Biosfera, de la Creación. La amistad social nos proyecta hacia una sociedad más justa. Hay evidencias a escala nacional e internacional de falta de amistad social, pensemos en el precio de la energía o el conflicto que se desarrolla en Ucrania. Necesitamos más amistad social, es seguro que el Encuentro de Pensamiento Cristiano del próximo 27 de enero nos ilumina el camino.


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« mayo 2022 » loading...
L M X J V S D
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
Ver más

Intención de oración. Mayo 2022

Blogs

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Síguenos

Intención de oración. Mayo 2022