Author image

El primitivo Simpecado del Rocío de Villamanrique

Celebrando el Centenario de la coronación de la Virgen del Rocío, presentamos el primitivo Simpecado de la más antigua Hermandad rociera, la de Villamanrique de la Condesa.

Este Simpecado data de la primera mitad del siglo XVIII y está bordado en hilos de plata sobre terciopelo rojo, color litúrgico de Pentecostés. El centro lo ocupa una interesante pintura de la Virgen del Rocío, detrás de la cual aparece un paisaje en el que se distingue la antigua ermita, con tejado a dos aguas y pequeña espadaña, alrededor de la cual se disponen carretas, un abrevadero y personajes vestidos a la usanza de la época.

La Virgen aparece ataviada de Reina, con una basquiña o saya de color azul bordada con flores de colores, de estilo rococó, en cuyo eje central aparecen bordados de rocalla en oro que se continúan en la base, así como en el filo de las amplias mangas perdidas. Lleva puños de encaje y un tocado blanco con filos de oro a la altura de los hombros y en el cuello, que envuelve totalmente su cabeza y que culmina en una especie de rostrillo que le enmarca la cara, así como un velo blanco de encaje. Porta los atributos marianos típicos como la media luna a sus pies y la ráfaga, que hacen alusión al libro del Apocalipsis (12,1), así como la corona de plata, símbolo de su realeza al igual que el cetro que lleva en su mano derecha. El Niño por su parte, viste túnica de color rojo con bordados en oro, así como puños y cuello de encaje blanco. Porta los atributos que lo presentan como Rey del universo: corona, cetro y bola del mundo coronada por la cruz, si bien a diferencia de los que lleva su Madre, son de oro, para subrayar así su divinidad. Esta iconografía es muy similar a la que aparece en el grabado de 1754 que mandó hacer Alonso Tello de Eslava, canónigo de la Catedral de Sevilla, quien le regaló en 1733 a la Virgen del Rocío un traje.

En la parte inferior de la pintura, en el centro de la gran peana sobre la que se asienta la Virgen, aparece una cartela con rocallas que contiene la inscripción: “SE HISO ESTE RE(TRA)TO DE NTRA. S(R)A. DEL ROSÍO Y SE BORDÓ EL SINP(ECADO), SIEND(O) HERMANO MAIOR JVAN PONZE À DEVOC(I)ON SVIA Y DE VA(RIO)S DEV(OTO)S”.

La pintura aparece enmarcada por una greca de flores y tallos entrelazados bordada en plata, similar a la que bordea todo el Simpecado. En los ángulos superiores se encuentran bordados el sol y la luna, símbolos cristológico y mariano respectivamente, mientras que en los extremos inferiores hay sendas cartelas rematadas por coronas ducales con el anagrama del Ave María y palmas.

Fue restaurado en 2001 en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

Todo el Simpecado es una alabanza a la Virgen, que nos regala al Hijo de Dios que aparece entronizado en su pecho.

Antonio Rodríguez Babío

Delegación diocesana de Patrimonio Cultural


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« junio 2019 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Ver más

Síguenos